El peligro de que los médicos no reciban ayuda en salud mental

Jennifer Nelson

Conflictos de interés

14 de noviembre de 2022

Mantenerse mentalmente sano es esencial para todos y vital para los médicos que, como profesionales de la medicina, están continuamente expuestos al exceso de trabajo, al desgaste profesional, a situaciones de estrés y a decisiones éticas difíciles. Sin embargo, buscar ayuda para la salud mental puede ser lo último en su lista de tareas o no lo tienen en cuenta en absoluto.

Esto es triste y peligroso, ya que el American College of Emergency Physicians (ACEP) afirma que 300 a 400 médicos fallecen por suicidio cada año y el estigma hace que 69% de las médicas no busque atención psiquiátrica, según un estudio previo a la pandemia.[1]

En una encuesta exclusiva de Medscape a sus lectores estadounidenses, en 2022 11% de las médicas y 9% de los médicos afirmaron haber tenido pensamientos suicidas y 64% experimentó una "depresión coloquial" (sentirse decaído, triste o desanimado).

Además los médicos suelen ser vistos como fuertes y capaces y a menudo son puestos en un pedestal por sus seres queridos, los pacientes y el público, y se les considera sobrehumanos. No es de extrañar que no les resulte fácil cuando necesitan tomarse un tiempo para mitigar la presión y atender su bienestar mental.

"Existe un verdadero temor por parte de los médicos a recibir atención psiquiátrica", afirmó el Dr. Emil Tsai, profesor del Departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento de la University of California, Los Angeles (UCLA), en California, Estados Unidos, y científico de renombre internacional en neurociencias y trastornos cerebrales.

El especialista añadió que el miedo proviene del estigma de los problemas de salud mental, las posibles repercusiones en el empleo y la posible suspensión o revocación de la licencia médica por parte de la junta médica.

El Dr. Tsai señaló que para combatir la ansiedad por el "castigo" que muchos médicos temen cuando buscan atención para su salud mental es necesario permitir que se tomen tiempo de su atención diaria a los pacientes para descansar y recibir tratamiento sin represalias.

Dado que la profesión médica es muy estresante y tiene un alto índice de depresión y suicidio, es imprescindible encontrar soluciones. Y los médicos deben sentirse lo suficientemente apoyados para buscar tratamiento cuando lo necesiten. ¿Cómo podemos normalizar la búsqueda de atención psiquiátrica en los médicos?

Ser honesto sobre el estrés y el desgaste profesional

La única manera de normalizar cualquier comportamiento es ser abierto y sincero, manifestó el Dr. Tsai. La conversación sobre la salud mental debe producirse en todos los ámbitos, no solo en la profesión médica.

"Lo mejor que podemos hacer para tratar de aliviar la carga que imponemos a los médicos es estar dispuestos a hablar y ser sinceros sobre el estrés que soportan los médicos y la importancia de que todos se sientan libres de buscar tratamiento y descanso para fortalecer su salud mental", señaló el Dr. Tsai.

Agregó que cuanto más hablemos de la salud mental y su tratamiento, más reduciremos el estigma. Eso podría ser un mayor número de chequeos entre empleadores y empleados, asesoramiento como parte del bienestar de los médicos y programas estructurados para no crear un sistema penal.

"La salud mental en la profesión médica es un tema importante que hay que tratar con la misma compasión y cuidado que se debe tener con cualquier paciente. Tenemos revisiones físicas anuales. ¿Por qué no ofrecemos revisiones anuales de salud mental para todos, incluidos los médicos?", cuestionó el clínico.

Evaluar la carga de trabajo

Elizabeth Lombardo, Ph. D., doctora en psicología, asesora personal y conferenciante mundial, cree que los empleadores del sector sanitario deberían reexaminar la carga de trabajo de sus médicos para ver si está contribuyendo a los problemas de salud mental.

La conversación sobre la salud mental en el lugar de trabajo no debería girar en torno a que una persona determinada pueda soportar los factores de estrés que son "normales" para los entornos de salud. Por el contrario, los gestores del lugar de trabajo en las instituciones de salud deberían redefinir las cargas de trabajo para asegurarse de que los médicos no estén demasiado cargados de responsabilidades que puedan causar exceso de trabajo, agotamiento y problemas de salud mental, indicó.

Reducir el estigma

Incluso cuando los médicos quieren buscar ayuda para sus dificultades psicológicas pueden temer la reacción de sus colegas si lo saben.

El Dr. Raffaello Antonino, director clínico de Therapy Central, en Londres, Reino Unido, afirmó que pueden existir varios miedos subyacentes en el núcleo del médico que le impiden buscar atención: ser visto como débil, ser juzgado como no apto para ejercer la medicina y la idea de que "algo va mal con él".

El especialista destacó que hay que entender que los médicos se enfrentan a retos de duelo y trauma derivados de la pérdida de pacientes y de la incapacidad de salvar la vida de alguien. "Estos problemas pueden convertirse fácilmente en una acumulación de emociones difíciles y no procesadas, que más tarde se traducen en síntomas y signos de trastorno por estrés postraumático, ansiedad y depresión".

La educación es la mejor manera de acabar con este estigma, al igual que con cualquier forma de prejuicio y estereotipos. Por ejemplo, sabemos que los profesionales de la salud corren el riesgo de desarrollar desgaste profesional. Por lo tanto, es necesario educar a los médicos sobre los síntomas y el manejo del desgaste profesional y sus consecuencias y estrategias de prevención.

"Imagine lo que podría suceder si hubiera oportunidades regulares de repasar los acontecimientos del día antes de salir de un turno. La idea de que la terapia individual semanal es la única forma de aliviar la angustia mental es falsa", señaló Lori McIsaac Bewsher, maestra en trabajo social, terapeuta de trauma y propietaria de una clínica de salud mental centrada en el trauma en New Brunswick, Canadá.

"Hay formas de integrar la atención individual en nuestras consultas médicas y hospitales que pueden ser breves, eficaces y confidenciales. La mejor manera de introducir estas intervenciones es de forma temprana y colectiva; nadie es inmune al impacto potencial de la exposición al trauma. Cuanto antes se pueda acceder a estas intervenciones, mejores serán los resultados para todos", afirmó.

El Dr. Antonino sugirió que tal vez en el futuro las organizaciones puedan realizar "controles de agotamiento" o controles de bienestar de la salud mental para los médicos, de forma similar a como se realizan exámenes rápidos para diversas afecciones físicas. ¿Qué pasaría si los médicos respondieran regularmente a una encuesta de diez preguntas sobre salud mental como parte de una estrategia de prevención del desgaste profesional o de los traumas?

"La suya es una profesión y una identidad que a menudo se vincula con un sentido de fuerza, liderazgo y poder (benévolo): adjetivos que a primera vista podrían verse como incompatibles, con lo que lamentablemente y de forma errónea puede asociarse a los problemas de salud mental", agregó.

Mantener la privacidad

En lo que respecta a eliminar el estigma de la salud mental y el tratamiento para los médicos, la privacidad es lo más importante. Debe haber algún tipo de protección de la privacidad para los médicos que buscan ayuda profesional por motivos de salud mental. El Dr. Lombardo afirmó que los médicos deben tener la opción de mantener su historial de salud mental en privado. "Lo ideal sería que la normalización significara hablar abiertamente de la salud mental, pero para los médicos puede ser una cuestión de vida o muerte para su carrera, por lo que la elección de permanecer en privado es algo que se les debe permitir".

En este sentido, la American Medical Association (AMA) presiona para que se produzcan cambios en el sistema en los ámbitos legislativo y normativo a fin de apoyar la salud mental de médicos en ejercicio, residentes y estudiantes de medicina. La organización también insta a los sistemas de salud y a los organismos estatales de concesión de licencias médicas a que eliminen las preguntas sobre tratamiento previo de enfermedades mentales en sus solicitudes.

Entre los muchos programas que existen en todo el país, la Foundation of the Pennsylvania Medical Society también ha creado un Programa de Salud para Médicos, que ofrece servicios confidenciales de evaluación, asesoramiento y derivación para médicos con problemas de salud mental.

"Todas estas iniciativas son importantes para ayudar a desestigmatizar los problemas de salud mental entre los médicos", indicó el Dr. Harold Hong, psiquiatra titulado en Raleigh, Carolina del Norte.

Aclamar los beneficios del tratamiento

El Dr. Hong puntualizó que para seguir desestigmatizando la salud mental entre los médicos y normalizar su tratamiento no solo tenemos que hacer hincapié en cómo la atención a la salud mental tiene beneficios individuales, sino también en cómo nos ayuda a ayudar a nuestros pacientes.

"Un aspecto clave que tal vez subyace a esta cuestión es la todavía presente separación entre la salud mental y la física, entre la mente y el cuerpo. Sentirse triste, enfadado o ansioso debería ser un hecho de la vida, una característica del ser humano, igual que contraer un resfriado o romperse una pierna", continuó.

Es una normalización que quizá más que cualquier otra cosa puede abrir el camino para mejorar los resultados de la salud mental de los médicos y también para el resto de la sociedad. Cuando la sociedad pueda por fin ver la salud y el bienestar de alguien tanto en su estado psicológico como en el físico, podrán disiparse algunos estigmas y tal vez se puedan salvar más vidas de médicos.

Para más contenido suscríbase a nuestros boletines y siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....