Durante la pandemia de COVID-19 países de Latinoamérica se apoyaron en la telemedicina ante la saturación hospitalaria, pero quedaron al descubierto vacíos legales por corregir

Perla Miranda

13 de septiembre de 2022

En este contenido

Encuentre las últimas noticias y orientación acerca de la COVID-19 en el  Centro de información sobre el coronavirus (SARS-CoV-2).

Ante un panorama con hospitales saturados por COVID-19, sin una atención eficiente para pacientes crónicos o mujeres embarazadas, la telemedicina cobró relevancia en Latinoamérica durante la pandemia, sin embargo, es preciso determinar la efectividad actual de su implementación y erradicar vacíos legales que existen en los diferentes países de la región, señaló un estudio publicado en TEN Healthcare.[1]

El estudio, que revisa la telemedicina durante la pandemia en Latinoamérica, destacó que la saturación hospitalaria por coronavirus obligó a los gobiernos regionales a enfrentar sus inequidades en el acceso a la salud y encontraron en la telemedicina una forma para hacerlo, pero a la par quedó al descubierto la falta de legislaciones que regulen de forma adecuada este tipo de atención médica.

Asimismo, se informa que existen barreras logísticas que dificultan la implementación a mayor escala de la telemedicina, como cortes de energía, falta de conectividad y bajo acceso a teléfonos inteligentes en algunas poblaciones, así como la necesidad de educar tanto a profesionales de la salud como a la sociedad en general en el uso de la tecnología.

Dr. Iván Cherrez Ojeda

El Dr. Iván Cherrez Ojeda, especialista en alergia y neumología y uno de los investigadores del estudio que recabó información de 12 países de Latinoamérica, comentó a Medscape en español que a pesar de que la telemedicina se había implementado en menor medida antes de la pandemia, durante los momentos más álgidos de la COVID-19 supuso un respiro para los sistemas de salud a punto del colapso, resaltando que Chile, México y Uruguay demostraron avances en la materia.

Agregó que entre los retos que comparten los países de Latinoamérica para aumentar el uso de la telemedicina, el principal tiene que ver con la inaccesibilidad a internet de banda ancha, ya que no existen plataformas específicas para ejercer la telesalud ni protocolos estandarizados y que se requiere mayor educación para profesionales de la salud.

"Sin duda uno de los grandes retos es contar con una buena conectividad, crear mecanismos de atención, porque al brindar consultas por telemedicina se maneja información sensible; hay que educar a los clínicos y tener muy claras las leyes de cada país para no incurrir en malas prácticas. Esa también es una preocupación de los médicos".[2]

Dra. Génesis Camacho León

La Dra. Génesis Camacho León, investigadora del estudio, señaló que es innegable que la telemedicina contribuyó a disminuir la carga de ocupación de camas durante la pandemia, pero reiteró que si los sistemas de salud de la región quieren implementar la telemedicina en mayores proporciones es necesario tener claras las reglas del juego.

"Según el reporte público de FUNDETEL, encargado de regular los servicios de telemedicina, en las primeras seis horas que se utilizaron estos servicios durante la pandemia en 2020 en Ecuador, 12.000 personas fueron atendidas, lo que habla de cifras importantes. En México se atendió a más de cinco millones de personas bajo este esquema, lo que contribuyó a disminuir la saturación hospitalaria, pero lo más llamativo es la falta de regulación jurídica en Latinoamérica, que no es de importancia menor", agregó.

La investigación refleja que Bolivia y Honduras no cuentan con un marco regulatorio para el uso de los servicios de telemedicina. México y Ecuador no tienen un marco legal claro, pero se ha incluido a la telemedicina en sus políticas públicas.

En tanto que Argentina, Brasil, Perú, Uruguay y Chile, que ya autorizaban el acceso remoto a la atención de la salud, ampliaron el uso de estos servicios tras la pandemia. Colombia y Venezuela regulan el uso de estos servicios sin establecer infraestructura clara para ejercerlos.

"Hay muchos vacíos legales, leyes sobre telemedicina previas a la pandemia que no establecen los equipos que está permitido utilizar ni la forma de guardar la información digital; se desconoce cómo se va a regular la privacidad e información de los pacientes. Es claro que la telemedicina se usa por necesidad, pero realmente no sabemos cuál es la regulación y de qué forma estamos protegidos ni cuáles son nuestras limitaciones", reiteró la especialista.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....