SÍNTESIS CLÍNICA

El volumen del estriado: un posible biomarcador de los trastornos de la conducta alimentaria

Yarim De la Luz Cuellar

14 de septiembre de 2022

Un estudio realizado en 24 pacientes españolas con distintos trastornos de la conducta alimentaria mostró lo siguiente:[1]

  • El volumen del putamen izquierdo, que conforma al estriado, es significativamente mayor en las pacientes con anorexia comparado con el tamaño observado en otros trastornos y controles sanos.

  • En contraste, el volumen del putamen derecho es menor en las pacientes con trastornos de la conducta alimentaria comórbido con trastorno límite de la personalidad, en comparación con los controles.

No obstante, los autores refieren estos datos como "exploratorios" y sugieren llevar a cabo estudios con mayor número de pacientes para replicar los resultados.

¿Cuál es la relevancia de este estudio?

  • Si bien los mecanismos que subyacen a los distintos trastornos de la conducta alimentaria no han sido del todo esclarecidos, estos trastornos se asocian con alteraciones en los circuitos neuronales de la corteza cerebral y el estriado, áreas esenciales para el control cognitivo que podrían estar involucradas directamente en el control de la conducta alimentaria.

  • El abordaje de este estudio es interesante porque evalúa los cambios morfológicos en el estriado de pacientes con trastornos de la conducta alimentaria y por primera vez establece una diferencia anatómica entre trastornos.

Metodología

  • El volumen del estriado (caudado y putamen) se analizó mediante imágenes de resonancia magnética. Además se aplicaron cuestionarios para conocer el historial de trauma o abuso en las participantes.

Resultados

  • En total se incluyeron ocho pacientes con anorexia nerviosa, nueve con bulimia nerviosa, siete con trastornos de la conducta alimentaria comórbido con trastorno límite de la personalidad y un grupo de 19 mujeres sanas con edad promedio entre 23 y 30 años y características demográficas similares.

  • El volumen del putamen izquierdo fue significativamente mayor (p < 0,05) en las pacientes con anorexia nerviosa, en comparación con las de bulimia nerviosa (p < 0,001), trastorno límite de la personalidad (p = 0,001) y los controles (p = 0,008). El volumen del putamen derecho también fue mayor en pacientes con anorexia nerviosa, en comparación con las pacientes de trastorno límite de la personalidad (p = 0,039) y los controles (p = 0,045).

  • De esta forma los autores infieren que el volumen del putamen podría distinguirse en las pacientes de la siguiente forma: anorexia nerviosa > controles > bulimia nerviosa > trastorno límite de la personalidad. No hubo diferencias significativas entre los grupos al comparar el volumen del caudado.

  • Respecto al historial de trauma, las pacientes con trastorno límite de la personalidad mostraron mayores puntajes en los cuestionarios de trauma general, en comparación con los grupos de anorexia nerviosa (p = 0,004), bulimia nerviosa (p = 0,034) y controles (p = 0,0001). El grupo con bulimia nerviosa también reportó un mayor puntaje en comparación con los controles (p = 0,013),

  • Por su parte, las pacientes con anorexia nerviosa puntuaron más alto en los cuestionarios que especifican haber sufrido trauma infantil en comparación con los controles (p = 0,0001) y las pacientes con bulimia nerviosa (p = 0,002). No obstante, no se mostró una correlación entre el volumen del putamen con los reportes de trauma.

Enfoque clínico

  • El tamaño del putamen podría utilizarse como biomarcador para ayudar en el diagnóstico de los trastornos de la conducta alimentaria, pero esto debe replicarse en estudios a una escala mayor.

Para más contenido suscríbase a nuestros boletines y siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....