Tratamiento de la psoriasis ungueal: inyecciones intralesionales y productos biológicos

Doug Brunk

Conflictos de interés

2 de marzo de 2023

HONOLULU, USA. De acuerdo con la experiencia clínica de la Dra. April W. Armstrong, maestra en salud pública, los tratamientos tópicos no suelen funcionar bien para la psoriasis ungueal, por lo que a veces recurre a inyecciones intralesionales combinadas con tratamiento sistémico.[1]

Se podría pensar en las inyecciones intralesionales "como un método de tortura de la época medieval", dijo en el Hawaii Dermatology Seminar que ofreció Medscape, pero las inyecciones intramatriciales de corticoesteroides se llevan aplicando muchos años como tratamiento de la psoriasis ungueal, normalmente con acetónido de triamcinolona.

Según la Dra. Armstrong, profesora de dermatología y decana adjunta de investigación clínica de la University of Southern California en Los Ángeles, Estados Unidos, la psoriasis de la matriz ungueal puede presentarse como fóvea, leuconiquia, máculas rojas en la lúnula, desmoronamiento o traquioniquia. La psoriasis del lecho ungueal puede manifestarse como hemorragias en astilla y onicólisis, hiperqueratosis y hemorragias en astilla, discromía en mancha de salmón o mancha de aceite, u onicólisis.

En un estudio transversal alemán de pacientes con psoriasis, las uñas eran una de las partes del cuerpo que más influían en la calidad de vida, especialmente en los grupos de edad más jóvenes.[1]

Mientras que los tratamientos tópicos se suelen considerar en primer lugar para la enfermedad limitada que afecta a zonas especiales como las uñas, el tratamiento sistémico está justificado en pacientes con afectación moderada o grave de zonas específicas o en los que son resistentes al tratamiento tópico, señaló la Dra. Armstrong.

En 2018, investigadores hindúes publicaron los resultados de un estudio abierto de 17 pacientes con psoriasis ungueal, en el que se compararon tres tratamientos.[2] Los pacientes fueron asignados a tres grupos de 30 uñas cada uno y tratados con inyecciones intramatriciales de acetónido de triamcinolona (10 mg/ml), metotrexato (25 mg/ml) y ciclosporina (50 mg/ml), respectivamente. Cada uña se trató con dos inyecciones a intervalos de 6 semanas y se calificó a las 24 semanas mediante el índice de gravedad de la psoriasis ungueal. En los grupos asignados a acetónido de triamcinolona y metotrexato, 50% de las uñas tratadas mostraron una mejoría superior a 75% a las 24 semanas, en comparación con 33% de las del grupo asignado a ciclosporina. La mayoría de los efectos secundarios se presentaron en las uñas tratadas con ciclosporina.

Cuando la Dra. Armstrong aplica inyecciones intramatriciales, utiliza acetónido de triamcinolona en dosis de 10 mg/ml. Sin embargo, aclaró, "mi forma favorita de tratar la psoriasis ungueal grave es con biofármacos".

En un estudio inicial de pacientes con psoriasis moderada o grave, tratados con el bloqueante del factor de necrosis tumoral adalimumab, 80 mg por vía subcutánea en la semana 0, seguido de 40 mg por vía subcutánea en semanas alternas desde la semana 1 a la 15, un análisis post hoc sobre los efectos en la psoriasis ungueal mostró una disminución de 10 puntos en la mediana de puntuación del índice de gravedad de la psoriasis ungueal hasta la semana 16: de 21 a 11.[3]

En el estudio VOYAGE 2, en el que se comparó el bloqueante de la interleucina 23 guselkumab frente a adalimumab en pacientes con psoriasis moderada o grave, el porcentaje medio de mejoría respecto al valor basal en la puntuación índice de gravedad de la psoriasis ungueal fue similar en los pacientes tratados con adalimumab o guselkumab en la semana 16 (39,6% frente a 46,9%, respectivamente) y en la semana 24 (55% frente a 53,7%).[4]

En otro estudio de pacientes con psoriasis ungueal, los investigadores evaluaron la eficacia del antagonista de la interlucina-17A secukinumab 150 mg, 300 mg o placebo en las semanas 0, 1, 2, 3 y 4, y posteriormente cada 4 semanas durante 2,5 años.[5] A los 2,5 años, la reducción media de puntuación del índice de gravedad de la psoriasis ungueal fue de 63,6% en el grupo tratado con secukinumab en dosis de 150 mg y de 73,3% en el grupo que recibió secukinumab en dosis de 300 mg.

"Tengo que explicar a mis pacientes lo que pueden esperar, porque las uñas crecen lentamente, pero con el tiempo vemos que aumenta su eficacia", afirmó la Dra. Armstrong.

Los estudios de otro antagonista de la interlucina-17A, ixekizumab, también han arrojado resultados positivos, señaló. En 2021, investigadores taiwaneses publicaron una revisión sistemática y un metanálisis en red para evaluar la eficacia de los inhibidores de moléculas pequeñas y los biofármacos en el tratamiento de la psoriasis ungueal.[6] Se basaron en 39 estudios en los que participaron 15.673 pacientes con psoriasis ungueal y hallaron que el inhibidor oral de la cinasa Janus tofacitinib e ixekizumab tenían la mejor eficacia para tratar la psoriasis ungueal de 10 a 16 semanas y de 24 a 26 semanas, respectivamente.

"Descubrieron que, en general, los biofármacos tienen un buen efecto sobre la psoriasis ungueal y que los efectos del tratamiento son, en general, bastante similares", afirmó la Dra. Armstrong.

La Dra. Armstrong ha manifestado que es consultora o asesora de numerosas empresas farmacéuticas. También ha recibido financiación para investigación de parte de Bristol-Myers Squibb, Dermavant, Dermira, Leo, Lilly, Pfizer y UCB Pharma.

Este artículo fue publicado originalmente en MDedge.com, parte de la Red Profesional de Medscape.

Para más contenido suscríbase a nuestros boletines y siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....