SÍNTESIS CLÍNICA

Niños y COVID-19: ¿cuál es el impacto de la edad en la respuesta inmunitaria a la infección?

Alicia Helena Márquez Bandala

31 de agosto de 2022

Encuentre las últimas noticias y orientación acerca de la COVID-19 en el Centro de información sobre el coronavirus (SARS-CoV-2).

Un nuevo estudio longitudinal sugiere que en población pediátrica:[1] 

  • La tasa de seroconversión y la respuesta de anticuerpos de isotipo de inmunoglobulina G está relacionada con la edad.

  • En pacientes seropositivos existe una disminución en el nivel de anticuerpos generados como respuesta a la infección, la cual es independiente a la edad

¿Por qué es importante este estudio?

  • En ciertas poblaciones, como la infantil, el conocimiento en relación a la fisiopatología, respuesta inmunitaria o cinética de anticuerpos, entre otros, relacionados con la infección por SARS-CoV-2, aún es limitada.

  • Entender la cinética de la respuesta humoral en población pediátrica es de importancia para desarrollar programas de vacunación apropiados para niños y tener un mejor conocimiento de la respuesta a la vacunación tanto en pacientes con y sin infección previa.

  • Este estudio es importante, ya que a pesar de contar con un número de muestra reducido, describe la respuesta de anticuerpos que ocurre en una población real.

Metodología

  • Entre agosto de 2020 y mayo de 2021 se evaluaron tasa de seroconversión, disminución de anticuerpos de isotipo de inmunoglobulina G contra el dominio de unión al receptor y respuesta inmunitaria celular a partir de muestras sanguíneas de niños y adolescentes menores de 18 años con un diagnóstico positivo de infección por SARS-CoV-2 (confirmado por biología molecular a partir de muestras de hisopado nasofaríngeo) que recibieron atención médica a través al Hospital Clínico San Carlos y el Hospital Universitario de Getafe, en Madrid, España. 

  • Las muestras fueron obtenidas entre los uno a dos y seis a siete meses (primera y segunda visitas, respectivamente) posteriores a la infección aguda. El criterio de inclusión contempló pacientes que no hubieran cursado un cuadro grave como resultado de la infección del virus y aquellos con alguna inmunosupresión fueron excluidos del estudio.

Resultados principales

  • Un total de 39 pacientes con edad promedio de 8,9 años fue incluido en el estudio. Hubo una ligera prevalencia mayor de participantes de sexo femenino (51%).

  • De acuerdo a los signos y síntomas clínicos, los autores clasificaron a 33 de los participantes (84,6%) dentro del grupo "asintomáticos a leves" y seis (15,4%) dentro del grupo de COVID-19 moderada; grupo en el que los pacientes con enfermedad leve y moderada el promedio de duración de síntomas fue de seis días.

  • La población pediátrica en la cohorte: 69,2% positiva en las determinaciones de inmunoglobulina G antidominio de unión al receptor,  durante los 2 y 7meses posteriores a la infección aguda. Al analizar las diferencias entre grupos, la variable "edad" fue la única diferencia en la tasa de seroconversión (p = 0,002). 

  • En la población pediátrica menor de 6 años el porcentaje de seroconversión fue más bajo (37,5%) en relación con el porcentaje de seroconversión observado en el grupo de escolares (7 a 12 años; 91,3%). Sin embargo, los niveles de anticuerpos inmunoglobulina G anti-dominio de unión al receptor en el primer grupo fueron mayores con respecto al segundo (p = 0,036). 

  • En pacientes seropositivos el nivel de anticuerpos disminuyó alrededor de 58% entre la primera y segunda evaluaciones; este fenómeno ocurrió de manera independiente a la edad y en ninguno de los pacientes incluidos en el grupo de seropositivos ocurrió seroreversión entre los dos tiempos.

  • Treinta y tres por ciento de individuos incluidos en la cohorte resultó positivo en la prueba para respuesta celular mediada por células T y de manera similar a lo observado para los niveles de anticuerpos, en comparación con el grupo de niños en edad escolar, un menor número de niños menores a seis años fue positivo para este tipo de respuesta (12,5% y 47,8%, respectivamente, p = 0,021). 

  • La asociación entre los anticuerpos de inmunoglobulina G y la respuesta de células T fue significativa (p < 0,01); la concordancia entre los resultados de ambas pruebas fue bajo.

Limitaciones

  • El número de muestra en los diferentes grupos considerados es heterogéneo y representa una limitante en el estudio.

  • Se requiere realizar estudios definidos y de largo plazo en población pediátrica para conocer el impacto de los anticuerpos de inmunoglobulina G en la inmunidad protectora; así como para entender la relación de la respuesta inmunitaria celular y humoral con las características clínicas, el desenlace de la infección y las diferencias entre niños y adultos. 

Enfoque clínico

Se observó una disminución de los anticuerpos, pero resta saber si esta diferencia de aproximadamente 50% es protectora o no y si lo es. Asimismo, también debemos saber cuánta protección cruzada ofrece contra nuevas variantes. El estudio no considera factores clínicos y otros que podrían estar relacionados. Por ejemplo, si estos niños tenían comorbilidades. Los resultados presentan un panorama similar de las infecciones de los niños a la de los adultos, por lo cual se destaca la importancia de una tercera dosis en este grupo poblacional.

El Dr. Andreu Comas, docente de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP) comentó el enfoque clínico a Medscape en español y ha declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Para más contenido suscríbase a nuestros boletines y siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....