COMENTARIO

Todo lo que hay que saber sobre lipoproteína(a): documento de posición de la Sociedad Argentina de Lípidos

Dra. Cecilia Bahit

Conflictos de interés

21 de noviembre de 2022

Con el objetivo de responder a múltiples interrogantes de los médicos no especializados en lípidos sobre la lipoproteína(a), la Sociedad Argentina de Lípidos (SAL) publicó un documento para dar claridad a este tema relevante.[1]

¿Por qué los médicos deberían medir la lipoproteína(a)?

La lipoproteína(a) elevada es un factor de riesgo independiente de enfermedad cardiovascular aterosclerótica que generalmente no se mide en la mayoría de los pacientes afectados. El único método consiste en una medición en sangre .

Estar al tanto de los niveles elevados de lipoproteína(a) es importante, puesto que aumentan el riesgo de enfermedad cardiovascular aterosclerótica y pueden informar la toma de decisiones en relación al manejo del riesgo. Además el cribado en cascada familiar podría permitir identificar individuos adicionales con lipoproteína(a) debido a que tiene un patrón de herencia autosómico codominante.

¿Cómo debería medirse la lipoproteína(a)?

La determinación de lipoproteína(a) puede realizarse tanto en suero como en plasma y es indistinto obtener las muestras en ayuno o sin este. Se recomienda su proceso analítico con la muestra sin congelamiento previo, solo refrigerada no más de tres días. Existe una variedad de métodos inmunológicos, como ensayo por inmunoabsorción ligado a enzimas (ELISA), nefelometría y turbidimetría. Los ensayos disponibles informan la concentración de lipoproteína(a) en mg/dl o en nmol/l y exhiben diferente grado de sesgo, dependiente de las isoformas.

¿En quién y cada cuánto debería medirse la lipoproteína(a)?

Dado que los niveles de lipoproteína(a) en general están determinados, es habitual que permanezcan estables a lo largo de la vida. La medición de la lipoproteína(a) una sola vez en la vida sería suficiente para la mayoría de los individuos, a menos que surja alguna causa secundaria que modifique sus niveles o como seguimiento de alguna medida terapéutica para su descenso. Desde el punto de vista de la rentabilidad y en línea con las normas de la European Cardiology Society (ESC)/European Atherosclerosis Society (EAS), los autores del documento de la Sociedad Argentina de Lípidos coinciden en recomendar la medida de lipoproteína(a) en todos los individuos, dado que además de mejorar la evaluación del riesgo permitirá la detección de otros familiares portadores de lipoproteína(a) elevada para tomar medidas preventivas.

También se recomienda medir la lipoproteína(a) en pacientes con estenosis valvular aórtica, dado que se ha demostrado bien la acción exacerbante de la lipoproteína(a) sobre la patogénesis de esta valvulopatía. Asimismo, en pacientes con hipercolesterolemia grave (colesterol de lipoproteínas de baja densidad > 190 mg/dl) con sospecha o confirmación de hipercolesterolemia familiar, dado que la coexistencia de estas afecciones con lipoproteína(a) elevada agrava el pronóstico y la gravedad.

¿A quiénes repetir la medición?

Se sugiere realizar una nueva medición en pacientes con insuficiencia renal crónica, cirrosis hepática y hepatitis viral, hipotiroidismo no controlado, mujeres con posmenopausia que reciben terapia de reemplazo hormonal o ante la implementación de un tratamiento farmacológico específico para disminuir los niveles séricos de lipoproteína(a), en quienes para evaluar la respuesta al tratamiento podría ser útil repetir su medición, debido a que en estas situaciones clínicas los niveles pueden modificarse.

¿Cuál es el valor de corte de lipoproteína(a)?

Los niveles de lipoproteína(a) están determinados genéticamente y persisten estables a lo largo de la vida del individuo, por lo que con una sola medición es suficiente. Sin embargo, esta difiere según etnias y es más elevada en población africana, en comparación con el resto.

Los niveles de lipoproteína(a) no siguen una distribución normal, sino que su concentración está desplazada hacia la izquierda y la mayoría de la población (70%) tiene niveles inferiores a 30 mg/dl con una cola hacia los niveles más altos.

¿Cuál es el mecanismo por el que la lipoproteína(a) se relaciona con enfermedad cardiovascular aterosclerótica?

El mecanismo propuesto por el cual la lipoproteína(a) participa en la génesis de la aterosclerosis es complejo e incluye el contenido de colesterol (en similitud con la partícula de lipoproteínas de baja densidad), la mediación en las respuestas inflamatorias mediadas por su contenido en fosfolípidos oxidados y también estarían involucrados los fenómenos protrombóticos a través de la similitud estructural entre la apolipoproteína A y el plasminógeno.

¿Cuáles son las herramientas actuales para el tratamiento de niveles elevados de lipoproteína(a)?

Es importante mencionar que actualmente no existe una terapia farmacológica específica aprobada para el descenso de la lipoproteína(a). Las terapias hipolipemiantes "clásicas" han demostrado un impacto mínimo sobre los valores de esta.

  • Las estatinas ejercen un efecto neutro o un aumento de 10% a 20% en los valores de lipoproteína(a).

  • Los fibratos y ezetimibe poseen un efecto neutro en relación con la lipoproteína(a).

  • Los inhibidores de la proproteína convertasa subtilisina/kexina de tipo 9 logran un descenso variable que llega a 25% de disminución en los valores basales de lipoproteína(a).

  • Niacina logra un descenso de 20% a 40% de la lipoproteína(a).

  • La aféresis de la lipoproteína(a) ha demostrado reducir esta lipoproteína entre 20% y 90%, con un beneficio clínico en un subgrupo determinado; sin embargo, la invasividad, el acceso y el costo hacen de esta terapia una herramienta limitada en la práctica diaria.

El Dr. Pablo Corral, lipidólogo, presidente de la Sociedad Argentina de Lípidos y uno de los autores del documento, reflexionó acerca de la importancia del mismo: "Es el primer documento en español y en su creación participaron científicos con más experiencia en el laboratorio, como Laura Schreier y Gabriela Berg y contamos con dos invitados extranjeros de primer nivel en Latinoamérica, como Carlos Aguilar Salinas, de México y Rodrigo Alonso, de Chile". También agregó que este documento cuenta con la actualización en cuanto al dosaje (tipo e interpretación) y nuevas moléculas en desarrollo.

Cuando se lo consultó acerca del tratamiento actual de pacientes con elevación de niveles de lipoproteína(a) recomendó que en esos casos se debe optimizar el colesterol de lipoproteínas de baja densidad, controlar otros factores de riesgo y chequear familiares, ya que la lipoproteína(a) tiene patrón solo de herencia.

Este documento es el primero en español producido por un consenso de expertos y científicos de Latinoamérica y provee un resumen actualizado del valor de lipoproteína(a) en la práctica clínica.

Siga a la Dra. Cecilia Bahit de Medscape en español en Twitter @CeciliaBahit.

Para más contenido suscríbase a nuestros boletines y siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Contenido relacionado

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....