El riesgo de muerte aumenta con la aparición de una nueva depresión tras el diagnóstico de artritis reumatoide

Sara Freeman

Conflictos de interés

20 de junio de 2022

La aparición de depresión tras el diagnóstico de artritis reumatoide aumenta "más de seis veces" el riesgo de muerte en comparación con no tener depresión en el momento del diagnóstico, de acuerdo con investigadores daneses.[1]

La mortalidad acumulada a los diez años fue de aproximadamente 37% en los pacientes con artritis reumatoide y depresión coexistente, frente a alrededor de 13,5% de los pacientes con artritis reumatoide sin depresión, informó en el Congreso Anual de la European Alliance of Associations for Rheumatology (EULAR) de 2022 el Dr. Jens Kristian Pedersen, del Odense University Hospital (OUH) en Odense, Dinamarca, y del departamento de investigación clínica de la University of Southern Denmark (SDU), también en Odense.[1]

"Según el estado de exposición a los antidepresivos, la mortalidad acumulada siguió dos caminos claramente diferentes", dijo el Dr. Pedersen. "Las curvas de mortalidad se separaron pronto y ya dentro del primer y segundo año de seguimiento".

Artritis reumatoide, depresión y mortalidad

Las tasas de depresión en los pacientes con artritis reumatoide son elevadas, señaló el Dr. Pedersen, y aunque se ha informado previamente que su coexistencia puede aumentar la mortalidad, esta es la primera vez que se ha investigado la relación en una población con diagnóstico inicial de artritis reumatoide.

En este estudio, el Dr. Pedersen y sus colaboradores querían observar la asociación en la artritis reumatoide inicial y definieron la depresión como la primera prescripción de un antidepresivo.

"Aunque los antidepresivos se utilizan para diferentes indicaciones, recientemente hemos descrito que en la artritis reumatoide la indicación más frecuente para prescribir antidepresivos es la depresión", explicó. Además, esa investigación reveló que "la frecuencia con que se surten coincide con la aparición del trastorno depresivo reportado anteriormente en la literatura científica".

Datos procedentes de múltiples registros daneses

Para examinar el riesgo de mortalidad asociado a un nuevo diagnóstico de artritis reumatoide y a la aparición inicial de depresión, el Dr. Pedersen describió cómo se utilizaron cinco registros daneses diferentes.

En primer lugar, se utilizaron los datos del registro DANBIO para identificar a los pacientes que viven en Dinamarca con un nuevo diagnóstico de artritis reumatoide durante un periodo de diez años que finalizó en diciembre de 2018.[2] Aunque tal vez sea ampliamente conocido como un registro de productos biológicos, el DANBIO está obligado por el Consejo Nacional de Salud de Dinamarca a recopilar información sobre todos los pacientes con artritis reumatoide, independientemente de su tratamiento.

A continuación, se consultó el Registro Nacional Danés de Prescripciones y el Registro Nacional Danés de Pacientes para obtener datos sobre los pacientes a los que se les había prescrito por primera vez un tratamiento antidepresivo e información sobre los que después tuvieron un diagnóstico de depresión. Los datos demográficos, vitales y socioeconómicos se obtuvieron del Sistema de Registro Civil danés y de las bases de datos de Statistics Denmark. [3]

Para asegurarse de que estaban estudiando los nuevos casos de artritis reumatoide y los nuevos casos de depresión, los investigadores excluyeron a cualquier persona con una prescripción existente de antidepresivos o metotrexato, o que tuviera un diagnóstico confirmado de cualquiera de los dos trastornos tres años antes de la fecha índice del 1 de enero de 2008.

Esto significa que, de una población total de 18.000 pacientes en la base de datos DANBIO, había algo más de 11.000 que podían incluirse en los análisis.

En general, la mediana de edad en el momento del diagnóstico de la artritis reumatoide era de 61 años, dos tercios eran mujeres y dos tercios tenían la enfermedad seropositiva.

Depresión de nueva aparición en los nuevos casos de artritis reumatoide

"Durante el seguimiento, alrededor de 10% recibió una prescripción de antidepresivos", apuntó el Dr. Pedersen, y añadió que hubo 671 muertes, lo que representa unos 57.000 años-persona de riesgo.

"La mayoría murió por causas naturales", dijo, aunque se desconocía la causa de la muerte en 30% de los casos.

Al comparar a los que sí tenían prescripción de antidepresivos y a los que no, se observaron algunas diferencias en la edad a la que ocurrió la muerte, el porcentaje de mujeres con respecto a los hombres, la existencia de otras comorbilidades y los niveles de educación e ingresos más altos. Todas ellas se ajustaron en los análisis.

Se calcularon los hazard rate ratios (HRR) ajustados para observar el riesgo de mortalidad en los pacientes expuestos a antidepresivos. El mayor hazard rate ratio de mortalidad con el uso de antidepresivos se observó en los pacientes de 55 años o menos (6,66), cifra a la que le siguen ser del sexo masculino (3,70) y tener artritis reumatoide seropositiva (3,45).

Sin embargo, los  hazard rate ratios de la artritis reumatoide seronegativa, el sexo femenino y la edad de 55 a 70 años o mayor de 75 años se mantuvieron en torno a 3,0.

Se cuestiona la definición de depresión

"Mi única preocupación es la definición de depresión en su análisis", señaló un miembro del público en el congreso.

"Se utilizó el uso de antidepresivos como un indicador indirecto del diagnóstico de depresión, pero podría ser que la mayoría o muchos pacientes han tomado [medicamentos] como duloxetina para el control del dolor, y usted solo está viendo una mayor actividad de la enfermedad y una artritis reumatoide más agresiva".

El Dr. Pedersen respondió: "Después del plazo de presentación de EULAR 2022, volvimos a analizar nuestros datos utilizando otras dos medidas de depresión".

"En primer lugar, utilizamos el tratamiento con antidepresivos con una indicación positiva de depresión, según el médico prescriptor; en segundo lugar, utilizamos el primer diagnóstico de depresión según el código F32 de la Clasificación Internacional de Enfermedades décima edición: 'episodio depresivo después del alta hospitalaria como paciente externo'", indicó.

"Todas las definiciones terminan con un cociente de tasas de riesgo de aproximadamente 3. Así que, en mi opinión, no importa si te centras en una medida de depresión o en otra".

El Dr. David Isenberg, profesor de reumatología del University College London, en Londres, Inglaterra, quería saber más sobre los antecedentes de la depresión y si las personas que habían estado deprimidas quizá una o dos décadas antes tenían más probabilidades de padecer artritis reumatoide.

Ese cálculo no se ha hecho, dijo el Dr. Pedersen, y añadió que el estudio tampoco puede dar cuenta de las personas que pueden haber tenido una depresión recurrente. Las guías de tratamiento de la depresión suelen recomendar una intervención no farmacológica en primera instancia, "por lo que no necesariamente obtenemos la imagen correcta de la depresión recurrente si miramos más atrás".

Tras puntualizar que el aumento de seis veces en la mortalidad era impresionante, otro delegado preguntó si se debía a una mayor actividad de la enfermedad o al daño articular y si el riesgo de mortalidad podría ser menor en los pacientes que están en remisión.

"Todavía no lo sabemos", respondió el Dr. Pedersen. "No hemos hecho los cálculos, pero existe el problema de la confusión residual si no tenemos en cuenta todas las covariables relevantes. Así que también tenemos que hacer ese cálculo".

El estudio tuvo el apoyo de la Asociación Danesa de Reumatismo. El Dr. Pedersen ha declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Este artículo fue publicado originalmente en MDedge.com, parte de la Red Profesional de Medscape.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....