Cómo pueden los pacientes con asma aprovechar los beneficios del ejercicio

Lou Schuler

Conflictos de interés

13 de septiembre de 2023

El asma es un enemigo escurridizo. En un momento el paciente disfruta de un paseo a pie o en bicicleta. Respira tranquilo, sus síntomas están bajo control. Al minuto siguiente las cosas cambian. Puede empezar con tos, respiraciones entrecortadas y jadeantes u opresión en pecho y pulmones. Todos son signos reveladores de una crisis asmática.

"El asma puede parecer controlada hasta que el individuo hace ejercicio", afirmó la enfermera Maureen George, Ph. D, profesora de enfermería de la Columbia University, en New York, Estados Unidos, y portavoz de la Asthma and Allergy Foundation of America (AAFA). Pero eso no significa que deba evitarse el ejercicio, destacó.

De hecho, el ejercicio es una de las mejores formas de reducir los síntomas de asma. Las investigaciones realizadas en las dos últimas décadas han demostrado que la actividad física puede ayudar a mejorar la función pulmonar y aumentar la calidad de vida de las personas con asma.[1]

A medida que mejoran su condición física los pacientes con asma refieren dormir mejor, menores niveles de estrés, mejora en el control del peso y más días sin síntomas. En algunos casos son capaces de reducir las dosis del tratamiento farmacológico.

El ejercicio reduce las citocinas inflamatorias y aumenta las antiinflamatorias, según una revisión de 2023 de investigadores de Reino Unido.[2] Eso podría tener efecto en el contro de la inflamación crónica de las vías respiratorias, aliviando los síntomas de asma.

Unas sencillas recomendaciones pueden ayudar a los pacientes con asma a obtener esos beneficios sin correr riesgos.

Hay que asegurarse de que los primeros pasos no sean los últimos

Para alguien que es nuevo en el ejercicio solo hay una manera de empezar: con cuidado.

La Global Initiative for Asthma (GINA) recomienda el ejercicio cardiovascular y de fuerza dos veces por semana.

"Siempre hay que empezar poco a poco", señaló Dr. Spencer Nadolsky, especialista certificado en obesidad y lípidos y director médico de Sequence, un programa integral de control de peso.

"Bajo" significa cargas ligeras en la sala de pesas. "Lento" significa paseos cortos y fáciles.

A muchos pacientes les han hecho "pasar un mal trago" al empezar, lo que les disuade de continuar. Estaban demasiado adoloridos y lo sentían más como un castigo, añadió el Dr. Nadolsky.

Una preocupación aún mayor es desencadenar una crisis de asma. Los pacientes con esta enfermedad deben tener su inhalador de rescate cerca durante el ejercicio y estar al día con su tratamiento farmacológico, puntualizó el especialista.

Asimismo, se debe de considerar la calidad del aire cuando se realiza ejercicio al aire libre, a mayor ventilación habrá potencialmente más alérgenos y contaminantes en las vías respiratorias. Por ejemplo, tanto el humo como las partículas de un incendio forestal en Canadá pueden desencadenar síntomas de asma en personas situadas a miles de kilómetros.[3] Y la temperatura y la humedad también se vuelven peligrosas en los extremos. El aire frío y seco puede deshidratar y constreñir las vías respiratorias, dificultando la respiración.

Cómo elegir el mejor tipo de ejercicio

El primer paso consiste en ser realistas. Las personas con asma suelen tener menos capacidad de ejercicio que aquellas sin esta afección, algo comprensible cuando la disnea es su ajuste por defecto.[4]

En segundo lugar se debe dedicar tiempo suficiente para el calentamiento. Una rutina de calentamiento sólida, en particular una con una mezcla de ejercicios de menor y mayor intensidad, puede ayudar a prevenir un estrechamiento de las vías respiratorias durante una actividad física dura que provoca disnea y sibilancias, es decir el asma inducida por el ejercicio (broncoconstricción).[5] Por ejemplo, si se hace ejercicio de calentamiento en una cinta ergométrica o en una bicicleta estática, se podrían mezclar algunas ráfagas cortas de carrera o ciclismo más rápido con un par de minutos de recuperación a un ritmo más lento intermedio.

También se puede ampliar ese concepto y convertirlo en la rutina completa, es decir un entrenamiento de intervalos de alta intensidad. Un estudio de 2021 demostró que 3 sesiones de entrenamiento de intervalos de 20 minutos a la semana mejoraban significativamente el control del asma.[6] "El beneficio del entrenamiento de intervalos de alta intensidad es que la ventilación puede recuperarse de forma intermitente", afirmó Carley O'Neill, Ph. D, científica del ejercicio de la Acadia University en Nueva Escocia, Canadá, y autora principal del estudio.

Esa es una diferencia clave con respecto al ejercicio aeróbico convencional en que el esfuerzo constante puede evaporar el agua de los pulmones más rápido de lo que su cuerpo puede reponerla. "La deshidratación de las vías respiratorias puede, en algunos casos, desencadenar asma inducida por el ejercicio", manifestó O'Neill. Por el contrario, el entrenamiento de intervalos de alta intensidad permite que las vías respiratorias se recuperen y se rehidraten entre las sesiones de ejercicio.

Otro estudio reciente reveló que las personas con asma que realizaban ejercicios de entrenamiento de intervalos de alta intensidad tenían menos problemas respiratorios y se sentían menos fatigadas, en comparación con un grupo equiparado que realizaba entrenamiento cardiovascular a ritmo constante.[7] (Los dos tipos de ejercicio aeróbico produjeron mejoras similares en la capacidad aeróbica).

También se puede optar por otros tipos de ejercicio intermitente. El entrenamiento de fuerza, por ejemplo, requiere periodos relativamente cortos de esfuerzo, con mucho descanso entre ellos.

La única mala elección

Aunque hay muchas buenas opciones de ejercicio para una persona con asma, hay una opción claramente mala, señaló George: "Evitar el ejercicio".

Estar inactivo aumenta el riesgo de obesidad y todos los problemas de salud que conlleva. Y permitir que la condición física decaiga dificulta mucho más moverse cuando uno lo necesita o lo desea. Cualquier opción es mejor que esa.

Para más contenido suscríbase a nuestros boletines y siga a Medscape en Facebook, X (antes conocido como Twitter), Instagram y YouTube.

Contenido relacionado

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....