Consejos al médico español para abordar la perijubilación con una menor merma de su poder adquisitivo

Dr. Javier Cotelo

5 de julio de 2022

MADRID, ESP. El médico debe estar bien informado a la hora de retirarse para no mermar en exceso su pérdida de poder adquisitivo. La etapa de la prejubilación incluye su adelanto o retraso, que tampoco ofrecen grandes atractivos. Se reclama desde hace años incluir la profesión médica como de riesgo y denuncian el maltrato fiscal de las guardias.[1]

Dr. Vicente Matas

El Dr. Vicente Matas, coordinador del Centro de Estudios Sindicato Médico de Granada, se presentó como "un médico de familia a menos de un año de la jubilación, que tiene tres planes de pensiones", declaró no tener ningún conflicto de interés y su única pretensión fue la de ayudar con conocimientos a sus colegas para entrar en esta etapa.

El Dr. Matas comenzó su intervención dentro del XXVIII Congreso Nacional de Medicina General y de Familia recordando los requisitos para la jubilación ordinaria por edad en 2022: estar de alta o situación asimilada al alta; tener cumplidos los 65 años si se han cotizados 37,5 años o más, o bien tener 66 años y 2 meses con menos tiempo cotizado cuando se cumplieron los 65. Esta edad se incrementará cada año hasta el 2027 cuando se necesitarán 38,5 años cotizados para jubilarse a los 65, "cifra que no es fácil de conseguir en nuestra profesión" y, si no se cumple, la jubilación será a los 67 años. "Bien entendido que es un procedimiento en pleno cambio y algunas cosas serán distintas, sin ir más lejos el año que viene", aclaró.

Para el cálculo de la pensión en 2022 se utilizan las bases de cotización de los últimos 25 años, en caso de que un médico haya cotizado ese periodo por el tope máximo, la cifra aproximada será de unos 3.143 euros. Aunque, el ministro del ramo ya ha dejado caer que en breve habrá que utilizar los últimos 35 años, "es decir casi toda la vida laboral de los médicos, lo que supondrá un recorte aproximado de entre 6% y 7% de la pensión reconocida".

Cómo se calcula la pensión
La pensión se calcula con un porcentaje de esa base reguladora y según los años cotizados, que en caso de ser 15 (el mínimo necesario) sería de 50%, porcentaje que se incrementa con los años cotizados hasta llegar a 100% con 36 años cotizados en 2022, pero que llegará a los 37 años en 2027.
No obstante, el cobro de esos 3.143 euros brutos es en 14 pagas (44.000 euros brutos/año), pero a esa cantidad le aplican un tope máximo con lo que la pensión pasa a 2.819 euros brutos mensuales (39.468 euros brutos anuales, es decir 323,82 euros menos al mes de lo que correspondería). Hacienda tiene una tabla conocida por tramos de impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) con unas retenciones estatales y autonómicas, y una vez tenidas en cuenta determinadas circunstancias y mínimos familiares a descontar de ahí, dan las llamadas bases imponibles (por encima de 60.000 euros anuales de ingresos es 45% de retención).
Para la pensión máxima, la retención aproximada es de 21% para alguien sin cargas familiares ni minusvalías, equivalente a 2.225 euros/mes netos. Y hay que considerar que las tablas no se deflactan.

Pensión máxima solo para el cónyuge

La pensión inicial máxima es interesante solo a la hora del fallecimiento, en cuanto a la pensión de viudedad del cónyuge, ya que los cálculos se hacen con la pensión reconocida sin aplicar el tope. Dependiendo de los casos, puede oscilar entre 52% y 70%.

En definitiva, los médicos están en el grupo A1, por encima de la base máxima de cotización, y sufren grandes pérdidas retributivas con la jubilación, "según mis cálculos, superan 35% de lo que se venía cobrando en activo en casi todos los casos, y más de 50% en muchos otros casos, especialmente para los que estaban haciendo guardias en esos últimos años", apostilló el Dr. Matas.

Planes de pensiones venidos a menos

Para paliar esta pérdida retributiva en la jubilación una opción son los planes de pensiones, aunque en estos momentos han perdido casi todo su atractivo.

Pueden suponer un ahorro de hasta 45% de lo aportado y, a la hora de percibirlo, lo más interesante es de fórmula mensual, ya que si se hace de golpe Hacienda se lleva 45%. Pero una vez jubilado también hay que pagar impuestos, aunque con una retención mucho menor (21% a 22%, aproximadamente).

Este año, los planes tienen un tope de 1.500 euros al año (era de 8.000 hasta hace dos años), "con esa cantidad anual poco se puede ahorrar para la pensión". Además, parece que en breve podría cambiar, aunque habrá que esperar para conocer los detalles.

Jubilación anticipada poco atractiva

En cuanto a la jubilación voluntaria anticipada, depende del tiempo que se tenga cotizado. Los médicos funcionarios, que cada vez son menos, cotizan a clases pasivas y pueden jubilarse a los 60 años si tienen 30 años cotizados. En general su edad de jubilación forzosa es a los 65 años, pero este régimen permite continuar en activo hasta los 70 años, si está contemplado en el plan de Recursos Humanos del Servicio de salud en el que se trabaja.

La Seguridad Social permite la jubilación anticipada desde el año 2013, aquí se incluye a la mayoría de los médicos estatutarios y laborales. Hay algunos requisitos como tener cumplida una edad que sea inferior en dos años, como máximo, a la edad exigida para la jubilación. Periodo mínimo de cotización efectiva de 35 años con al menos 2 años comprendidos entre los 15 inmediatamente anteriores al momento de causar el derecho.

Tiene el problema de unas mermas retributivas considerables, desde enero de este año, se aplica una tabla de coeficientes reductores sobre la pensión reconocida según la base reguladora y años cotizados, que por ejemplo en cotizaciones por debajo de 38 años y seis meses va desde 3,6% para un mes de adelanto hasta 21% para un adelanto de 24 meses. Lo aconsejado por el experto "es hacer diferentes simulaciones de mes en mes en la web Tu seguridad social, para poder tomar una decisión acertada".

"A más años cotizados se aplican menores reducciones. Esta simulación es muy importante, entras en la sede electrónica de la Seguridad Social, tras identificarte y meter tus datos, te proporcionan la fecha ordinaria de tu jubilación y la cantidad que te va a corresponder. Se puede modificar la fecha y te va calculando las cantidades, ofrece un informe muy completo que se puede descargar en [archivo en formato] PDF, y detalla todas las bases reguladoras que se han empleado para hacer los cálculos, hay además un apartado para solicitarla directamente si ya se tiene claro", explicó el Dr. Matas.

Pero el gobierno se dio cuenta de que a pesar de los recortes todavía había gente que cobraba la pensión máxima, aplicaron un segundo recorte de 0,50% por cada trimestre o fracción de este de anticipación de la jubilación, con lo qué si te jubilas 2 años antes de la edad legal este año y el que viene, la máxima pensión es de 2.706,41 euros brutos/mes, con una nueva pérdida de 112,77 euros al mes. A partir de enero de 2024 empieza un periodo transitorio en el que cada año hasta llegar al 2033, esos porcentajes van a ir aumentando anualmente, dependiendo del tiempo de cotización, "en 2033 será de 21% sobre la pensión máxima, lo que corresponde a una pérdida de unos 600 euros al mes".

Complemento de brecha de género discriminatorio

Otro complemento con cambios recientes, comentado por el experto fue el de brecha de género, que afecta de forma desigual a mujeres y hombres que hayan tenido uno o más hijos, afecta a las pensiones de jubilación ordinarias y anticipadas, pero no a la jubilación parcial.

Parte de una cuantía fija de 27 euros/mes por hijo en el año 2021 hasta un máximo de 4 hijos a abonar en 14 pagas. Tiene un componente de beneficio por cuidado de hijos si no se ha trabajado en algunos periodos en los tres años posteriores al nacimiento, que se permiten añadir como cotizados a los periodos no cotizados, hasta un máximo de 270 días.

No tiene en cuenta la pensión máxima, que se puede rebasar, pero solo lo puede cobrar uno de los progenitores.

En el caso de los hombres, para cobrar este complemento tiene que haber visto interrumpida la carrera profesional de alguna forma, para hijos nacidos o adoptados después de 1995, las bases reguladoras de los 24 meses posteriores al nacimiento deben ser inferiores en más de 15% a las de los 24 meses anteriores al nacimiento. Además, la cuantía de la pensión reconocida tiene que ser inferior a la suma de las pensiones que le correspondan a la madre. "Esto en principio parece un poco discriminatorio, al exigir a los hombres demostrar que han cuidado a los hijos, ya que las mujeres no tienen que demostrar nada, parece que es obligación suya, un tema que seguro traerá reclamaciones", reflexionó el Dr. Matas.

Profesión de riesgo y guardias mejor retribuidas

La profesión de médico se reclama como de riesgo, no solo por su dedicación, responsabilidad, estrés, penosidad, etcétera, merecería al igual que otras (bomberos, mineros o policía local) ser considerada de riesgo, y "tener un factor corrector, con la posibilidad de una jubilación voluntaria entre los 60 y 70 años sin tantos recortes".

Además, hay que añadir el tiempo de guardias, situación muy especial que por lo general no cotiza a la seguridad social al estar por encima del tope de cotización y tampoco se computa como tiempo trabajado. Sin duda debería computar como tiempo trabajado, ya que no tiene la consideración de horas extraordinarias, a efectos de jubilación y retribución, que es inferior a la hora ordinaria. "Deberían estar mejor retribuidas y tener un trato fiscal más favorable. Treinta años con guardias suponen cuarenta o más años de trabajo, que esperemos que en algún momento se den cuenta y lo reconozcan", añadió el Dr. Matas.

Incompatibilidades y compatibilidades reconocidas

La percepción de la pensión de jubilación es incompatible con la realización de cualquier trabajo por cuenta ajena o propia que dé lugar a su inclusión en la Seguridad Social, aunque hay excepciones.

Lo que está claro, según el Dr. Matas "si se tiene que cotizar, no interesa bajo ningún concepto es darse de alta como autónomo, lo que hay que hacer es darse de alta en la única mutualidad que hay porque en el futuro tendrá derecho a una prestación según lo cotizado y es compatible con la pensión máxima de la Seguridad Social".

Por contra, las compatibilidades reconocidas son: trabajo a tiempo parcial por cuenta ajena, cuya pensión se verá reducida en el porcentaje inverso a la reducción aplicable a la jornada de trabajo en relación a la de un trabajador comparable a tiempo completo. Los trabajos por cuenta propia, cuyos ingresos anuales no superen el Salario Mínimo interprofesional (14.000 euros) en cómputo total anual, donde no se está obligado a cotizar por las prestaciones de la Seguridad Social.

También el ejercicio de la actividad desarrollada por cuenta propia por los profesionales colegiados en alta en una mutualidad alternativa o exentos de causar alta en el RETA (médicos que tenían una consulta anterior al año 1995).

La pandemia reincorporó a los jubilados

Con motivo de la COVID-19, los profesionales médicos jubilados menores de 70, podrán ser recuperados al servicio activo a jornada completa o a tiempo parcial, por la autoridad competente de la comunidad autónoma al amparo del RD 463/2020, siendo compatible con percibir la pensión de jubilación (Orden SND 232/2020).

Lo que hay que tener en cuenta aquí es que tienen dos pagadores, la Seguridad Social le estará reteniendo por un lado por la pensión de jubilación y el servicio de salud en cuestión le retendrá también por los ingresos que tenga en esa recuperación de la actividad, "a la hora de hacer la declaración esos dos ingresos se suman y en vez de retener 21% podría ser de 30% a 33%", matizó el Dr. Matas.

Lo que oculta demorar la jubilación

La jubilación demorada parece una opción interesante porque por cada año completo que se trabaje más allá de la edad legal de jubilación, hay 4% sobre la pensión máxima a pagar en 14 pagas, pero el Ministerio pretende dar a tanto alzado hasta 12.000 euros por año, "yo personalmente no lo aconsejo porque Hacienda se va a llevar casi la mitad", dijo el Dr. Matas.

Como reflexión final, el experto incidió en que las jubilaciones de los últimos años están causando graves dificultades en los hospitales y Centros de Salud debido a que las plantillas de médicos, que ya eran insuficientes, se ven muy reducidas por falta de médicos de determinadas especialidades, las jubilaciones no se cubren, y las cargas de trabajo se hacen insoportables.

¿Cuándo tienen previsto jubilarse los médicos?

El estudio de Demografía Médica 2018, ya advirtió que 27% de los profesionales, unos 48.800 médicos, tenían una edad comprendida entre los 55 y los 64 años.[2]

Posteriormente, el Informe Oferta-Necesidad de Especialistas Médicos 2021-2035, señala que en 2021 había 136.344 médicos trabajando en el Sistema Nacional de Salud en España, sin incluir la Comunidad de Madrid ni la de Valencia.[3]

El Dr. Matas comentó para Medscape en español que la Sexta oleada de la Encuesta OMC-CESM sobre la Profesión Médica de diciembre de 2019 (4), nos proporcionó datos sobre la actitud ante la jubilación, de los médicos mayores de 55 años activos. A la pregunta contestaron 5.720 médicos y el 32,6% estarían dispuesto a prolongar su actividad laboral, mientras que solo un 13,7% tenían intención de adelantar su jubilación y el 39,6% tenían intención de jubilarse cuando les correspondiera por la edad. "Después de la pandemia las condiciones laborales se han deteriorado y posiblemente los porcentajes sean diferentes".

"En España no ha existido una planificación adecuada, a pesar de los muchas veces que desde el 2010, mediante informes hemos advertido de la falta de médicos especialistas para hacer frente al importante número de jubilaciones previstas en un tiempo determinado y en ciertas especialidades, al contrario, se han tomado decisiones distintas y equivocadas a las que hacía falta tomar en determinadas situaciones", agregó el Dr. Matas.

Paralelamente cuando el número de jubilaciones de médicos estaba en torno a las 4.000 por año terminaban la formación especializada más de 6.000 médicos y muchos de ellos no encontraban trabajo y permanecían parados durante todo el año para trabajar dos meses en verano.  Sin embargo, cuando comenzaron a incrementarse el número de jubilaciones, en los últimos años, terminaban como especialistas menos médicos, fruto de los drásticos recortes en las plazas convocadas en los años 2011 y siguientes que terminaban su formación en los años 2015 y siguientes. "En definitiva, una descoordinación absoluta, a la que se ha sumado la emigración de muchos de nuestros médicos, muy bien formados a países en los que se les ofrecen condiciones mucho mejores y estabilidad laboral", explicó el Dr. Matas.

En resumen, "faltan médicos de varias especialidades y sobran licenciados en medicina que no han podido acceder a la formación MIR. Pasados diez/doce años el número de jubilaciones bajarán de forma drástica y posiblemente los médicos que terminen el MIR tendrán complicado encontrar plazas para trabajar en España, estos futuros médicos son los que ahora comienzan sus estudios en las facultades", indicó el Dr. Matas.

"España necesita, ahora muchas más plazas MIR, para formar a los licenciados de años anteriores que no han conseguido plaza para formarse, posiblemente son unos cuatro mil a los que hay que sumar los aproximadamente siete mil que terminaron este año y que están esperando la convocatoria MIR".

El Dr. Matas declaró no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Siga al Dr. Javier Cotelo de Medscape en español en Twitter @Drjavico.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....