Cortisol en cabello como biomarcador de estrés crónico: correlación con estrés percibido en mujeres de México e Islandia

María Nayeli Ortega Villegas

26 de septiembre de 2022

La concentración de cortisol en el cabello es un biomarcador viable en estudios de estrés psicológico crónico, de acuerdo a un estudio multicéntrico publicado en PLOS Global Public Health.[1]

El estrés se define como las reacciones cognitivas, emocionales y psicológicas que resultan de un desequilibrio entre demanda y recursos de acuerdo a la percepción de un individuo. El cortisol es una hormona secretada por la corteza adrenal por influencia de varios factores, dentro de los cuales sobresale la respuesta al estrés; sus niveles pueden ser medidos en sangre, orina y saliva. Sin embargo, estas mediciones reflejan los niveles únicamente del momento en el que se toma la muestra, por lo que en esta forma resultan en un biomarcador de estrés agudo.

El crecimiento promedio del cabello es de un centímetro al mes, lo que permite la medición de compuestos a los que ha sido expuesto a lo largo del tiempo. Por décadas el análisis del cabello ha sido utilizado para monitorear la exposición a compuestos exógenos, con énfasis en la detección de abuso de fármacos y recientemente hay gran interés en cuantificar compuestos endógenos como el cortisol.[2]

Se cree que la incorporación de cortisol en el cabello se da por medio de su difusión desde los folículos capilares a la médula del tallo piloso durante el crecimiento a través de un mecanismo basado en la estructura esteroidea y la naturaleza lipofílica del cortisol. Esta hormona se deposita en el cabello en crecimiento de manera proporcional a la cantidad de cortisol circulante en cualquier punto dado en el tiempo.[3]

El objetivo de este trabajo fue evaluar la asociación entre el estrés percibido y la concentración de cortisol en el cabello en dos poblaciones de mujeres cultural y geográficamente diferentes de México e Islandia, para validar la concentración de cortisol en cabello como potencial biomarcador de estrés psicológico crónico.

Se trabajó con dos poblaciones distintas: en México con la cohorte de maestras mexicanas, que incluye datos de 115.314 mujeres de 25 años o más de doce estados de la república geográfica y económicamente diversos. Dentro de este grupo, entre mayo de 2016 y junio del 2017 se invitó a mujeres de la Ciudad de México y Monterrey seleccionadas al azar a participar en un estudio de estrés y enfermedades cardiovasculares.

Para la cohorte islandesa se trabajó con los datos de un estudio nacional de análisis de estrés y genes (SAGA) que se lanzó en 2018, donde participaron mujeres de entre 18 y 69 años residentes de Islandia atendidas en la Clínica de detección de Cáncer, en Reykjavik, Islandia, que acudieron a consulta de rutina entre febrero y abril de 2014.

Dr. Andrés Catzin Kuhlmann

El Dr. Andrés Catzin Kuhlmann, adscrito a la dirección médica del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán y uno de los autores de este trabajo, indicó que uno de los mayores retos enfrentados ha sido la generación de los datos de cada cohorte, que requieren no solo de una gran cantidad de participantes, sino de seguimiento del grupo de investigación a lo largo de varios años. "El principal desafío es el mantenimiento de lo que implica en infraestructura, recursos humanos, etcétera, para poder estudiar las cohortes. Los estudios de cohorte poblacional implican un reto mucho mayor, porque la población de estudio no está naturalmente concentrada".

En el estudio se incluyeron todas las mujeres de 70 años o menos que proporcionaron una muestra de cabello en su visita clínica; México con 1.111 mujeres e Islandia con 492. Se excluyeron mujeres embarazadas, las que no completaron la escala de estrés percibido (10 ítems) o lo hicieron de manera incorrecta y aquellas con valores indetectables de cortisol, quedando en la muestra final un total de 1.279 mujeres: 881 de México y 398 de Islandia.

Todas las muestras se tomaron del vértice posterior con al menos tres centímetros de crecimiento y fueron almacenadas en papel aluminio. Los valores de cortisol y cortisona se midieron por medio de cromatografía líquida acoplada a espectrometría de masas en tándem en la Universidad de Tecnología de Dresden, Alemania. Los valores de cortisol en el cabello fueron transformados logarítmicamente para normalizar su distribución.

El estrés se evaluó por medio la escala de estrés percibido (diez ítems), la cual se enfoca en el grado en el que los encuestados encuentran sus vidas impredecibles, incontrolables y sobrecargadas. Las participantes mexicanas contestaron de manera física durante su visita clínica, mientras que las islandesas lo hicieron en línea. Se analizaron también variables demográficas de ambas cohortes.

Las mujeres mexicanas fueron en promedio más jóvenes y con tendencia a la obesidad que las islandesas, pero con menos tendencia a fumar y consumir alcohol.

El promedio global del puntaje del estrés percibido fue de 12,2 y de cortisol en cabello de 8,1 pg/mg. Las mexicanas tuvieron en promedio puntajes del estrés percibido ligeramente mayores (12,4 frente a 11,7), al igual que niveles de cortisol en datos transformados (1,8 frente a 1,6).

Se observó una asociación lineal entre el estrés percibido y la concentración de cortisol en cabello al trabajar con los datos en conjunto, mientras que al analizarse por países, los datos de México mostraron una meseta en los cuartiles más altos que no se observó en los de Islandia, donde la relación muestra un aumento lineal más claro.

El Dr. Catzin puntualizó: "En realidad los resultados fueron los esperados, sin embargo, el hallazgo principal fue interesante porque es algo que no se había logrado comprobar con solidez, aunque teóricamente hace sentido. Encontramos una correlación significativa entre el estrés percibido en el último mes y la concentración de cortisol en el cabello en un fragmento de tres centímetros que reflejaría los niveles promedio de cortisol en los últimos tres meses".

En ambas variables medidas las diferencias absolutas fueron mínimas al compararse entre poblaciones expuestas a diferentes fuentes de estrés, no solo culturales, sino también por la naturaleza de las cohortes: la mexicana fue ocupacional y la islandesa de pacientes con cáncer, lo que refuerza la asociación encontrada.

Sobre los próximos pasos a seguir, el Dr. Catzin comentó: "Tenemos toda una línea de investigación en nuestra cohorte sobre la relación entre estresores específicos y por ejemplo, riesgo cardiovascular, medido de otras formas y nos interesa estudiar los niveles de cortisol en el cabello como marcador de estrés biológico crónico en relación con exposiciones de todo tipo, demográficas, de salud, reproductivas, médicas, etcétera".

Dra. Daniela Guzmán Sánchez

La Dra. Daniela Guzmán Sánchez, dermatóloga especialista en cabello y miembro de la Sociedad Mexicana de Tricología, que no formó parte de este estudio, manifestó: "En mi opinión, este es un trabajo muy bien diseñado, con una gran cantidad de pacientes, lo que robustece la correlación encontrada y el potencial de la medición de cortisol en el cabello como biomarcador de estrés; sin embargo, resalta que esta medición tiene un alto costo, por lo que hace falta trabajar en hacerla accesible. Gracias a estos resultados se puede considerar como opción el uso del cuestionario de estrés percibido en la práctica cínica. La escala que utilizaron ya está validada en México e incluso a nivel internacional, lo que podría disminuir los costos, porque la medición de cortisol en el cabello y también en sangre es costosa", concluyó la especialista.

El Dr. Catzin y la Dra. Guzmán han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Actualización: una versión previa identificaba incorrectamente el valor de puntajes del estrés de las islandesas.

Para más contenido suscríbase a nuestros boletines y siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....