SÍNTESIS CLÍNICA

Uso de empagliflozina en pacientes con diabetes de tipo 2 con insuficiencia cardiaca

María Nayeli Ortega Villegas

23 de agosto de 2022

Un estudio realizado en la Unidad Multidisciplinaria de Insuficiencia Cardiaca del Hospital de Clínicas "Dr. Manuel Quíntela" de la Facultad de Medicina de la Universidad de la Republica en Uruguay evaluó la experiencia "en vida real" de 25 pacientes con diabetes de tipo 2 e insuficiencia cardiaca con fracción de eyección reducida tratados con empagliflozina. Los principales resultados encontrados fueron:[1]

  • Empagliflozina presenta buena tolerabilidad en pacientes con diabetes de tipo 2 con insuficiencia cardiaca.

  • El tratamiento mostró mínimos efectos adversos.

  • Se destaca la reducción significativa de la hospitalización por insuficiencia cardiaca durante el tratamiento.

¿Por qué es importante este estudio?

  • Es el primero a nivel nacional sobre el efecto de empagliflozina en pacientes con insuficiencia cardiaca.

  • Es frecuente que los pacientes con insuficiencia cardiaca asocien múltiples comorbilidades, dentro de las que destaca la diabetes de tipo 2, con una prevalencia de 10% a 47% y aún mayor después de los 60 años. El diagnóstico oportuno es indispensable para elegir un hipoglucemiante con efecto beneficioso o por lo menos neutro a nivel cardiovascular.

Metodología

  • Se reclutó a pacientes con insuficiencia cardiaca y diabetes de tipo 2 asistidos de forma ambulatoria en la Unidad Multidisciplinaria de Insuficiencia Cardiaca de la Universidad de la Republica entre julio 2019 y abril de 2021.

  • Se incluyeron 25 pacientes, 52% de sexo masculino, con una mediana de edad de 61 años, todos con disfunción sistólica con fracción de eyección del ventrículo izquierdo menor a 40%.

  • Se realizaron valoración inicial y análisis clínicos (hemograma, glucemia en ayunas, función renal, ionograma, hemoglobina glucosilada y propéptido natriurético cerebral N-terminal).

  • Se administró empagliflozina a dosis de 10 mg vía oral al día por cuatro semanas; de no haber efectos secundarios se aumentó a la dosis óptima (25 mg/día).

  • Las variables clínicas recolectadas fueron: peso, índice de masa corporal, perímetro abdominal, presión arterial, clase funcional de acuerdo a la New York Heart Association, uso de diuréticos, hospitalizaciones previas por insuficiencia cardiaca y durante el estudio, así como variables paraclínicas para evaluar el polo metabólico (glucemia de ayunas y hemoglobina glucosilada), el medio interno (función renal y ionograma) y el cardiovascular (propéptido natriurético cerebral N-terminal y ecocardiograma).

  • En cada control se interrogó sobre hipotensión sintomática, deterioro de la función renal, reacciones de hipersensibilidad, síntomas urinarios y genitales como posibles eventos adversos del fármaco.

Resultados principales

  • Se encontró una diferencia estadísticamente significativa (p = 0,041) en el peso corporal al comparar el primero y último controles con una mediana de 3 kg (rango intercuartil [RIQ]: 1,2 a 1 9,0), así como una disminución de la circunferencia abdominal con una mediana de 2 cm (RIQ: -1 a - 4,5; p = 0,044).

  • La mayoría de los pacientes (64%) se mantuvo en clase funcional II durante el periodo de estudio.

  • Previo al ingreso a este estudio once pacientes habían requerido hospitalización por descompensación de la insuficiencia cardiaca en el último año anterior al estudio. Durante el estudio solo tres pacientes requirieron hospitalización, siendo las causas: ictus isquémico, glioma multiforme e insuficiencia renal crónica agudizada con insuficiencia cardiaca global descompensada respectivamente.

  • No se encontraron diferencias estadísticamente significativas en los biomarcadores cardiovasculares (p = 0,301) ni en el ecocardiograma (p = 0,089).

  • Sobre los eventos adversos, en tres pacientes se detectó una infección urinaria baja no complicada y en dos hipotensión asintomática. Solo un paciente requirió la suspensión de empagliflozina tras presentar dos episodios de infección urinaria.

  • El bajo número de pacientes y la ausencia de grupo control son la principal debilidad de este trabajo que continúa con el reclutamiento y seguimiento de pacientes para fortalecer los resultados.

Enfoque clínico

  • De acuerdo a las guías de 2021, las glifozinas, grupo de fármacos antihiperglucemiantes al que pertenece empagliflozina, son tratamiento de primera línea para los pacientes con diabetes con insuficiencia cardiaca con fracción de eyección reducida y los resultados de este primer estudio promueven su utilización en estos pacientes.

Para más contenido suscríbase a nuestros boletines y siga a Medscape en FacebookTwitterInstagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....