SÍNTESIS CLÍNICA

Factores de riesgo de coinfección de hepatitis C en personas que viven con virus de inmunodeficiencia humana en la Ciudad de México

María Nayeli Ortega Villegas

8 de noviembre de 2022

En un estudio prospectivo de casos y controles realizado en 2 clínicas de atención ambulatoria del virus de inmunodeficiencia humana (VIH) en la Ciudad de México se evaluaron los factores de riesgo de contagio del virus de la hepatitis C (VHC) en personas que viven con virus de inmunodeficiencia humana, con los siguientes resultados:[1]

  • La transmisión sexual es la ruta principal para la transmisión de VIH/VHC en población con una baja prevalencia de uso de drogas intravenosas.

  • Hombres y mujeres transgénero coinfectadas con VIH/VHC suelen participar con mayor frecuencia en sexdopaje y otros comportamientos sexuales de alto riesgo que aumentan la posibilidad de exposición a sangre de forma inadvertida.

¿Por qué es importante este estudio?

  • La infección del virus de la hepatitis C representa una de las principales causas mundiales de enfermedad del hígado; su prevalencia varía considerablemente entre diferentes poblaciones.

  • Se ha reportado que en individuos jóvenes dicha prevalencia está impulsada principalmente por el uso de drogas intravenosas, aunque en personas que viven con infección por virus de inmunodeficiencia humana se ha identificado el sexo sin protección como un factor importante. A pesar de esto, en Latinoamérica la coinfección VIH/VHC ha sido muy poco estudiada.

  • En México se registró un aumento notable del virus de la hepatitis C entre 2008 y 2019, predominantemente en hombres jóvenes, siendo la zona central de México (Ciudad de México y alrededores) una de las más afectadas, donde el uso de drogas inyectadas es poco común (< 0,1%), lo que apunta hacia otros factores que contribuyen al crecimiento epidemiológico en esta zona, que deben ser identificadas.

Metodología

  • El estudio fue llevado a cabo en 2 clínicas ambulatorias del virus de inmunodeficiencia humana en la Ciudad de México: Clínica Especializada Condesa e Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, entre enero de 2016 y octubre de 2018. Se utilizó selección por muestreo de conveniencia, estratificado por el sitio de estudio.

  • Para la selección de controles se utilizó una estrategia de cohorte de casos, en donde se confirmó el estatus del virus de la hepatitis C negativo por medio de una prueba anti-virus de la hepatitis C no reactiva en los últimos seis meses o un ensayo de inmunotransferencia recombinante del virus de la hepatitis C negativo. La infección en los casos se confirmó por una prueba de ARN cuantitativa.

  • Originalmente se planeaba incluir tanto hombres como mujeres. Sin embargo, la mayoría (> 90%) de los participantes era de sexo masculino que tiene sexo con hombres se limitó a esta población, así como a mujeres transgénero, por las semejanzas de ambas poblaciones.

  • Se trabajó con 176 casos de coinfección VIH/VHC y 159 controles (monoinfección del virus de inmunodeficiencia humana).

  • A todos los individuos se les aplicó un cuestionario estandarizado que cubría información sociodemográfica, exposiciones percutáneas previas, comportamiento sexual e historial de enfermedades de transmisión sexual. También se evaluó el historial de abuso de sustancias de acuerdo a la prueba de detección de consumo de alcohol, tabaco y sustancias de la Organización Mundial de la Salud (OMS) versión 3.0.

Resultados principales

  • El genotipo del virus de la hepatitis C más común fue el 1a, encontrado en 65% de los participantes.

  • No se encontró correlación de la coinfección VIH/VHC con exposiciones percutáneas ni con el uso de drogas intravenosas.

  • Se encontró correlación con un historial de enfermedades de transmisión sexual ulcerativas (principalmente sífilis, que se reportó en 92% de los pacientes) y coinfección VIH/VHC.

  • Comportamientos sexuales asociados con la coinfección VIH/VHC fueron: los relacionados con coito anal o trauma anorrectal sin protección, sangrado después de coito anal, historial de la pareja eyaculando en la cavidad anal, uso de juguetes sexuales antes o durante el coito, asistir a lugares donde se practica sexo, uso de aplicaciones móviles para encontrar parejas sexuales, sexo grupal y fisting insertivo o receptivo.

  • También se encontró correlación entre el uso de drogas recreativas durante el coito o la administración anal de drogas (principalmente cocaína) con la coinfección VIH/VHC.

  • Los resultados pueden no ser generalizables a otras regiones con altos índices de uso de drogas intravenosas.

Enfoque clínico

Identificar los comportamientos y exposiciones asociadas con la transmisión del virus de la hepatitis C en personas que viven con virus de inmunodeficiencia humana es esencial para promover las pruebas y tratamiento tempranos en las poblaciones que se encuentran en riesgo de infección. Asimismo, se deben de implementar esfuerzos preventivos dirigidos a comportamientos de riesgo entre hombres y mujeres transgénero, y corroborar una vinculación efectiva con la atención médica.

Siga a Maria Nayeli Ortega Villegas de Medscape en español en LinkedIn.

Para más contenido suscríbase a nuestros boletines y siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....