El ácido fólico en dosis altas durante el embarazo se vincula al riesgo de cáncer en los niños

Megan Brooks

Conflictos de interés

10 de octubre de 2022

La exposición prenatal a altas dosis de ácido fólico se asoció con un aumento de más del doble del riesgo de cáncer en hijos de madres con epilepsia, según sugieren nuevos datos de un registro escandinavo de más de 3 millones de embarazos.[1]

El aumento en el riesgo de cáncer no cambió después de considerar otros factores que podrían explicar el riesgo, como el uso de fármacos anticonvulsivos.

No se encontró un mayor riesgo de cáncer en los niños de madres sin epilepsia que usaron dosis altas de ácido fólico.

Los resultados de este estudio "deben tenerse en cuenta cuando se analizan los riesgos y beneficios de los suplementos de ácido fólico para mujeres con epilepsia y antes de tomar decisiones sobre las recomendaciones de dosis óptimas", escribieron los autores.

"Aunque creemos que la asociación entre el surtido de recetas de ácido fólico en dosis altas y el cáncer en niños nacidos de madres con epilepsia es sólida, es importante subrayar que estos son los hallazgos de un solo estudio", dijo a Medscape Noticias Médicas el primer autor, Dr. Håkon Magne Vegrim, de la University of Bergen, en Bergen, Noruega.

El estudio fue publicado en versión electrónica el 26 de septiembre en JAMA Neurology.

Riesgos y beneficios

Se aconseja a las mujeres con epilepsia que tomen altas dosis de ácido fólico antes y durante el embarazo debido al riesgo de malformaciones congénitas asociadas con los anticonvulsivos. Se desconoce si esas dosis se asocian con aumentos en el riesgo de cáncer infantil.

Los investigadores analizaron datos de registro de Dinamarca, Noruega y Suecia de 3,3 millones de niños seguidos hasta una edad media de 7,3 años.

Entre los 27.784 niños nacidos de madres con epilepsia, 5.934 (21,4%) estuvieron expuestos a dosis altas de ácido fólico (dosis media: 4,3 mg), con 18 casos de cáncer en niños expuestos, en comparación con 29 casos de cáncer no expuestos, lo que arroja un hazard ratio ajustado (HRa) de 2,7 (intervalo de confianza de 95% [IC 95%]: 1,2 a 6,3).

El riesgo absoluto con la exposición fue de 1,5% (IC 95%: 0,5% a 3,5%) en hijos de madres con epilepsia, en comparación con 0,6% (IC 95%: 0,3% a 1,1%) en hijos de madres con epilepsia que no estuvieron expuestas al ácido fólico en dosis altas.

La exposición prenatal a altas dosis de ácido fólico no se asoció con un mayor riesgo de cáncer en niños de madres sin epilepsia.

En niños de madres sin epilepsia, 46.646 (1,4%) estuvieron expuestos a dosis altas de ácido fólico (dosis media: 2,9 mg), con 69 casos de cáncer en niños expuestos y 4.927 en niños sin exposición, con un hazard ratio ajustado de 1,1 (IC 95%: 0,9% a 1,4) y riesgo absoluto para 0,4% (IC 95%: 0,3% a 0,5%).

No se encontró asociación entre ningún anticonvulsivo específico y el cáncer infantil.

"Eliminar del análisis a las madres con recetas de carbamazepina y valproato no se asoció con la estimación puntual. Por lo tanto, estos dos anticonvulsivos no fueron modificadores de efectos importantes para la asociación con el cáncer", señalaron los investigadores en su estudio.

También informaron que los tipos de cáncer infantil más frecuentes en los niños de madres con epilepsia que tomaron altas dosis de ácido fólico no diferían de la distribución en la población general.

"Necesitamos obtener más evidencia sobre los mecanismos potenciales detrás del ácido fólico en dosis altas y el cáncer infantil, y es importante identificar la dosis óptima para equilibrar los riesgos y los beneficios, y si la suplementación con ácido fólico debe ser más individualizada, en función de factores como el nivel sérico de folato y el tipo de fármaco anticonvulsivo en uso", explicó el Dr. Vegrim.

¿Cambia la práctica?

Al opinar sobre el estudio para Medscape Noticias Médicas, la Dra. Elizabeth E. Gerard, directora del Programa de Mujeres con Epilepsia y profesora asociada de neurología en la Northwestern University, en Chicago, Estados Unidos, indicó: "Existen beneficios conocidos de la suplementación con ácido fólico durante el embarazo, incluyendo un menor riesgo de defectos del tubo neural en la población general y mejores desenlaces en el desarrollo neurológico en niños nacidos de madres con y sin epilepsia".

"Sin embargo, a pesar de algunas guías de expertos que recomiendan suplementos de ácido fólico en dosis altas, existe una falta de certeza en torno a la dosis 'justa' para las pacientes con epilepsia que pueden quedar embarazadas", apuntó la Dra. Gerard, que no participó en el estudio.

La Dra. Gerard, miembro de la American Epilepsy Society, agregó que otros estudios epidemiológicos sobre la suplementación con ácido fólico y el cáncer han tenido "resultados contradictorios, por lo que se necesitarán más investigaciones sobre esta asociación. Además, las diferencias en el metabolismo del folato materno/fetal y los niveles en sangre pueden ser un factor importante por estudiar en el futuro".

"Dicho esto, el estudio definitivamente debería invitarnos a hacer una pausa y reevaluar la práctica común de suplementación de ácido fólico en dosis altas para pacientes con epilepsia que están considerando el embarazo", concluyó la Dra. Gerard.

El estudio fue apoyado por NordForsk Nordic Program on Health and Welfare. Los doctore Vegrim y Gerard han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Para más contenido suscríbase a nuestros boletines y siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....