Bajos niveles de hormonas sexuales se vinculan a un riesgo mayor de apnea del sueño en mujeres

Arianna Sarjoo

Conflictos de interés

11 de julio de 2022

Las mujeres con niveles más bajos de dos estrógeno y progesterona pueden correr un mayor riesgo de experimentar apnea obstructiva del sueño en la mediana edad, según un nuevo estudio publicado en PLOS ONE.[1]

Los hallazgos mostraron que las mujeres posmenopáusicas con el doble de la concentración promedio de estrógeno tenían una disminución de hasta 23% en las probabilidades de roncar; y aquellas con el doble de la concentración promedio de progesterona, tuvieron una disminución de 9% en las probabilidades de roncar.

"Nuestro estudio es importante, ya que es otro elemento fundamental en el camino hacia la sustitución hormonal individualizada para mujeres posmenopáusicas", dijo el Dr. Kai Triebner, Ph. D., becario posdoctoral en la University of Bergen, en Bergen, Noruega, y autor principal del artículo.

"Las asociaciones observadas ya habían sido sospechadas por estudios más pequeños y ahora finalmente pudimos probarlas en una gran cohorte basada en la población con mediciones muy precisas de su estado hormonal".

La apnea obstructiva del sueño se caracteriza por ronquidos, respiración irregular o jadeo. La afección puede conducir a una mala calidad del sueño y se asocia con un mayor riesgo de afecciones cardiovasculares, incluyendo cardiopatía isquémica e ictus.

Estudios anteriores han demostrado que el estrógeno y la progesterona mitigan los síntomas de la apnea obstructiva del sueño. El Dr. Triebner y sus colaboradores intentaron evaluar la asociación protectora entre las hormonas y el sueño a nivel poblacional.

El nuevo estudio incluyó a 774 mujeres (de 40 a 67 años) de la European Community Respiratory Health Survey de 2010-2012. Las mujeres respondieron a dos cuestionarios sobre salud respiratoria y sueño, y donaron sangre para análisis hormonales de progesterona y tres tipos de estrógeno: 17β-estradiol, estrona y estrona 3-sulfato.

Las mujeres con irregularidades hormonales, como endometriosis, y aquellas que tomaban hormonas sexuales exógenas a través de terapia de reemplazo o anticoncepción fueron excluidas del estudio.

Entre el grupo total, 551 reportaron ronquidos. De ellos, 411 tenían síntomas adicionales de apnea obstructiva del sueño, como respiración irregular, jadeo o ronquidos molestos. El Dr. Triebner y sus colaboradores determinaron las concentraciones promedio de estrógeno y progesterona de todas las mujeres del estudio. Las mujeres con el doble de la concentración promedio de estrógeno tuvieron una disminución de 19% en las probabilidades de roncar.

Con respecto a las formas individuales de estrógeno, las mujeres con el doble de la concentración sérica promedio de 17β-estradiol, estrona y estrona 3-sulfato tuvieron una disminución de 17% a 23% en las probabilidades de irregularidades en la respiración. Las mujeres con el doble de la concentración sérica promedio de progesterona tuvieron una disminución de 9% en las probabilidades de roncar y una disminución de 12% en las probabilidades de despertarse con una sensación de asfixia o jadeo.

"Al ajustar nuestro modelo para el IMC [índice de masa corporal] y el consumo de alcohol, encontramos que los resultados del estudio [el efecto de las hormonas sobre el riesgo de apnea obstructiva del sueño] no se vieron afectados", señaló el Dr. Triebner a Medscape Noticias Médicas.

El equipo del Dr. Triebner no administró a las mujeres estrógenos o progesterona exógenos para observar los cambios individuales en el comportamiento del sueño.

"El camino hacia una buena terapia de reemplazo hormonal aún no está pavimentado", dijo el Dr. Triebner. "Lo que puede ser beneficioso para una mujer puede ser en realidad dañino para la otra. Los próximos pasos son realizar más investigación sobre cómo administrar adecuadamente una terapia hormonal individualizada a las mujeres".

El Dr. Vincent Joseph, Ph. D., investigador del sueño en la Laval University, en Quebec, Canadá, dijo que los hallazgos no fueron sorprendentes.

"Los mecanismos se han abordado, al menos parcialmente, en estudios con animales, lo que ha mostrado efectos en estructuras clave en el cerebro y elementos del sistema nervioso periférico que están involucrados en el control de la respiración", indicó a Medscape Noticias Médicas el Dr. Joseph, quien no participó en el estudio.

Sin embargo, los resultados brindan un caso mucho más sólido para respaldar la asociación entre la variación de los niveles hormonales y la apnea del sueño en las mujeres, agregó el Dr. Joseph.

Los doctores Triebner y Joseph han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Para más contenido, siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....