Único y desconcertante electrocardiograma del paciente con un xenotrasplante cardiaco

Marlene Busko

Conflictos de interés

9 de noviembre de 2022

CHICAGO, USA. En el primer trasplante de un corazón de cerdo alterado genéticamente a un ser humano, en enero, las lecturas del electrocardiograma iniciales inesperadas y prolongadas aparentemente no afectaron la función del corazón, aunque el órgano comenzó a fallar repentinamente en el día 50.[1]

Un estudio de estos cambios electrocardiográficos, presentado por el Dr. Calvin Kagan y sus colaboradores en el Congreso Anual de la American Heart Association (AHA) de 2022, ofrece información sobre esta nueva operación.

Como se informó ampliamente, el paciente de 57 años, de Maryland, tenía una enfermedad cardiaca en etapa terminal, no era un buen candidato para un dispositivo de asistencia ventricular y no era elegible para un corazón humano cuando accedió a ser el primer ser humano en recibir un corazón de cerdo que tenía una serie de genes añadidos o sustraídos con el objetivo, en parte, de prevenir el rechazo.

El corazón funcionó bien inicialmente después de que se trasplantara en una operación en la Facultad de Medicina de la University of Maryland (UMSOM) en Baltimore, Estados Unidos, el 7 de enero, pero falló en el segundo mes y Bennett falleció el 9 de marzo.[1,2]

La Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos había otorgado una autorización de emergencia para la cirugía a través de su programa de acceso ampliado (uso compasivo), dijo a Medscape Noticias Médicas el coautor, Dr. Muhammad Mohiuddin, en una entrevista.

"Hemos aprendido mucho y esperamos poder hacer más", expresó el Dr. Mohiuddin, director científico y de proyectos del Programa de Xenotrasplante Cardiaco de la Facultad de Medicina de la University of Maryland.

"De repente, al día 50, el corazón comenzó a engrosarse y no se relajaba lo suficiente", explicó el autor principal, Dr. Timm Dickfeld, Ph. D., director de Investigación de Electrofisiología en la Facultad de Medicina de la University of Maryland. Una biopsia reveló una acumulación sustancial de líquido intersticial que restringía el movimiento. El líquido fue reemplazado por tejido fibroso, lo que provocó un daño irreversible.

Parámetros de electrocardiograma persistentes y prolongados

En el corazón de un cerdo modificado genéticamente, se inactivaron 3 genes asociados con el rechazo mediado por anticuerpos y 1 gen asociado con el crecimiento del tejido del corazón del cerdo, y se agregaron 6 genes humanos asociados con la aceptación inmunológica. El cerdo donante fue suministrado por Revivicor, en Blacksburg, Estados Unidos.

La terapia inmunosupresora del paciente incluía un medicamento antirrechazo experimental (Kiniksa Pharmaceuticals en Lexington, Estados Unidos). El paciente tuvo electrocardiogramas de 12 derivaciones diarios después del trasplante.

En investigaciones anteriores que utilizaron un corazón de cerdo trasplantado a un cuerpo de cerdo, las lecturas electrocardiográficas mostraron un intervalo PR corto (50 a 120 ms), una duración del complejo QRS corta (70 a 90 ms) e intervalos QT cortos (260 a 380 ms).

Sin embargo, en el corazón del xenoinjerto trasplantado, las lecturas iniciales del electrocardiograma mostraron un intervalo PR más prolongado de 190 ms, una duración del complejo QRS de 138 ms y un QT de 538 ms.

Los intervalos PR intrínsecos prolongados permanecieron estables durante el curso posoperatorio (210 ms, rango 142 a 246 ms).

La duración del complejo QRS también permaneció prolongada (145 ms, rango 116 a 192 ms), pero se acortó durante el posoperatorio (días 21 a 40 frente a 41 a 60: 148 ms vs. 132 ms; p < 0,001).

El intervalo QT aumentado persistió (509 ms; rango 384 a 650 ms) con fluctuaciones dinámicas. La duración más corta del intervalo QT se observó el día 14 (p < 0,001).

"Cuando esos parámetros aumentan En un corazón humano, esto puede indicar signos de enfermedad eléctrica o miocárdica", explicó el Dr. Dickfeld en un comunicado de prensa de la American Heart Association.

"La duración del complejo QRS puede prolongarse cuando, por ejemplo, el músculo y el propio sistema eléctrico están enfermos, y es por eso que la electricidad tarda mucho en viajar de una célula a otra y viajar de un lado del corazón al otro", puntualizó.

"En el corazón humano, la duración del intervalo QT se correlaciona con un mayor riesgo de ritmos cardiacos anormales", anotó. "En nuestro paciente, fue preocupante que la medida del intervalo QT se prolongara. Si bien observamos algunas fluctuaciones, la medida del intervalo QT permaneció prolongada durante los 61 días completos".

"Estudio interesante"

Dos expertos que no participaron en esta investigación opinaron sobre los hallazgos para Medscape Noticias Médicas.

"Este estudio tan interesante refuerza las dificultades en el xenotrasplante y la necesidad de más investigación para poder dar seguimiento de manera segura a los receptores, ya que se desconocen los valores de referencia", dijo Edward Vigmond, Ph. D.

Vigmond, del Instituto de Electrofisiología y Modelado del Corazón (LIRYC) de la Université de Bordeaux en Burdeos, Francia, publicó un estudio relacionado sobre un modelo de traducción de electrofisiología porcina a humana.[3]

El electrocardiograma es sensible al patrón de activación eléctrica del corazón, junto con las propiedades eléctricas celulares y tisulares, anotó.

"Aunque los cerdos y los humanos pueden tener un tamaño similar, existen muchas diferencias entre ellos", observó Vigmond, incluida "la extensión del sistema de conducción rápida del corazón, la cantidad de núcleos en las células musculares, las proteínas en la membrana celular que controlan la actividad eléctrica, la orientación del corazón y el tórax, y el manejo del calcio dentro de la célula".

"Además de esto, los corazones de los donantes están denervados, por lo que ya no responden a la modulación nerviosa, y los compuestos circulantes en la sangre que afectan la función cardiaca varían entre especies", reflexionó.

"Con todas estas diferencias, no sorprende que el electrocardiograma de un corazón de cerdo trasplantado a un ser humano no se parezca ni al de un humano ni al de un cerdo", señaló Vigmond.

"Es interesante notar que el corazón porcino editado con genes humanizados exhibió parámetros de conducción eléctrica anormales desde el principio", comentó el Dr. Mandeep R. Mehra.

"Si estos cambios se debieron a modificaciones genéticas —es decir, ya inherentes en el electrocardiograma del cerdo antes del trasplante— o como resultado de los desafíos de la operación de trasplante —como la lesión por reperfusión de isquemia y las interacciones inmunológicas tempranas— es incierto y debe aclararse", reflexionó el Dr. Mehra, de la Harvard Medical School y Brigham and Women's Medicine en Boston, Estados Unidos.

"El conocimiento de estos cambios es importante para determinar si un parámetro electrocardiográfico simple puede ser útil para identificar cambios que podrían indicar una patología en desarrollo", agregó el Dr. Mehra.

"En los días más antiguos del trasplante humano, a menudo usábamos parámetros electrocardiográficos, como un cambio en la amplitud del voltaje, para identificar señales de rechazo", continuó. "Si tales cambios ocurrieron, podría ser otro aspecto interesante para explorar, ya que se produjeron cambios en el desempeño cardiaco en respuesta a los desafíos fisiológicos y patológicos que se encontraron en este caso centinela".

Los autores del estudio informan que no tienen fuentes externas de financiación.

Para más contenido suscríbase a nuestros boletines y siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Contenido relacionado

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....