COMENTARIO

¿Por qué niveles bajos de ácido úrico se asocian con mayor mortalidad?

Dr. F. Javier Merayo Chalico

Conflictos de interés

29 de noviembre de 2022

Los niveles elevados de ácido úrico sérico se asocian con ataques de gota por la deposición de cristales de urato en las articulaciones y la terapia hipouricemiante es un pilar para el tratamiento de la enfermedad. Los niveles elevados de ácido úrico sérico se han asociado a obesidad y síndrome metabólico.

Por otra parte, niveles bajos de ácido úrico sérico se asocian con demencia, enfermedad de Parkinson y mortalidad temprana. Aunque esto ha llevado a que se recomienden límites inferiores de seguridad de ácido úrico sérico, el mayor número de eventos adversos no refleja definitivamente un efecto directo de la terapia hipouricemiante.

Una hipótesis alternativa es que el ácido úrico sérico bajo podría ser un marcador de sarcopenia o alteraciones en el estado nutricional. Algunos estudios sugieren una asociación directa entre ácido úrico sérico y masa muscular, aunque otros señalan una asociación inversamente proporcional.[1,2]

Por tanto, es importante aclarar si la concentración de ácido úrico sérico es un marcador que refleja la masa muscular independientemente de la adiposidad y si la disminución directa del ácido úrico sérico está asociada directamente con desenlaces adversos. La metodología de la encuesta nacional de salud y nutrición (National Health and Nutrition Examination Survey, NHANES) podría ayudar a contestar esta pregunta directamente.

NHANES es un estudio anual que utiliza un muestreo aleatorio de la población de Estados Unidos, que incluye una entrevista estandarizada e información generada por examinación física en centros móviles; de especial relevancia para este análisis es la realización de absorciometría de rayos X de energía dual y la medición de niveles de ácido úrico sérico.

Utilizando datos de NHANES, un grupo de investigadores buscó la relación entre los niveles de ácido úrico sérico y la composición corporal, con el fin de explicar su asociación con desenlaces adversos.[3] Los autores incluyeron en su análisis a los pacientes con absorciometría de rayos X de energía dual, recolectando datos demográficos, mortalidad, somatometría, niveles de ácido úrico sérico y uso de fármacos hipouricemiantes.

Se excluyeron pacientes con más de 136 kg de peso o 195 cm de altura, con un examen de medicina nuclear reciente o exposición a contraste radiactivo y a mujeres embarazadas.

El análisis de la absorciometría de rayos X de energía dual permitió calcular el índice de masa grasa y el índice de masa magra apendicular. Se determinó la relación entre ácido úrico sérico y marcadores de composición corporal utilizando regresión lineal o logística, según fuera apropiado. Se evaluó también la relación entre ácido úrico sérico y mortalidad, ajustado por probables efectos confusores utilizando regresión de Cox.

Los modelos se ajustaron por edad, sexo, raza, índice de masa corporal, circunferencia de cintura, tasa estimada de filtrado glomerular, diabetes, tabaquismo y uso de diuréticos o hipouricemiantes. Posteriormente se ajustó el modelo por los parámetros de composición corporal y el porcentaje perdido del peso máximo.

Se incluyó un total de 13.979 pacientes, 50% de estos de sexo femenino, el índice de masa corporal promedio fue de 28,3 kg/m² (± 13,0 kg/m²). Los niveles de ácido úrico sérico fueron clasificados como bajos en 1,5% y como altos en 18,5%. Niveles bajos de ácido úrico sérico se asociaron con peso más bajo, mayor pérdida de peso, menor índice de masa magra apendicular y menor índice de masa grasa, mayor filtrado glomerular, raza negra, mayor edad y mayores tasas de diabetes, tabaquismo y cáncer.

Cuando se utilizaron modelos lineales mayores concentraciones de ácido úrico sérico se asociaron con menor probabilidad de sarcopenia por índice de masa magra apendicular (odds ratio [OR] por 1 mg/dl: 0,62; IC 95%: 0,58 a 0,67; p < 0,001) y por índice de masa magra apendicular ajustada por índice de masa magra (OR por 1 mg/dl: 0,84; IC 95%: 0,78 a 0,91); p < 0,001). En los modelos ajustados por edad, sexo y raza, niveles bajos de ácido úrico sérico se asociaron con una mayor pérdida de peso y con un índice de masa corporal con bajo peso (OR: 4,41; IC 95%: 2,14 a 9,09; p < 0,001). Los pacientes con ácido úrico sérico bajo tenían también mayor riesgo de muerte en modelos que incluyeron variables demográficas y medidas somatométricas estándar (hazard ratio [HR]: 1,61; IC 95%: 1,14 a 2,28; p = 0,008).

Aunque al utilizar las medidas derivadas de absorciometría de rayos X de energía dual y la pérdida de peso el riesgo no fue estadísticamente significativo (HR: 1,30; IC 95%: 0,92 a 1,85; p = 0,13). Para pacientes con niveles altos de ácido úrico sérico el aumento por cada mg/dl se asoció con mayor riesgo de mortalidad, incluso después de ajustarse por parámetros somatométricos y derivados de absorciometría de rayos X de energía dual.

El artículo concluye que la relación entre niveles bajos de ácido úrico sérico y mortalidad es atenuada al tener en cuenta las medidas de composición corporal. Esto apoya la hipótesis de ácido úrico sérico como un marcador de peso bajo, de pérdida de peso patológica y de sarcopenia de manera independiente a la adiposidad y ofrece una explicación a la asociación entre niveles bajos de ácido úrico sérico y el aumento de mortalidad, siendo la sarcopenia o pérdida de peso patológica la variable mediadora.

Este estudio apoya la idea de que la disminución de ácido úrico sérico en sí no es un factor de riesgo para mortalidad, siendo más bien un marcador de un estado patológico subyacente. Esto se puede traducir en nuestra práctica en no tener un nivel de ácido úrico sérico como límite inferior de seguridad y no pensar que es perjudicial dar una terapia hipouricemiante altamente efectiva.

Si documentamos una disminución de ácido úrico en ausencia de cambios en el tratamiento deberíamos preguntarnos si esto es explicado por un cambio en la composición corporal del paciente que apunte a un estado patológico. Si bien el ácido úrico sérico está asociado con mortalidad en sus niveles extremos, esto parece corresponder a su papel como marcador de adiposidad y masa muscular y no a sus efectos biológicos directos.

Siga al Dr. Javier Merayo Chalico de Medscape en español en Twitter @merayo_dr.

Para más contenido suscríbase a nuestros boletines y siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Contenido relacionado

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....