La actividad física moderada se relaciona con menos riesgo de insuficiencia cardiaca

Marilynn Larkin

Conflictos de interés

9 de septiembre de 2022

Realizar semanalmente de 150 a 300 minutos de actividad física moderada o de 75 a 150 minutos de actividad vigorosa, conlleva menos riesgo de insuficiencia cardiaca, independientemente de los factores clínicos, sociodemográficos y relacionados con el estilo de vida, según señala un estudio del Biobanco del Reino Unido.[1]

Los adultos que realizaban de 150 a 300 minutos de actividad física moderada a la semana, medida mediante acelerómetros de muñeca, tenían un riesgo de insuficiencia cardiaca 63% menor, y los que realizaban de 75 a 150 minutos de actividad física vigorosa tenían un riesgo 66% menor.

Los resultados, publicados en versión electrónica el 29 de agosto en Circulation, coincidieron con estudios anteriores y reflejaron las últimas recomendaciones de actividad física de Estados Unidos y la Organización Mundial de la Salud (OMS) para adultos de todas las edades.[1,2]

Más es mejor, hasta cierto punto

"Nuestro estudio es el mayor realizado hasta la fecha con acelerómetros de muñeca para medir la actividad física", dijo a Medscape Noticias Médicas el Dr. Carlos Celis-Morales, del BHF Glasgow Cardiovascular Research Centre, University of Glasgow, en Escocia, Reino Unido. "Los datos actuales se basan principalmente en cuestionarios autodeclarados, que son propensos al sesgo de recuerdo y, por tanto, podrían ocultar la verdadera relación entre la actividad física y el riesgo de insuficiencia cardiaca".

El equipo analizó los datos de 94.739 participantes del Biobanco del Reino Unido (con un promedio de edad de unos 55 años y 40% de hombres) a los que no se les había diagnosticado insuficiencia cardiaca ni habían sufrido un infarto de miocardio.

La actividad física se midió 24 horas al día, 7 días a la semana, con un acelerómetro triaxial de muñeca Axivity AX3. Los minutos semanales de actividad física de intensidad ligera, moderada y vigorosa se definieron como el tiempo dedicado a la actividad de 30 a 125 mg, >125 a 400 mg y >400 mg de intensidad, respectivamente.

Durante una mediana de 6,1 años de seguimiento, tras la medición de la actividad física de una semana, la incidencia global de la insuficiencia cardiaca fue de 98,5 por cada 10.000 años-persona.

Tras el ajuste por edad, sexo, origen étnico, nivel educativo, tabaquismo, índice de privación, índice de masa corporal (IMC), perímetro de cintura-cadera e ingesta de frutas/verduras, carnes rojas, carnes procesadas, pescado graso y alcohol, los que realizaban entre 150 y 300 minutos/semana de actividad física de intensidad moderada (hazard ratio [HR]: 0,37) y de 75 a 150 minutos/semana de actividad física de intensidad vigorosa (HR: 0,34) tenían un menor riesgo de padecer insuficiencia cardiaca que los que no realizaban actividad física moderada o vigorosa.

Los participantes que realizaban más actividad física eran, en general, más jóvenes; tenían más probabilidades de ser mujeres, de raza blanca y de tener estudios universitarios; eran menos propensos a fumar; y comían más fruta y verdura y menos carne roja y procesada. También tenían un índice de masa corporal más bajo y menos propensión a padecer hipertensión arterial, diabetes de tipo 2 o a estar bajo tratamiento con estatinas.

El riesgo de insuficiencia cardiaca más bajo se alcanzó con 600 minutos de actividad física moderada por semana y se estabilizó a partir de entonces.

Además, la asociación entre la actividad física de intensidad vigorosa y la insuficiencia cardiaca tenía forma de J inversa, con una reducción del riesgo potencialmente menor más allá de los 150 minutos/semana.

Los autores concluyeron: "Las recomendaciones actuales de actividad física de intensidad vigorosa deben fomentarse pero no aumentarse. Por el contrario, aumentar la actividad física de intensidad moderada puede ser beneficioso incluso para quienes cumplen las recomendaciones actuales".

El Dr. Celis-Morales añadió: "Aunque las recomendaciones son muy claras, los bajos niveles de actividad física en la población están relacionados más con la forma en que los individuos pueden incorporar la actividad física en sus ocupadas rutinas que con la comprensión de la cantidad de actividad física necesaria. Sería muy importante aplicar técnicas de cambio de conducta para promover y mantener los niveles de actividad física de forma sistemática".

¿Médicos a bordo ?

"Tenemos que mejorar la capacitación y los conocimientos de los médicos en torno a la prescripción de actividad física", señaló el Dr. Celis-Morales. "Por lo que sabemos, la prescripción de ejercicio no ha sido un componente clave en su formación médica. Los incentivos podrían ser una forma de hacer frente a la renuencia de los médicos, aunque tengan que depender del contexto".

El Dr. Charles German, profesor adjunto de medicina en la sección de cardiología de la University of Chicago en Illinois, Estados Unidos, quien no participó en el estudio, en un comentario para Medscape Noticias Médicas también subrayó la necesidad de que los médicos conozcan estas cuestiones y actúen.

"Los médicos se beneficiarían enormemente de un mayor conocimiento sobre las ventajas de la actividad física, lo que se traduciría en un mejor asesoramiento y atención al paciente", aseguró el Dr. German, quien forma parte del Comité del Consejo de Estilo de Vida y Salud Cardiometabólica de la American Heart Association. "Es absolutamente necesario que se encarguen de orientar y promover la actividad física entre sus pacientes por cualquier medio necesario".

"Si bien se sabe que la actividad física moderada o vigorosa se asocia a reducciones de las enfermedades cardiovasculares, lo mismo conlleva la actividad física de intensidad ligera", añadió. "Los médicos no deben descartar el hecho de que incluso la actividad física de intensidad ligera puede traducirse en reducciones del riesgo de insuficiencia cardiaca y otras enfermedades".

El estudio fue apoyado en parte por el University of Glasgow Reinvigorating Research Fund. Los autores han declarado no tener ningún conflicto económico pertinente.

Para más contenido suscríbase a nuestros boletines y siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....