Latinos y melanoma: barreras y oportunidades

Jim Kling

Conflictos de interés

7 de diciembre de 2022

Los latinos tienen en general un riesgo más bajo de melanoma que las personas blancas no latinas, pero es más probable que se les diagnostique una enfermedad avanzada y experimenten una mayor mortalidad. Un nuevo estudio cualitativo de personas latinas y personas blancas no latinas de bajos ingresos en California, Estados Unidos, ha revelado algunos de los factores socioeconómicos y comunitarios que pueden desempeñar un papel en la prevención del acceso temprano a la atención.[1]

Los melanomas más profundos, que tienen más probabilidades de ser letales, están aumentando en Estados Unidos entre las personas con un nivel socioeconómico más bajo, así como entre los afroamericanos y los hispanos, y tanto las personas negras como las latinas son más propensas que las personas blancas no latinas a presentar enfermedad en estadio 3 o 4.[2]

Dra. Susan Swetter

"Eso realmente nos impulsó a analizar la participación y el alcance de la comunidad y luego comprender realmente los aspectos cualitativos que llevan a las personas a un mayor riesgo de melanoma, además de las limitaciones para asegurarse y el acceso a la atención médica", dijo la Dra. Susan Swetter, quien presentó los resultados del estudio en el Congreso Anual de la American Society of Clinical Oncology (ASCO).

Otros estudios, como una encuesta del área de Boston, Estados Unidos, publicada en 2020, sugieren que los hispanos tienen menos probabilidades que los blancos de conocer el significado del término melanoma (odds ratio: 0,27; p = 0,0037), lo que indicaría la necesidad de esfuerzos educativos.[3] Los autores de ese estudio señalaron que el conocimiento del melanoma en 2017, cuando se realizó la encuesta, se mantuvo esencialmente sin cambios desde que se publicó un estudio anterior en 1996.[4]

"Nuestros resultados respaldan la necesidad de mejores programas educativos públicos, en particular aquellos dirigidos a poblaciones minoritarias. Se ha demostrado que los programas educativos que son culturalmente relevantes e incluyen secciones específicas para la piel de color promueven mejor la detección temprana del melanoma en personas de minorías étnicas y pueden ayudar a disminuir las disparidades étnicas en la mortalidad relacionada con el melanoma. A nivel médico-paciente, los dermatólogos pueden educar a sus pacientes, incluidos los pacientes hispanos, en caso de que decidan acudir a hacerse autoexámenes de la piel para inspeccionar específicamente las extremidades y las áreas acras, dada la mayor tasa de incidencia de melanoma en esas áreas en esta población", escribieron los autores.

El objetivo del nuevo estudio era obtener una mejor comprensión de los factores que afectan las actitudes hacia la atención médica, y los investigadores encontraron una mezcla compleja que incluye etnicidad, cultura, identidad de género, geografía, color de piel, normas de género y nivel socioeconómico.

"La investigación cualitativa puede informar de nuestras estrategias preventivas y de detección temprana. Por ejemplo, en el grupo latino, hay mucha desconfianza en los sistemas de salud y sus profesionales, y en quién proporciona ese conocimiento. Tenemos que encontrar formas de proporcionar una fuente confiable de información. Se tiende a confiar en los médicos y profesionales de la salud, pero existen muchas barreras para lograr que los pacientes con bajo nivel socioeconómico reciban atención. Ahora estamos investigando la visita a trabajadores de la salud comunitarios e incluso a personas en varios entornos y centros comunitarios, entornos o líderes religiosos, donde hemos determinado, a través de esta investigación de grupos focales, que existe una mayor confianza", dijo la Dra. Swetter.

Los investigadores reunieron 19 grupos focales con 176 participantes adultos en total, a los cuales entrevistaron sobre las percepciones del riesgo de melanoma, las estrategias de prevención y detección, y su aceptabilidad, así como sobre las barreras para la prevención y el cuidado del melanoma. La muestra incluyó a personas de zonas urbanas y semirrurales; de 55% a 62% de los participantes se autoidentificaron como latinos o hispanos y de 26% a 27% como personas blancas no latinas.

Los participantes latinos y semirrurales informaron tener conversaciones mínimas con la familia sobre la prevención del melanoma, y aquellos que informaron tener la piel más oscura percibieron que su riesgo de cáncer de piel era menor. Los participantes que vivían en áreas rurales, que eran latinos o de bajo nivel socioeconómico, indicaron que los desafíos de acceso a la atención médica incluían costos de desembolso personal, experiencias pasadas de médicos que mostraban menos preocupación por ellos y poca confianza en que los médicos rurales tuvieran la experiencia o los conocimientos necesarios para hacer una derivación apropiada.

El estudio es solo el primer paso en una serie de esfuerzos para mejorar los desenlaces del melanoma en poblaciones de alto riesgo; se está llevando a cabo a través de la iniciativa y el consorcio de investigación Wipe Out Melanoma–California Statewide de la Stanford University.

"Lo que pretendemos hacer es utilizar este conocimiento para diseñar ahora programas que lleguen a las poblaciones que tienen más probabilidades de presentar una enfermedad peor y prevenir que esta ocurra. Estos análisis cualitativos son pocos y distantes entre sí en el mundo del melanoma, estamos muy felices por promoverlos y cambiar la forma en que hacemos esfuerzos preventivos y de detección temprana", externó la Dra. Swetter, quien es profesora de dermatología y directora del Programa de lesiones pigmentadas-melanoma y oncología cutánea en el Centro Médico de la Stanford University, en California, Estados Unidos. La Dra. Swetter también preside las directrices de la National Comprehensive Cancer Network (NCCN) para el melanoma cutáneo.

El estudio también podría mejorar la atención del melanoma avanzado. "Existe evidencia clara de que muchos de estos factores del paciente y nivel socioeconómico, las barreras económicas y de conocimiento son las mismas cuando se trata de lograr que los pacientes con melanoma avanzado tengan acceso a la atención adecuada y a los ensayos clínicos, y eso es una realidad para todas las razas y etnias", señaló la Dra. Swetter.

El objetivo final de estos enfoques es dar a las personas una mayor "autoeficacia", de modo que una persona se sienta más competente para manejar sus propios resultados de salud. Un aspecto de este enfoque es el uso de tecnología novedosa, como aplicaciones para teléfonos inteligentes que pueden rastrear lunares o ayudar a visualizar lesiones en la teledermatología.

"Creo que el futuro de la prevención y detección temprana del melanoma es brillante, especialmente si incorporamos tecnologías novedosas e involucramos a los pacientes y sus comunidades en el esfuerzo. Es una estrategia diferente, en oposición al enfoque de arriba hacia abajo de los médicos que imparten conocimientos y hacen el examen. Aumentar la participación de la comunidad es fundamental para llegar a las poblaciones con mayor riesgo de enfermedad avanzada y que así reciban atención y detección temprana", concluyó la Dra. Swetter.

La Dra. Swetter ha declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Para más contenido suscríbase a nuestros boletines y siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....