Los inhibidores de puntos de control inmunitario incrementan el riesgo de trombosis en pacientes con cáncer de pulmón o melanoma

Amapola Nava

18 de julio de 2022

Los inhibidores de puntos de control inmunitario son fármacos que han revolucionado la forma de tratar el cáncer. Sin embargo, aún existen incógnitas con respecto a su seguridad. Referente a esto, un estudio de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) encontró que los inhibidores de puntos de control inmunitario incrementan el riesgo de trombosis venosa o arterial en pacientes con cáncer de pulmón y en aquellos con melanoma, lo cual impacta su sobrevida global.[1]

Dr. Manuel Sánchez Cánovas

"Si un paciente manejado con inmunoterapia presenta síntomas compatibles con trombosis —venosa o arterial— no se debe infravalorar. El oncólogo médico siempre debe tener presente la trombosis en su diagnóstico diferencial", explicó el Dr. Manuel Sánchez Cánovas, autor del estudio y oncólogo médico en el Hospital Universitario José María Morales Meseguer, en Murcia, España.

El especialista recalcó que aún así los beneficios de la inmunoterapia en los pacientes con cáncer de pulmón o melanoma son mucho mayores al riesgo de desarrollar trombosis, por lo que para su uso recomienda seguir las indicaciones de las guías publicadas por las principales sociedades científicas de oncología médica, como la American Society of Clinical Oncology (ASCO) o la European Society for Medical Oncology (ESMO) y simplemente estar atento a los síntomas asociados a trombosis.

Inmunoterapia y trombosis en pacientes con cáncer de pulmón

El estudio incluyó a 665 pacientes con cáncer de pulmón y 291 con melanoma, provenientes de 13 centros de salud en España que iniciaron tratamiento con inhibidores de puntos de control inmunitario entre enero de 2015 y diciembre de 2019, y tenían un registro de seguimiento de por lo menos seis meses, con excepción de los que fallecieron antes de ese periodo. Para el análisis se separaron las cohortes, una para melanoma y la otra para cáncer de pulmón.

La cohorte de cáncer de pulmón tenía una mediana de 64 años de edad, 69,6% de sexo masculino, 57,7% con características histológicas de adenocarcinoma y 91,2% en estadio IV, cuando comenzó el tratamiento con inhibidores de puntos de control inmunitario; 5,1% de los pacientes tenía antecedentes de trombosis al menos 6 meses antes de su diagnóstico oncológico. En el intervalo entre el diagnóstico y el inicio de la inmunoterapia hubo 8,7% de incidencia de trombosis venosa o arterial.

Los resultados del seguimiento (mediana: 14 meses) mostraron que la incidencia de trombosis asociada a los inhibidores de puntos de control inmunitario fue de 8,4% (56 pacientes).

El diagnóstico de trombosis se realizó después de una mediana de administración de 5 ciclos de inhibidores de puntos de control inmunitario.

La media de sobrevida global en el grupo que desarrolló de trombosis fue menor (12 meses: intervalo de confianza de 95% [IC 95%]: 4,84 a 19,16 frente a 19 meses: IC 95%: 16,11 a 21,9; p = 0,0049) y la trombosis más común fue la tromboembolia pulmonar.

Inmunoterapia y trombosis en pacientes con melanoma

En cuanto a los 291 pacientes con melanoma, la mediana de edad fue de 62 años y 42,6% era de sexo masculino. Al inicio del tratamiento con inhibidores de puntos de control inmunitario 82,5% se encontraba en estadio IV de la enfermedad; 3,4% de los pacientes ya tenía historia de trombosis desde seis meses antes de su diagnóstico de cáncer. En el intervalo entre el diagnóstico y el inicio de la inmunoterapia, 1,4% de los individuos había tenido trombosis venosa o arterial.

El seguimiento, con una mediana de 12 meses, mostró que la incidencia de trombosis asociada a los inhibidores de puntos de control inmunitario fue de 5,8% (17 pacientes). El diagnóstico de trombosis se detectó después de una mediana de ocho ciclos de inhibidores de puntos de control inmunitario administrados.

La media de sobrevida global en el grupo que desarrolló trombosis fue menor (10 meses: IC 95%: 0,0 a 20,27), en contraste con el grupo sin trombosis (29 meses: IC 95%: 19,58 a 36,42; p = 0,034) y la trombosis más común también fue la tromboembolia pulmonar.

Trombosis, un riesgo latente en pacientes con cáncer

La presencia de eventos tromboembólicos venosos es una de las principales causas de muerte en pacientes con cáncer, explicó la Dra. Laura Gutiérrez Sainz y sus colaboradores en un artículo que informa de un riesgo de 7% de desarrollar trombosis en pacientes oncológicos bajo tratamiento con inmunoterapia.[2] 

"En estos momentos, cuando la inmunoterapia se está incorporando cada vez más a la práctica médica de rutina, es esencial caracterizar adecuadamente el riesgo de trombosis que estos fármacos pueden ocasionar", señaló en su publicación la Dra. Gutiérrez, oncóloga médica del Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario La Paz, en Madrid.

La especialista recordó que de igual forma otros fármacos, como la quimioterapia, aumentan el riesgo de los pacientes a desarrollar trombosis y aunque no se sabe si lo hacen en igual medida, se debe estar alerta para atender estos eventos en los pacientes.

El Dr. Sánchez recalcó el beneficio de la inmunoterapia como un nuevo tratamiento contra el cáncer. "No considero que el riesgo de trombosis asociado al uso de la inmunoterapia cuestione el beneficio de la misma. El avance logrado con este tratamiento en múltiples áreas de la oncología es significativamente superior que la posibilidad de desarrollar un evento tromboembólico. Desde el punto de vista de la trombosis, la balanza siempre va a estar a favor de la inmunoterapia", concluyó.

El Dr. Sánchez y la Dra. Gutiérrez han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Para más contenido suscríbase a nuestros boletines y siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....