COMENTARIO

Nuevas indicaciones con relación a la estimulación magnética transcraneal

Dr. José J. Mendoza Velásquez

Conflictos de interés

25 de agosto de 2022

El texto ha sido modificado para su mejor comprensión.

Bienvenidos. Soy el Dr. José Javier Mendoza Velázquez, desde la Ciudad de México, grabando para Medscape en español.

Hoy hablaremos de nuevas indicaciones y algunas noticias ocurridas con relación a la estimulación magnética transcraneal.[1,2] Vamos a iniciar de manera particular señalando que a lo largo del tiempo hemos avanzado en muchas aplicaciones relacionadas con esta técnica.

La estimulación magnética transcraneal repetitiva es una estimulación no invasiva del tejido cerebral.

La estimulación es una técnica de tratamiento cada vez conocida más segura, no invasiva y frecuentemente utilizada para tratar diversos trastornos neuropsiquiátricos; esto implica la estimulación de regiones cerebrales específicas que van de manera relativamente profunda a superficial mediante la producción de campos magnéticos, que pueden ser de alta o de baja intensidad y esto modula la excitabilidad cortical.

De manera particular, el uso de la estimulación magnética transcraneal ha estado relacionado al tratamiento de depresión, depresión resistente, trastorno por estrés postraumático, trastorno obsesivo-compulsivo, síndrome de Tourette y algunos trastornos de movimiento. Sin embargo, es importante trabajar en esta nueva conceptualización interdisciplinaria del tratamiento relacionado con la estimulación magnética transcraneal para un tratamiento integral de todas estas condiciones.

La estimulación magnética transcraneal repetitiva es una estimulación no invasiva del tejido cerebral que a través del campo magnético y la modificación de la excitabilidad cortical disminuye la expresión sintomática que contempla la psicopatología. Esta terapia se refiere a la aplicación de estímulos repetidos recurrentes a una región específica del cerebro, lo que hace que esta región cambie su excitabilidad y la producción sintomática relacionada a esto; esta técnica se ha utilizado como un tratamiento potencial para varios trastornos psiquiátricos y neurológicos.

Los efectos neuromoduladores pueden depender de varios parámetros relacionados con la estimulación magnética transcraneal, como: frecuencia, intensidad, duración, objetivo cortical o sitio específico, número de sesiones que se programen, así como factores relacionados con el paciente (edad, sexo, sexo en las pruebas de medicación y algunos síntomas individuales) que puedan modificar la respuesta específica a esta técnica.

Cuando hablamos de alta frecuencia nos referimos a una frecuencia superior a 1 Hertz, que aumenta la excitabilidad cortical; baja frecuencia es menor a esto y deprime la excitabilidad cortical y, por tanto, cambia la expresión sintomática de cada una de estas áreas corticales. Los potenciales terapéuticos de la estimulación magnética transcraneal repetitiva han demostrado efectividad en muchas áreas, pero de manera particular en trastornos afectivos: depresión resistente al tratamiento, depresión, particularmente en los componentes afectivos de algunos trastornos obsesivos-compulsivos y, en algunos trastornos, como síndrome de Tourette y en otros trastornos del movimiento relacionados con tics, en los que puede disminuir también a través de la reducción de los síntomas de la ansiedad secundarios; en algunos síndromes dolorosos crónicos a través de la modulación de la expresión neuronal, en el trastorno por ansiedad generalizada, en el trastorno bipolar, particularmente en la fase depresiva y en algunos otros trastornos de movimiento, como la enfermedad de Parkinson, algunos temblores funcionales, temblores esenciales, epilepsias focales, mioclonías crónicas o espasticidad. Todo esto también sabiendo que mucho de la mejora estará relacionada con el cuadro afectivo.

Es necesaria la participación no únicamente de un psiquiatra, sino de un equipo que implique que incluso el proveedor de atención primaria tenga conocimiento de estas técnicas para poder reconocerlas y ofrecerlas como opciones terapéuticas. Es importante igualmente tener un control correcto de cómo ha ido evolucionando la medicación y cómo mejora el paciente para también modificar la medicación, conforme avanza el tratamiento por estimulación magnética transcraneal. Tanto la psicoterapia como la farmacoterapia a menudo van a continuarse a pesar del tratamiento por estimulación magnética transcraneal; esto nos ayudará a prevenir las recaídas y a continuar con un paciente funcional y estable.

Es relevante, a través de nuestro equipo, mantener contacto con los pacientes que han recibido estimulación magnética transcraneal y trabajar para su completa reincorporación a la funcionalidad previa al episodio afectivo o al episodio que coincide con la búsqueda de atención. Debemos comunicarnos y sobre todo, trabajar interprofesionalmente.

Dejo esta información y agradezco su interés en el tema. Muchas gracias.

Siga al Dr. José J. Mendoza Velásquez de Medscape en español en Twitter @josemendozamdr.

Para más contenido suscríbase a nuestros boletines y siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Contenido relacionado

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....