Análisis de aguas residuales para SARS-CoV-2 ahora también busca viruela símica

Mark Kreidler

Conflictos de interés

9 de agosto de 2022

Las mismas técnicas de vigilancia de aguas residuales que se han convertido en una herramienta crítica en la detección temprana de brotes de COVID-19 se están adaptando para monitorear la alarmante propagación de la viruela símica en el Área de la Bahía de San Francisco y en otras comunidades de Estados Unidos.

Antes de la pandemia de la COVID-19 se pensaba que los sedimentos de aguas residuales eran prometedores como un indicador temprano de amenazas para la salud; en parte porque las personas pueden excretar evidencia genética de enfermedades infecciosas en sus heces, a menudo antes de que desarrollen síntomas de enfermedad.

Israel ha monitoreado durante décadas las aguas residuales para la poliomielitis. Pero antes de la COVID-19, en los Estados Unidos ese control de riesgos se limitaba casi exclusivamente a actividades académicas.

Desde la pandemia de la COVID-19, una alianza de investigación con científicos de la universidades de Stanford, Michigan y Emory fue pionera en los esfuerzos para recalibrar las técnicas de vigilancia para detectar el SARS-CoV-2: la primera vez que se utilizan aguas residuales para seguimiento de una enfermedad respiratoria.

Ese mismo equipo, Sewer Coronavirus Alert Network (SCAN), ahora es líder en la expansión del monitoreo de aguas residuales para detectar la viruela símica (del mono), un virus endémico en regiones remotas de África que en cuestión de meses ha infectado tan solo en Estados Unidos a más de 7.000 personas y en todo el mundo a más de 26.000.

Hace pocos días, la administración del presidente Biden declaró el brote de viruela símica como una emergencia de salud pública, luego que se declarara en California, Illinois y Nueva York.

Y los científicos de SCAN visualizan un futuro en el que los sedimentos de aguas residuales sirvan para rastrear problemas de salud pública amenazantes. "Estamos analizando una amplia gama de cosas que podríamos evaluar", dijo Marlene Wolfe, profesora asistente de salud ambiental en Emory.

Desde que amplió su vigilancia a mediados de junio, el equipo de SCAN ha identificado casos de viruela símica en varias de las 11 cuencas de alcantarillado del norte de California que está monitoreando, incluidas Palo Alto, San José, Gilroy, Sacramento y dos ubicaciones en San Francisco.

Financiada por subvenciones de la National Science Foundation y la CDC Foundation, SCAN está realizando un seguimiento similar en Colorado, Georgia, Michigan, además de otros cuatro estados y busca ampliarse hasta a 300 sitios.

Es uno de un número creciente de proyectos de vigilancia de aguas residuales ejecutados conjuntamente por universidades, agencias de salud pública y departamentos de servicios públicos que están informando los hallazgos del SARS-CoV-2 a las agencias estatales y federales.

Los sitios de SCAN en California, Georgia, Michigan y Texas, y un equipo de investigación en Nevada se encuentran entre los pocos que informaron muestras que dieron positivo para el virus de la viruela símica.

Al igual que con SARS-CoV-2, los datos sobre la viruela símica se pueden usar para comparar tendencias entre regiones, pero existen límites en lo que se puede lograr. El monitoreo de aguas residuales no identifica quién está infectado; solo revela la presencia de un virus en un área determinada. Asimismo, se necesita un especialista para analizar las muestras. Los investigadores consideran que la vigilancia de aguas residuales es un complemento de otras herramientas de salud pública, no un reemplazo.

"Todavía estamos en la vanguardia en términos de descubrir el potencial", dijo Heather Bischel, profesora asistente de ingeniería civil y ambiental en la Universidad de California en Davis. "Pero lo que ya hemos visto muestra que este tipo de monitoreo es adaptable a otras amenazas para la salud pública".

Algunas comunidades ya tomaban muestras de aguas residuales antes de la pandemia para averiguar qué tipo de opioides usaban los residentes. Más recientemente, la tecnología también se ha revelado prometedora para monitorear la influenza y el virus sincitial respiratorio (VSR). Centers for Disease Control and Prevention (CDC) de Estados Unidos planea estudios piloto para ver si las aguas residuales pueden revelar tendencias en infecciones resistentes a los antibióticos, infecciones alimentarias y Candida auris .

Gran parte de las pruebas de aguas residuales dependieron de fondos proporcionados a través de la legislación federal de alivio para la COVID-19. En el campus de Bischel, esos fondos se combinaron con dinero de donantes universitarios para armar un programa integral de pruebas y tratamiento para la escuela y la ciudad de Davis, que incluía vigilancia de aguas residuales. La prueba de aguas residuales está en curso bajo una subvención separada.

Actualmente, CDC de los Estados Unidos solo informa resultados del SARS-CoV-2 en su sistema nacional de vigilancia de aguas residuales, un reflejo del número limitado de cuencas de alcantarillado que hasta ahora están siendo analizadas para viruela símica.

La propagación global de la viruela símica se detectó por primera vez en el Reino Unido en mayo y se pensó que este virus también podría pasar a las aguas residuales, ya sea a través de las heces o cuando una persona infectada con una llaga abierta se ducha.

Los alcantarillados en áreas con personas infectadas podrían "iluminarse" con evidencia de la enfermedad, si las pruebas de aguas residuales pudieran identificarla.

"Y se iluminó", dijo Brad Pollock, presidente de ciencias de la salud pública en UC Davis Health. "Actúa como un sistema de advertencia y no es necesario persuadir a las personas para que realicen pruebas individuales para poder utilizar la información; se recopila de forma pasiva, por lo que obtienes una mirada más amplia sobre esa comunidad".

Se cree que el virus se propaga principalmente a través del contacto cercano de piel con piel y la exposición a lesiones sintomáticas, aunque investigadores están explorando otras vías de transmisión. Por ahora, el brote aquí se concentra mayormente entre hombres que tienen sexo con hombres.

El descubrimiento de la viruela símica en el sistema de aguas residuales de San Francisco en junio, el primer hallazgo de este tipo en el país, lanzó la alarma en una ciudad con una creciente población LGTBIQ+. El 28 de julio, San Francisco declaró la viruela símica una emergencia de salud pública e instó al gobierno federal a intensificar la distribución de vacunas.

Para su vigilancia en el norte de California, SCAN se asocia con funcionarios de salud locales y universidades para recolectar muestras, que envía a analizar a Verily Life Sciences, una empresa de tecnología de salud propiedad de la empresa matriz de Google, Alphabet. En el área de Atlanta, SCAN está trabajando con funcionarios de salud de los condados de Emory y Fulton.

Pero no todas las agencias de salud pública se están moviendo tan rápido. Apenas ahora se está elaborando un plan de monitoreo de aguas residuales para el virus en el condado de Los Ángeles, que había confirmado más de 300 casos de viruela símica a fines de julio.

"Con cada cosa nueva que agregamos a la plataforma de prueba, estamos aprendiendo cosas", dijo Wolfe de SCAN. "La pandemia realmente abrió nuestra imaginación para una herramienta que ya existía pero que no se había desarrollado a su máxima capacidad. Eso ahora está cambiando".

KHN (Kaiser Health News) es la redacción de KFF (Kaiser Family Foundation), que produce periodismo en profundidad sobre temas de salud. Junto con Análisis de Políticas y Encuestas, KHN es uno de los tres principales programas de KFF. KFF es una organización sin fines de lucro que brinda información sobre temas de salud a la nación.

Para más contenido suscríbase a nuestros boletines y siga a Medscape en FacebookTwitterInstagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....