La viruela símica en la población pediátrica es poco frecuente y relativamente leve

Dra. Jenny Blair

Conflictos de interés

22 de noviembre de 2022

Encuentre las últimas noticias y orientación acerca de la viruela símica en Medscape en español.

Las infecciones por el virus de la viruela símica en niños y adolescentes en Estados Unidos son poco frecuentes y todos los pacientes jóvenes con infecciones documentadas se han recuperado, según un estudio de Centers for Disease Control and Prevention (CDC) de Estados Unidos.[1]

Además, las pruebas indican que la transmisión secundaria en escuelas o guarderías es poco probable.

El estudio fue el primer estudio exhaustivo sobre el impacto de la viruela símica en los pacientes pediátricos durante el brote de 2022, según un comunicado enviado por correo electrónico a Medscape Noticias Médicas por el Departamento de Salud Pública de California, uno de los departamentos de salud estatales que se asoció con los Centers for Disease Control and Prevention para compartir información.

Dr. Peter Chin-Hong

Las noticias sobre las bajas tasas de infección y la enfermedad relativamente leve fueron bienvenidas por los médicos, que se habían preparado para los resultados graves con base en los escasos datos anteriores, según el Dr. Peter Chin-Hong, profesor de medicina y especialista en enfermedades infecciosas de la University of California, en San Francisco, Estados Unidos.

"Estábamos en alerta máxima de que los pacientes pediátricos pudieran tener una evolución desfavorable", reconoció el Dr. Chin-Hong, quien no participó en el estudio pero que atendió a pacientes con viruela símica durante el brote. "Creo que este estudio es tranquilizador".

"El otro aspecto positivo es que la mayoría de los pacientes pediátricos se infectaron en el entorno doméstico de formas que cabría esperar que les afectaran", señaló el Dr. Chin-Hong a Medscape Noticias Médicas.

Sin embargo, los pacientes pediátricos con fototipo VI e hispanoamericanos eran más propensos a contraer la enfermedad, lo que subraya las preocupantes desigualdades.

"Al principio, las personas de color tenían muchas menos probabilidades de acceder con éxito a la vacunación", dijo el primer autor, Dr. Ian Hennessee, Ph. D., maestro en salud pública, funcionario del servicio de inteligencia epidémica de CDC de Estados Unidos y miembro de la Unidad de Investigación de Casos Especiales del Equipo Multinacional de Respuesta a la Viruela Símica en la agencia gubernamental. "Creemos que ese tipo de desigualdades estructurales realmente se han trasladado a los niños y adolescentes que se han visto afectados por este brote".

El estudio fue publicado el 4 de noviembre en Morbidity and Mortality Weekly Report.

Una mirada a los datos a nivel nacional

Los investigadores analizaron a 83 niños y adolescentes con viruela símica que llegaron a la atención de Centers for Disease Control and Prevention de Estados Unidos entre el 17 de mayo y el 24 de septiembre de 2022.

Los 83 casos representan 0,3% de los 25.038 casos de viruela símica notificados en Estados Unidos durante ese periodo. De los 28 niños de edad igual o menor a 12 años, 18 (64%) eran de género masculino; 16 niños eran menores de 4 años.

Se disponía de datos de exposición para 20 (71%) de los niños de 0 a 12 años. En ese grupo, 19 estuvieron expuestos en el hogar; 17 casos se debieron al contacto habitual piel con piel con un cuidador del hogar; y se sospechó que un caso fue causado por fómites (por ejemplo, una toalla compartida). No se disponía de información sobre la exposición en el caso restante.

La mayoría de los niños presentaban lesiones en el tronco. Ninguna lesión era anogenital. Dos pacientes del grupo de menos edad fueron hospitalizados debido a una erupción generalizada que afectaba los párpados, y un paciente del grupo de 5 a 12 años fue hospitalizado debido a una celulitis periorbitaria y una conjuntivitis.

Entre las personas de 13 a 17 años, hubo 55 casos. De estos pacientes, 89% era de género masculino. Se disponía de datos de exposición para 35 (64%). En 32 de estos pacientes, la infección se produjo por presunto contacto sexual; 23 de esos adolescentes refirieron contactos sexuales entre hombres. No se encontró ningún caso relacionado con el abuso sexual.

Las lesiones en los adolescentes eran principalmente troncales o anogenitales. Seis de este grupo fueron hospitalizados y todos ellos se recuperaron. Se descubrió que un adolescente era seropositivo.

Los pacientes pediátricos negros e hispanoamericanos representaron 47% y 35% de todos los casos, respectivamente.

De todos los niños y adolescentes, 11% fue hospitalizado y ninguno recibió cuidados intensivos.

Los tratamientos, cuando se administraron, incluyeron tecovirimat, el fármaco antivírico, inmunoglobulina vacunal intravenosa y trifluridina tópica. No hubo ningun deceso.

Diez pacientes sintomáticos asistían a la escuela o a la guardería. Entre estos pacientes, no se encontraron transmisiones secundarias. A algunos contactos se les ofreció la vacuna JYNNEOS contra la viruela símica como profilaxis posexposición.

Entre las limitaciones del estudio se encuentran los casos potencialmente pasados por alto. Los datos se obtuvieron a través de la vigilancia sistemática, los pacientes experimentaron con frecuencia erupciones cutáneas y el acceso a las pruebas ha sido un reto, explicó el Dr. Hennessee.

Además, faltaban datos sobre las características de la exposición de algunos pacientes pediátricos.

Las desigualdades y los riesgos de ser juzgado

El brote en Estados Unidos ha disminuido en los últimos meses. Sin embargo, aunque la viruela símica es poco común en los pacientes pediátricos, ha afectado a algunos grupos raciales de forma desproporcionada.

Dra. Rachel E. Harold

"Especialmente en el curso posterior del brote, la mayoría de los casos se presentaron en individuos negros e hispanoamericanos", comentó la coautora, Dra. Rachel E. Harold, especialista en enfermedades infecciosas y oficial médico supervisor de la Administración de VIH/SIDA, Hepatitis, enfermedades de transmisión sexual y tuberculosis del Departamento de Salud del Distrito de Columbia (DC), en Washington D. C., Estados Unidos.

"Lamentablemente, los casos pediátricos reflejan el brote en general", declaró a Medscape Noticias Médicas.

La Dra. Harold señaló que se han realizado esfuerzos en el Distrito de Columbia y otras jurisdicciones, así como por el equipo de respuesta a la viruela símica de la Casa Blanca, para llegar a las poblaciones de mayor riesgo, y que estaban "de verdad tratando de hacer que la vacuna esté disponible para las personas de color".

Las clínicas de vacunación solían aparecer en lugares inesperados con poca antelación, lo que dificultaba el acceso para algunas personas, señaló el Dr. Chin-Hong.

Otro factor fue "el aspecto público del acceso a los diagnósticos y las vacunas y la forma en que eso se vincula con las posibles críticas o el riesgo sexual", añadió.

"No todo el mundo es excluido", dijo el Dr. Chin-Hong, refiriéndose a los miembros de la comunidad LGTBIQ+. "En muchas comunidades de color, ir a hacerse una prueba o a vacunarse significa esencialmente quedar excluido".

Para los médicos que sospechen el diagnóstico de viruela símica en un paciente pediátrico, la Dra. Harold recomienda mantener un amplio diagnóstico diferencial, buscar un vínculo epidemiológico y ponerse en contacto con los Centers for Disease Control and Prevention para obtener ayuda. Se debe alentar a los pacientes pediátricos infectados a evitar tocarse los ojos o las mucosas, agregó.

Además, dijo, tecovirimat es un tratamiento adecuado y es bien tolerado por los pacientes pediátricos que tienen viruela símica con eccema, un trastorno subyacente que podría dar lugar a la enfermedad grave.

Para los cuidadores infectados, dijo el Dr. Hennessee, las medidas para evitar infectar a los niños en casa consisten en el aislamiento, las precauciones de contacto y, en algunos casos, la profilaxis posexposición mediante la vacunación.

En el caso de los adolescentes sexualmente activos, aconsejó que los médicos ofrezcan la vacunación, educación sobre la salud sexual y pruebas del VIH y otras infecciones de transmisión sexual.

"Es importante recordar que los adolescentes pueden ser sexualmente activos y los médicos deben realizar una anamnesis sexual completa y sin prejuicios", expresó la Dra. Harold. "Eso siempre debe ser así, pero especialmente si hay preocupación por la viruela símica".

Los doctores Hennessee, Chin-Hong y Harold han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Para más contenido suscríbase a nuestros boletines y siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....