Una enfermedad antigua tiene potencial para regenerar el hígado

Dr. Rob Hicks

Conflictos de interés

28 de noviembre de 2022

Una nueva investigación descubrió que los parásitos asociados con Mycobacterium leprae pueden reprogramar las células para aumentar el tamaño del hígado en animales adultos sin causar daños, cicatrices o tumores.[1]

Aunque "alguna capacidad regenerativa permanece" en la cirrosis, la recuperación completa es imposible y el trasplante sigue siendo el único tratamiento, dijeron los autores de un nuevo estudio. Destacaron que la lesión hepática crónica también se asocia con un mayor riesgo de malignidad.

"A medida que la carga económica y de salud de la enfermedad hepática aumenta rápidamente, la ausencia de tales estrategias de reparación es crítica", enfatizaron los autores. El mantenimiento de un hígado saludable para un envejecimiento saludable también es fundamental porque directa o indirectamente "influye en la función de otros órganos", explicaron, pero señalaron que no existen estrategias de rejuvenecimiento que "desaceleren o reviertan" la disminución de la función hepática durante el envejecimiento.

Habilidad de reprogramación

Los autores del nuevo estudio, publicado en Cell Reports Medicine, dijeron que las terapias ideales para la medicina regenerativa o el envejecimiento saludable requieren un crecimiento y rejuvenecimiento de órganos saludables, pero "actualmente no hay enfoques de rejuvenecimiento y regeneración de tejidos a nivel de órganos disponibles".[1]

La lepra es una de las enfermedades más antiguas y persistentes del mundo, pero la bacteria que la causa también podría tener la "capacidad sorprendente" de hacer crecer y regenerar un órgano vital, sugirieron.

Estudios previos han promovido la regeneración de hígados de ratones mediante la generación de células madre y células progenitoras a través de una técnica invasiva, pero eso a menudo resultó en "cicatrización y crecimiento tumoral", enfatizaron los autores.

Para superar esos efectos secundarios dañinos, los investigadores de la Universidad de Edimburgo se basaron en su descubrimiento anterior de la capacidad de reprogramación celular parcial de la bacteria que causa la lepra, Mycobacterium leprae.

Renueve el envejecimiento hepático

El equipo de investigación, en colaboración con el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos en Baton Rouge, Louisiana, infectó a 57 armadillos, que son un huésped natural de la bacteria de la lepra, con el parásito y comparó sus hígados con los de armadillos no infectados y con los que estaban encontrado resistentes a la infección.

Descubrieron que los animales infectados desarrollaron hígados agrandados, pero sanos e ilesos, con los mismos componentes vitales (vasos sanguíneos, conductos biliares y lóbulos funcionales) que los armadillos no infectados y resistentes.

Los hallazgos sugirieron la posibilidad de adaptar este proceso natural para renovar los hígados envejecidos y lograr un aumento en la salud humana, comentaron los autores.

También podría ayudar a regenerar los hígados dañados, aludieron, "reduciendo así la necesidad de un trasplante", que actualmente es la única opción curativa para las personas con hígados con cicatrices en etapa terminal.

El profesor Anura Rambukkana, del Centro de Medicina Regenerativa de la Universidad de Edimburgo y autor principal, dijo: "Si podemos identificar cómo las bacterias hacen crecer el hígado como un órgano funcional sin causar efectos adversos en los animales vivos, podremos traducir ese conocimiento para desarrollar intervenciones terapéuticas más seguras para rejuvenecer hígados envejecidos y regenerar tejidos dañados".

El equipo cree que las bacterias "secuestran" la capacidad regenerativa inherente del hígado para aumentar de tamaño y, por lo tanto, le proporcionan más células dentro de las cuales aumentar. Además, se descubrieron varios indicadores de que los hepatocitos habían alcanzado un estado "rejuvenecido" en los armadillos infectados.

Los hígados de los armadillos infectados también contenían patrones de expresión génica similares a los de los animales más jóvenes y los hígados fetales humanos. Se activaron los genes relacionados con el metabolismo, el crecimiento y la proliferación celular, y se redujeron los relacionados con el envejecimiento.

Los investigadores plantearon como posible explicación para esto que las bacterias "reprogramaron" las células hepáticas y las regresaron a la etapa anterior de células progenitoras, que a su vez se convirtieron en nuevos hepatocitos y desarrollaron nuevos tejidos hepáticos.

Intervenciones para hígados dañados y envejecidos

Los autores explicaron cómo en su modelo "todo" el hígado infectado crece con nuevos tejidos in vivo, "sin lesiones, senescencia, fibrosis o formación de tumores, pero con arquitectura y función normales".

En un comentario al Science Media Center, el Dr. Darius Widera, profesor asociado de biología de células madre y medicina regenerativa de la Universidad de Reading, expresó entusiasmo en respuesta al estudio y cómo podría "allanar el camino" para nuevos enfoques terapéuticos para el tratamiento de enfermedades del hígado. Advirtió, sin embargo, que dado que la investigación usó armadillos como animales modelo, "no estaba claro si estos resultados prometedores pueden traducirse en la biología del hígado humano y cómo se pueden traducir", y que se requeriría un "refinamiento sustancial" de los métodos antes de traducción clínica, dado que las bacterias utilizadas son "enfermeras".

La Dra. Zania Stamataki, profesora asociada del Centro de Investigación Hepática y Gastrointestinal de la Universidad de Birmingham, también hizo comentarios al Science Media Centre y se mostró entusiasmada con la investigación. "Esta es una investigación emocionante e inusual porque muestra el crecimiento del hígado en ausencia de daño hepático", expresó, y agregó que representa un ejemplo "innovador" en el que los microbios pueden usarse como herramientas para comprender la biología.

"Este es un modelo prometedor y una investigación emocionante con el potencial de descubrir nuevas vías moleculares para la regeneración del hígado que pueden aplicarse en hígados humanos", dijo la Dra. Stamataki.

El equipo de investigación tiene la esperanza de que su descubrimiento propicio tenga el potencial de ayudar a desarrollar intervenciones para el envejecimiento y los hígados dañados en humanos.

"La búsqueda de la medicina regenerativa de un órgano funcional 'crecido a la medida' no es teórica, sino que tiene un precedente natural", concluyeron.

El estudio fue desarrollado por el Medical Research Council y los US National Institutes of Health and National Institute of Allergy and Infectious Diseases. TJK realiza trabajos de consultoría para Resolution Therapeutics.

Para más contenido suscríbase a nuestros boletines y siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....