Mission:brain, iniciativa para crear puentes mediante el altruismo y el avance en las neurociencias

El blog del estudiante

Mauricio Montelongo

26 de julio de 2022

El Dr. Alfredo Quiñones y la Dra. Paola Meade, dos principales columnas de la Fundación mission:brain, definen y aclaran de primera mano qué es esta organización.

Dra. Paola Meade, Mauricio Montelongo, Dr. Alfredo Quiñones

Uno de sus principales objetivos es crear una red que involucre a más cirujanos con el altruismo, debido a la falta de distintos recursos humanos y materiales para tratar enfermedades neuroquirúrgicas; la finalidad es generar una comunidad científica en la que se comparta el conocimiento en neurociencias y a través de distintos medios mejorar la calidad de vida de pacientes alrededor del mundo.

¿Cómo sumarse a esta causa?

La iniciativa nace en el año 2010 tras evaluar la necesidad de cambiar el mundo a través de generar redes de apoyo, pues como es bien sabido, hay lugares con menos recursos en materia de salud, pero existen las personas dispuestas a brindarlos.

Lo que comenzó con algunas misiones, que la fundación define como un acercamiento presencial de neurocirujanos experimentados provenientes de distintas partes del mundo, a comunidades con menos recursos para resolver casos complejos en conjunto, actualmente se ha transformado en un proyecto en el que puede participar todo aquel con deseos de ayudar, inclusive fuera del área de la salud.

Esta organización está proyectada para seguir cambiando el mundo a lo largo del tiempo, es decir, no solo se busca realizar "procedimientos llamativos" por algunos doctores en un periodo; esto es solo un medio para llegar al desarrollo de la excelencia de los proveedores de la salud alrededor del mundo. Por otra parte, también se busca que durante este proceso se generen redes (constituidas por paneles de expertos a nivel local e internacional) de respuesta para preservar la salud.

Actualmente el movimiento cuenta con el apoyo y participación de diversos organismos, como el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía y el Instituto Nacional de Pediatría en México, Mayo Clinic, John Hopkins Hospital, University of California y Harvard en Estados Unidos, Hospital Metropolitano de Ecuador, Clínica Delgado Auna en Perú, Hospital General de Filipinas y Humanitas, en Italia, por mencionar algunos.

Sabiendo el beneficio a la sociedad y de crear vínculos entre profesionales, ¿en dónde entran los estudiantes?

Una vez que el proyecto comenzó a escalar y a evidenciar el gran interés de los estudiantes del área de la salud se decidió que era momento de crear los capítulos, que actualmente son los puentes que unen a expertos-misiones-estudiantes. Estos son organizados a nivel universitario y tienen como labor desarrollar proyectos que impulsen el fin de la organización, que consiste en recaudar y emplear todo tipo de recursos para que las necesidades de los pacientes, relativas a las neurociencias, sean más accesibles.

Algunos proyectos ya desarrollados son simposios internacionales, maratones deportivos, grupos para resolución de problemáticas de salud, etcétera.

A cambio los miembros de estos capítulos tienen la oportunidad de aprender de las mentes más brillantes de las neurociencias de primera mano a través de congresos, proyectos locales y redes estudiantiles internacionales (proyectos organizados por los directivos de la fundación y por los mismos capítulos de todo el mundo).

Por si fuera poco, también pueden ser acreedores a una amplia cantidad de oportunidades, como la beca Lisa Hannegan Humanitarian International Neuroscience Scholarship (LHHINS), la cual otorga a cualquier miembro de cualquier grado académico y área de la salud la oportunidad de desarrollarse dentro de las neurociencias (mediante estudios académicos, investigación o práctica) en cualquier parte del mundo, sin la preocupación de las necesidades económicas que esto conlleve.

Así como la beca, existen docenas de oportunidades para los miembros y para formar parte del proyecto solo se requiere el deseo de hacerlo, pues es posible integrarse al capítulo de cada universidad y en caso de que no exista uno te puedes unir al de la universidad más cercana, crear el tuyo o comunicarte directamente con ellos para buscar hacerte miembro aún sin capítulo, es decir, no importa tu situación, mission:brain busca apoyar a estudiantes, residentes, especialistas, técnicos, personal de enfermería, etcétera; lo único que se necesita es tener el ánimo necesario de hacer sinapsis con toda la comunidad.

Por más irreal/increíble/inalcanzable que esto pueda sonar, mission:brain y sus líderes lo dejan en claro: no hay límites, buscan que todas las ideas posibles (en favor del desarrollo del conocimiento y del apoyo a la comunidad) se vuelvan una realidad. El liderazgo de esta organización se define como el tálamo en el cerebro, escuchan las ideas y te acompañan para que las lleves a cabo y las aproveches; te guían en el camino para empoderar a más personas y que en conjunto se genere un desarrollo integral en todas partes.

La invitación es abierta, cualquiera puede unirse, solo hay que entrar a su sitio web para ponerse en contacto y comenzar a generar sinapsis con más personas dispuestas a cambiar el mundo. ¡Todos son bienvenidos!

Especial agradecimiento a la Dra. Paola Meade y al Dr. Alfredo Quiñones por la labor que realizan y por su tiempo para explicar sobre la Fundación mission:brain.

Para más contenido suscríbase a nuestros boletines y siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....