Ni ácido acetilsalicílico ni omega-3 reducen la insuficiencia cardiaca en pacientes con diabetes

Liam Davenport

Conflictos de interés

6 de septiembre de 2022

BARCELONA, ESP. Al contrario de lo que se había descubierto hasta ahora, el uso diario de ácido acetilsalicílico no reduce el riesgo de hospitalización por insuficiencia cardiaca ni de muerte, según revela un nuevo análisis en profundidad del estudio británico ASCEND (A Study of Cardiovascular Events iN Diabetes), que además confirma la falta de beneficios de la suplementación con ácidos grasos omega-3.[1,2]

El estudio ASCEND, en el que participaron casi 15.500 pacientes con diabetes, indicó que el uso de ácido acetilsalicílico reducía 16% el riesgo de insuficiencia cardiaca mortal y no mortal, mientras que la administración de suplementos de omega-3 no tenía un efecto significativo.

Tras los resultados equívocos de otros ensayos, la Dra. Michele Goonasekera, del Departamento Nuffield de Salud de la Población de la University of Oxford, en Oxford, Reino Unido, y sus colaboradores volvieron a los registros de los pacientes e identificaron casi 340 casos adicionales de hospitalizaciones por insuficiencia cardiaca que no se habían notificado en el estudio original.

No está claro si los suplementos de omega-3 confieren "verdaderos beneficios"

El análisis reveló que, de hecho, tomar a diario ácido acetilsalicílico no tenía ningún efecto en la tasa combinada de hospitalización por insuficiencia cardiaca o muerte, con lo que desaparecía por completo la señal anterior.

Dra. Michelle Goonasekera

Aunque la asociación entre los suplementos de omega-3 y los desenlaces de insuficiencia cardiaca fue, como en el ensayo original, no significativa, disminuyeron las hospitalizaciones y la Dra. Goonasekera señaló que los "intervalos de confianza no excluyen un beneficio moderado".

La investigación se presentó el 26 de agosto en el Congreso de la European Society of Cardiology (ESC) de 2022.

El copresidente de la sesión, Dr. Martin Halle, del Departamento de Prevención, Rehabilitación y Medicina del Deporte de la Technical University of Munich, en Múnich, Alemania, preguntó si los datos indican que los ácidos grasos omega-3 hacen realmente "algo beneficioso".

La Dra. Goonasekera respondió que, "cuando se ajustan las comparaciones múltiples", no está "claro" si se trata de "verdaderos beneficios".

"Creo que lo que de verdad necesitamos ahora es un metanálisis de los datos... pero solo con esto, creo que será difícil afirmarlo".

Detalles del estudio

La Dra. Goonasekera recordó que los antecedentes del ensayo ASCEND eran que se sabía que la diabetes aumenta el riesgo de insuficiencia cardiaca, pero que el efecto del uso de ácido acetilsalicílico en ese riesgo no estaba claro.

Para investigar más a fondo, en el estudio se incluyó a 15.480 personas del Reino Unido de al menos 40 años que tenían cualquier forma de diabetes y no tenían ninguna enfermedad cardiovascular al inicio. La edad promedio era de 63 años y 63% era de sexo masculino. Se diagnosticó diabetes de tipo 2 en 94% de los casos.

Se les aleatorizó a ácido acetilsalicílico en dosis de 100 mg diarios frente a placebo, o ácidos grasos omega-3 en dosis de 1 g diario frente a placebo, y se les hizo un seguimiento durante una media de 7,4 años. El equipo pudo entonces vincular los datos de hospitalización y mortalidad de más de 99% de los participantes.

Con una tasa media de cumplimiento del tratamiento con ácido acetilsalicílico de 70%, el análisis del ensayo original mostró que el fármaco conllevaba un menor riesgo de eventos vasculares graves, con un rate ratio de 0,88 (p=0,01), así como una tasa de insuficiencia cardiaca mortal y no mortal de 0,84.[3]

Por el contrario, en el ensayo estadounidense y australiano ASPREE (Aspirin in Reducing Events in the Elderly) de ácido acetilsalicílico o placebo en personas de edad avanzada sanas, no hubo una asociación significativa entre el uso de ácido acetilsalicílico y hospitalización por insuficiencia cardiaca y muerte.

El análisis original del ASCEND sobre el efecto de los ácidos grasos omega-3 frente al placebo en el riesgo de episodios vasculares graves también indicó que, con un cumplimiento promedio del tratamiento de 77%, los suplementos no se relacionaron con una reducción del riesgo: rate ratio de 0,97 (p=0,55).[4] Asimismo, el rate ratio de 0,89 para la insuficiencia cardiaca mortal y no mortal con la administración de suplementos de ácidos grasos omega-3 no fue significativo y fue equivalente al observado en otros ensayos.

Análisis en profundidad sobre ácido acetilsalicílico e insuficiencia cardiaca

"Se han realizado unos cinco grandes ensayos aleatorizados controlados en los que se ha informado sobre los desenlaces de insuficiencia cardiaca, de los cuales solo uno mostró algún beneficio significativo", comentó la Dra. Goonasekera.

"Este es un ámbito en el que se necesita más evidencia y el ensayo ASCEND está en condiciones de aportarla", añadió.

La Dra. Goonasekera explicó que como la insuficiencia cardiaca no era un resultado preespecificado en el ASCEND, "no preguntamos a los participantes específicamente por los episodios de insuficiencia cardiaca".

Puesto que es una enfermedad crónica "con descompensaciones episódicas en pacientes que suelen tener múltiples padecimientos, es posible que no siempre se percaten de que la insuficiencia cardiaca fue un componente importante de su ingreso y que no lo comuniquen", dijo.

"Por tanto, reconocemos que es probable que estos episodios no se notifiquen".

Para superar este problema en el análisis actual, los investigadores utilizaron conjuntos de datos de asistencia a la salud recopilados de forma sistemática, buscando la presentación de insuficiencia cardiaca durante el periodo de seguimiento para identificar a las personas con posibles episodios de insuficiencia cardiaca.

A continuación, determinaron si se trataba realmente de episodios de insuficiencia cardiaca mediante dos métodos: una adjudicación clínica estándar y una revisión de los datos recopilados sistemáticamente, en busca de indicios de que una hospitalización se debiera a insuficiencia cardiaca.

No se observaron diferencias entre los grupos con ácido acetilsalicílico o placebo

En el estudio original se notificaron 151 hospitalizaciones por insuficiencia cardiaca, junto con 89 muertes por insuficiencia cardiaca, de las cuales 42 se produjeron sin una hospitalización previa. En el análisis actual, los investigadores identificaron otras 337 hospitalizaciones por insuficiencia cardiaca, de las cuales 34 se asociaron a la muerte por insuficiencia cardiaca.

La Dra. Goonasekera demostró que, en esta ocasión, la tasa de hospitalización por insuficiencia cardiaca o de muerte no fue diferente entre los grupos asignados a ácido acetilsalicílico o placebo, con 3,4% en cada uno de ellos, y un rate ratio de 0,98 (p = 0,85).

En cuanto a los resultados de la suplementación con ácidos grasos omega-3, reveló que hubo menos hospitalizaciones con la intervención, pero de nuevo no hubo un efecto significativo, ya que 3,2% de los participantes cumplieron la variable combinada frente a 3,6% en el grupo que recibió placebo, con un rate ratio de 0,88 (p = 0,15).

En otro cartel, la Dra. Marion Mafham, también de la University of Oxford, y sus colaboradores examinaron asimismo los datos del ASCEND para determinar si los ácidos grasos omega-3 tenían algún efecto sobre la demencia y el deterioro cognitivo.

Encontraron que, al considerar una definición amplia de demencia que incluía la confusión, así como el deterioro cognitivo y la demencia, los suplementos no se asociaron con ningún efecto, en una proporción comparada con el placebo de 1,00 (p=0,99). Se observaron resultados similares cuando se utilizó una definición restringida de demencia, con un rate ratio de 0,92.

Por último, examinaron los resultados de tres pruebas cognitivas diferentes contestadas por 9.009 participantes en el estudio ASCEND, y de nuevo no encontraron ningún beneficio con los ácidos grasos omega-3 frente a los del grupo que recibió placebo.

El estudio ASCEND fue financiado con subvenciones a la University of Oxford por parte de la British Heart Foundation, UK Medical Research Council, Cancer Research UK, Bayer, Solvay, Abbott y Mylan.

Los autores han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Para más contenido suscríbase a nuestros boletines y siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....