Aislamiento social y soledad se asocian a muerte, infarto de miocardio e ictus: American Heart Association

Megan Brooks

Conflictos de interés

12 de agosto de 2022

Las personas socialmente aisladas o solitarias tienen un mayor riesgo de infarto de miocardio, ictus y muerte, independientemente de otros factores, concluyó la American Heart Association (AHA) en una nueva declaración científica.[1]

Dra. Crystal Wiley Cené

Más de cuatro décadas de investigación han "demostrado claramente que el aislamiento social y la soledad están asociados con resultados adversos para la salud", dijeron en un comunicado de prensa la presidenta del grupo de redacción, Dra. Crystal Wiley Cené, de la University of California San Diego Health en San Diego, Estados Unidos.

"Dada la prevalencia de la desconexión social en Estados Unidos, el impacto en la salud pública es bastante significativo", agregó la Dra. Cené.

El grupo de redacción señaló que se necesitaba más investigación para desarrollar, implementar y probar intervenciones para mejorar la salud cardiovascular y cerebral de las personas que están socialmente aisladas o solas.

La declaración científica se publicó en versión electrónica el 4 de agosto en Journal of the American Heart Association.[1]

Común y potencialmente mortal

El aislamiento social se define como tener un contacto personal poco frecuente con las personas y la soledad es cuando una persona siente que está sola o tiene menos conexión de lo deseado con los demás.

Se estima que una cuarta parte de los estadounidenses mayores de 65 años que viven en la comunidad están socialmente aislados y aún más experimentan la soledad.

Sin embargo, el problema no se limita a los adultos mayores. La investigación sugiere que los adultos jóvenes también experimentan aislamiento social y soledad, lo que podría atribuirse a un mayor uso de las redes sociales y actividades en persona menos frecuentes.

La Dra. Cené y sus colaboradores revisaron la investigación observacional y de intervención sobre el aislamiento social, publicada hasta julio de 2021, para examinar el impacto del aislamiento social y la soledad en la salud cardiovascular y cerebral.

La evidencia es más consistente para una asociación directa entre el aislamiento social, la soledad y la muerte por enfermedad cardiaca coronaria (ECC) e ictus, informaron.

Por ejemplo, un metanálisis de 19 estudios mostró que el aislamiento social y la soledad aumentan el riesgo de cardiopatía coronaria en 29%; la mayoría de estos estudios se enfocaron en el infarto de miocardio agudo o la muerte por cardiopatía coronaria como la medida de cardiopatía coronaria.

Un metanálisis de ocho estudios observacionales longitudinales mostró que el aislamiento social y la soledad se asociaron con un aumento de 32% en el riesgo de ictus, después de ajustar por edad, sexo y nivel socioeconómico.

La literatura también sugiere que el aislamiento social y la soledad se asocian con peores pronósticos en adultos con enfermedad cardiaca coronaria existente o antecedentes de ictus.

Una revisión sistemática mostró que las personas socialmente aisladas con enfermedad cardiaca coronaria tenían un aumento de dos a tres veces en la enfermedad y la muerte durante seis años, independientemente de los factores de riesgo cardiaco.

Otra investigación sugiere que los adultos socialmente aislados con tres o menos contactos sociales por mes tienen 40% más de riesgo de ictus o infarto de miocardio recurrente.

Hay menos datos, que son menos robustos, sobre la asociación entre el aislamiento social y la soledad con la insuficiencia cardiaca, la demencia y el deterioro cognitivo, acotó el grupo de redacción.

Tampoco está claro si estar realmente aislado (aislamiento social) o sentirse aislado (soledad) influye más en la salud cardiovascular y cerebral, porque solo unos pocos estudios han examinado ambos en la misma muestra, señalaron.

Sin embargo, un estudio publicado en Neurology en junio mostró que los adultos mayores que notificaron sentirse socialmente aislados tenían una peor función cognitiva al inicio que aquellos que no notificaron aislamiento social, y tenían 26% más de probabilidades de tener demencia en el seguimiento, según lo informado por Medscape Noticias Médicas.[2]

Necesidad urgente de intervenciones

"Existe una necesidad urgente de desarrollar, implementar y evaluar programas y estrategias para reducir los efectos negativos del aislamiento social y la soledad en la salud cardiovascular y cerebral, en particular para las poblaciones en riesgo", declaró la Dra. Cené en el comunicado de prensa.

Ella alienta a los médicos a preguntar a los pacientes sobre su vida social y si están satisfechos con su nivel de interacción con amigos y familiares, y a estar preparados para derivar a los que están socialmente aislados o solos, especialmente aquellos con antecedentes de enfermedad cardiaca coronaria o ictus, a recursos de la comunidad para ayudarlos a conectarse con otros.

Los programas de acondicionamiento físico y las actividades recreativas en los centros para personas mayores, así como las intervenciones que abordan los pensamientos negativos sobre la autoestima y otros pensamientos negativos, se han mostrado prometedores para reducir el aislamiento y la soledad, aseguró el grupo de redacción.

Esta declaración científica fue preparada por el grupo de redacción voluntario en nombre del Comité de Determinantes Sociales de la Salud de la American Heart Association del Consejo de Epidemiología y Prevención y el Consejo de Calidad de la Atención e Investigación de Resultados; el Comité de Ciencias de la Prevención del Consejo de Epidemiología y Prevención y el Consejo de Calidad de la Atención e Investigación de Resultados; el Comité de Ciencias de la Prevención del Consejo de Epidemiología y Prevención y el Consejo de Enfermería Cardiovascular y del Ictus; el Consejo de Arteriosclerosis, Trombosis y Biología Vascular; y el Consejo de Ictus.

Esta investigación no tuvo financiamiento comercial. Los miembros del grupo de redacción han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Para más contenido suscríbase a nuestros boletines y siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....