SÍNTESIS CLÍNICA

COVID-19 persistente: autoinmunidad, bajos títulos de anticuerpos anti-SARS-CoV-2 e inflamación crónica de bajo grado

Carol Perelman

7 de octubre de 2022

Encuentre las últimas noticias y orientación acerca de la COVID-19 en el Centro de información sobre el coronavirus (SARS-CoV-2).

Estudio prospectivo longitudinal con 72 pacientes que fueron hospitalizados por COVID-19 encontró que 19,4% seguía con síntomas persistentes compatibles con COVID-19 persistente a seis y 12 meses. Los investigadores analizaron y describieron el fenotipo inmunológico e inflamatorio, reportando lo siguiente:[1]

  • Los principales síntomas de los pacientes con COVID-19 persistente fueron fatiga (15,3%), mialgia (13,9%), dificultad para concentrarse/pérdida de la memoria (13,9%) e insomnio (12,5%).

  • La mayoría de pacientes con COVID-19 persistente la integraban mujeres (p = 0,04), fumadores (p = 0,02), personas con mayor índice de gravedad al momento de la admisión hospitalaria según la escala de gravedad de la Organización Mundial de la Salud (OMS) (p = 0,02) y con mayor frecuencia de ingreso a terapia intensiva (p = 0,07).

Fenotipo inmunológico

  • A partir de 2 meses del alta hospitalaria los títulos de anticuerpos de inmunoglobulina G contra la espícula del SARS-CoV-2 eran significativamente menores en pacientes con COVID-19 persistente (hazard ratio ajustado [HRa]: 0,14; IC 95%: 0,03 a 0,65).

  • A los 12 meses de la hospitalización la frecuencia de anticuerpos neutralizantes era significativamente menor en pacientes con COVID-19 persistente (HRa: 0,98; IC 95%: 0,97 a 0,99).

  • A 12 meses más de la mitad (57,1%) de los pacientes con COVID-19 persistente presentó títulos positivos (≥ 160) de anticuerpos antinucleares. Del grupo sin COVID-19, 29,3% tenía anticuerpos antinucleares positivos. Al ajustarse, la diferencia entre grupos se redujo, pero se mantuvo con un hazard ratio ajustado de 3,37.

  • Excluyendo a pacientes con enfermedades autoinmunes previas los hallazgos fueron similares, encontrando anticuerpos antinucleares positivos en 53,8% de pacientes con COVID-19 persistente y 28,1% sin la enfermedad (HRa: 3,31).

  • El patrón más común de anticuerpos antinucleares fue el patrón nucleolar en 42,9% de los pacientes.

Fenotipo inflamatorio

  • Los valores de dímero D y proteína C reactiva fueron mayores en aquellos con COVID-19, regularizándose hacia los 12 meses.

Sin variación

  • Los biomarcadores que no presentaron diferencia entre los pacientes con y sin COVID-19 persistente fueron: inmunidad celular T (determinada a través de interferón gamma), ferritina, interleucina-6 y relación neutrófilo/linfocito.

¿Por qué es importante este estudio?

Con millones de personas en el mundo reportando secuelas pos-COVID-19 es relevante describir el fenotipo inmunológico e inflamatorio a lo largo del tiempo. Después de un año de seguimiento los investigadores determinaron los biomarcadores alterados en los pacientes que habían estado hospitalizados durante la enfermedad aguda.

Metodología

Los autores dieron seguimiento de 1, 2, 6 y 12 meses a aquellos pacientes con COVID-19 ingresados en el Hospital General Universitario de Elche, España, entre marzo y junio de 2020. Midieron en cada visita de seguimiento biomarcadores de inflamación e inmunidad: dímero D, proteína C reactiva, ferritina, interleucina-6, fibrinógeno, cuenta de linfocitos, títulos de anticuerpos neutralizantes, títulos de anticuerpos de inmunoglobulina G contra la espícula del SARS-CoV-2 e interferón gamma para evaluar la respuesta celular. La detección de anticuerpos antinucleares se hizo a los 12 meses de la infección. Asimismo, los pacientes llenaron en cada visita un cuestionario para reportar el grado de gravedad de sus síntomas. Al momento del estudio ninguno de los pacientes estaba vacunado.

Siguientes pasos

Una de las limitaciones principales del estudio es el tamaño tan pequeño de la muestra, por lo que los autores sugieren confirmar los hallazgos en cohortes mayores, así como evaluar estos resultados en personas vacunadas con COVID-19 persistente. Asimismo, es necesario estudiar los biomarcadores de inflamación y de inmunidad en pacientes que cursaron la enfermedad aguda asintomática, leve o moderada sin requerimiento de hospitalización.

Enfoque clínico

En los pacientes con COVID-19 persistente los autores encontraron un sistema inmunológico humoral desregulado a un año de su hospitalización, con una frecuencia menor de anticuerpos neutralizantes, de anticuerpos antiespícula de SARS-CoV-2 y más de la mitad de ellos (57,1%) con títulos positivos de anticuerpos antinucleares, sugiriendo posible autoinmunidad transitoria.

A pesar de que el presente estudio no encontró anormalidades en la respuesta celular-T medida con interferón gamma, otros estudios han reportado la activación de células T CD8+ en pacientes con COVID-19 persistente.[2]

Los pacientes con COVID-19 persistente presentaron marcadores elevados de dímero D y de la proteína C reactiva a un año de su hospitalización, sugiriendo una inflamación crónica de bajo grado que parece resolverse con el tiempo.

Siga a Carol Perelman de Medscape en español en Twitter @carol_perelman.

Para más contenido suscríbase a nuestros boletines y siga a Medscape en FacebookTwitterInstagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....