Datos "sorprendentes" sobre gel betabloqueante económico para las úlceras de pie diabético

Becky McCall

Conflictos de interés

29 de septiembre de 2022

ESTOCOLMO, SWE. El gel de clorhidrato de esmolol parece ser una nueva opción de tratamiento tópico, inocuo y eficaz para las úlceras de pie diabético, según los resultados de un nuevo ensayo sobre este fármaco, que está ampliamente disponible como genérico y es económico.[1]

Cabe destacar que la proporción de participantes que lograron la cicatrización de la úlcera tratada a las 12 semanas con esmolol (más el tratamiento estándar) fue de alrededor de 60%, en comparación con un poco más de 40% en los pacientes que recibieron solo el tratamiento estándar.

El Dr. Ashu Rastogi, profesor de endocrinología del Post Graduate Institute of Medical Education & Research (PGIMER) de Chandigarh, en India, presentó los resultados en el Congreso Anual de la European Association for the Study of Diabetes (EASD) de 2022.

"El gel de esmolol a 14% se puede administrar por vía tópica y es una novedosa opción de tratamiento para las úlceras de pie diabético", compartió el Dr. Rastogi.

Esmolol, un bloqueador betaadrenérgico de acción corta, está actualmente aprobado por la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos solo para indicaciones cardiacas, como en el uso a corto plazo para controlar la taquicardia supraventricular. Los betabloqueantes también se utilizan para tratar la hipertensión.

Sin embargo, el fármaco también ha sido reutilizado y formulado como gel tópico para el tratamiento de las úlceras de pie diabético de difícil cicatrización (principalmente neuropáticas de grado 1).

El Dr. Ketan Dhatariya, Ph. D., asistente al congreso quien no participó en el estudio, consultor del National Health Service (NHS) de Reino Unido en diabetes, endocrinología y medicina general, y profesor senior honorario de los Hospitales Universitarios de Norfolk y Norwich, en Reino Unido, se mostró entusiasmado con los resultados.

"Este es un estudio increíble. Soy parte de un grupo de trabajo que estudia la actualización de una guía para el Grupo Internacional de Trabajo sobre el Pie Diabético y que revisa todos los estudios sobre la cicatrización de las heridas, concretamente las intervenciones farmacológicas; esto va mucho más allá de lo que se ha demostrado hasta la fecha en cuanto a intervención médica. Hay que felicitar a los autores, es realmente asombroso", dijo a Medscape Noticias Médicas.

"En este momento, hay muy pocas intervenciones farmacológicas que hayan demostrado su beneficio. Una vez que este estudio sea revisado por pares y se publique adecuadamente, puede ser revolucionario porque es un fármaco genérico, mundial, económico y de libre acceso”.

Estudio en 27 lugares de la India

Datos anteriores de fases 1/2 han demostrado que 60% de las úlceras cicatrizaron completamente con esmolol (gel a 14%) en comparación con 39% con el tratamiento estándar. Alentados por estos resultados, se realizó un estudio de fase 3 aleatorizado, doble enmascarado y controlado con placebo en 27 centros de la India.

Los pacientes tenían un promedio de edad de 56 años, un índice de masa corporal de 25 a 26 kg/m2 y una media de hemoglobina glucosilada de 8,4% a 8,7%. Alrededor de 70% de los participantes eran hombres. La superficie media de la úlcera era de alrededor de 460 a 500 mm2, dos tercios de las úlceras eran plantares, y la duración media de la úlcera era de 40 a 50 semanas.

Tras la evaluación y las interrupciones (39 participantes), se inició una fase de tratamiento de 12 semanas en la que los pacientes fueron aleatorizados a uno de los tres grupos siguientes: esmolol (gel a 14%) junto con el tratamiento estándar administrado dos veces al día (57 participantes); solo el tratamiento estándar (63 participantes); o gel como vehículo (placebo) junto con el tratamiento estándar administrado dos veces al día (17 participantes).

Los cuidados estándar consistieron en limpieza de la herida, desbridamiento, mantenimiento del entorno húmedo de la herida, vendajes frescos dos veces al día y calzado de descarga según fuera necesario; estos cuidados se proporcionaron a todos los participantes independientemente del grupo de estudio.

El periodo de tratamiento de 12 semanas fue seguido por un periodo de observación de 12 semanas hasta el final del estudio de 24 semanas.

El criterio principal de valoración de la eficacia fue la proporción de participantes que lograron la cicatrización de la úlcera tratada (100% de reepitelización sin necesidad de drenaje o apósitos) en la fase de tratamiento de 12 semanas.

Los criterios secundarios de valoración fueron el tiempo transcurrido hasta la cicatrización de la úlcera tratada durante la fase de tratamiento de 12 semanas y la proporción de participantes que lograban la cicatrización de la úlcera a las 24 semanas (final del estudio). Los investigadores trabajaron bajo enmascaramiento durante todo el estudio.

Se realizaron subanálisis basados en la ubicación y el tamaño de la úlcera, la edad, así como en la tasa de filtración glomerular estimada < 90 ml/min y el índice tobillo-brazo < 0,90 pero > 0,7.

Cicatrización ulceral completa en más de 50% de pacientes con esmolol

La proporción de participantes con cicatrización completa de la úlcera a las 12 semanas fue de 60,3% en el grupo tratado con esmolol más la atención estándar, en comparación con 41,7% tras la atención estándar únicamente, una diferencia de 18,6% (odds ratio [OR]: 2,13; p = 0,0276).

"Los datos del final del estudio a las 24 semanas muestran lo que ocurrió en las 12 semanas posteriores al final del tratamiento", indicó el Dr. Rastogi, refiriéndose a los resultados que mostraban que a las 24 semanas la proporción de participantes con cierre completo de la úlcera era de 77,2% frente a 55,6%, respectivamente, con una diferencia de 21,6% (OR: 2,71; p = 0,013).

El tiempo transcurrido hasta el cierre de la úlcera (un criterio secundario de valoración) fue similar entre los grupos asignados a esmolol más atención estándar o atención estándar (74,3 frente a 72,5 días).

Un subanálisis sobre la relevancia de la ubicación de la úlcera para su cicatrización completa mostró una mayor proporción de pacientes que experimentaron la cicatrización completa con esmolol más el tratamiento estándar frente al tratamiento estándar. Por ejemplo, en el caso de las úlceras plantares, esmolol condujo a la cicatrización completa en 58,7% frente a 43,1%, mientras que en las úlceras no plantares, la cicatrización completa ocurrió en 63,6% frente a 38,1%.

En las heridas de menos de 5 cm2, la proporción de las cicatrizaciones completas fue de 66,0% frente a 50,0% para esmolol, en comparación con el tratamiento estándar solo, mientras que en las heridas de más de 5 cm2, estas proporciones fueron de 47,6% frente a 26,9%.

Los subanálisis también mostraron que esmolol fue sustancialmente mejor en los pacientes con índice de masa corporal > 25 kg/m2, duración de la úlcera superior a 12 semanas y hemoglobina glucosilada > 8%.

Además, un subanálisis estratificado por situaciones de la "vida real" favoreció a esmolol, al mostrar una diferencia de 50,9% en la proporción de pacientes con cicatrización de la úlcera del pie diabético en aquellos con antecedentes de hipertensión y una diferencia de 31,8% a favor de esmolol en aquellos con un electrocardiograma anormal.

En general, las proporciones de pacientes que tuvieron un efecto adverso fueron de 13,2%, 18,4% y 37,5% en los grupos asignados a esmolol más atención estándar, atención estándar sola y vehículo más atención estándar, respectivamente, y la gran mayoría no estaban relacionados con el fármaco del estudio. No se produjeron efectos adversos graves en el grupo asignado a esmolol más atención estándar.

¿Un efecto de clase de los betabloqueantes?

El mecanismo de acción propuesto para esmolol está relacionado con una secuencia de reducción de la inflamación, a través de la vasodilatación, la migración de fibroblastos y la reducción de citocinas; la proliferación mediante el beta-bloqueo, mejora la migración de los queratinocitos y la epitelización; y la remodelación, aumenta el recambio de colágeno.

A la pregunta de un asistente al congreso de si las observaciones eran un efecto de clase y un efecto sistémico de los betabloqueantes, el Dr. Rastogi respondió que no podía asegurar que fueran un efecto de clase, pero que utilizaron deliberadamente un antagonista del receptor beta-adrenérgico 1.

"Es posible que no se trate de un efecto sistémico, porque tenemos algunos pacientes que utilizan betabloqueantes de forma sistémica y siguen teniendo úlceras de pie diabético", añadió.

Los doctores Rastogi y Dhatariya han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Para más contenido suscríbase a nuestros boletines y siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....