TENDENCIA CLÍNICA

Metformina

Ryan Syrek

Conflictos de interés

17 de junio de 2022

Semanalmente identificamos un término de búsqueda frecuente, analizamos qué causó su popularidad y presentamos una infografía relacionada. Si tiene una sugerencia sobre cuál es la Tendencia Clínica destacada y por qué compártala con nosotros en Twitter o Facebook. 

Uno de los medicamentos más recetados del mundo es metformina y se utiliza principalmente para tratar la diabetes de tipo 2. Las nuevas investigaciones sobre sus posibles ventajas en otras afecciones, así como la preocupación por sus efectos adversos, han dado por resultado que este medicamento se convirtiera en la Tendencia clínica de esta semana.

Quizá lo más destacado sea que los últimos resultados de un estudio decisivo (ver infografía) que "indican que metformina no es eficaz contra los tipos más comunes de cáncer de mama y que debe suspenderse cualquier uso no autorizado de este fármaco para tratar estos tipos comunes de cáncer de mama", afirmó la Dra. Pamela Goodwin, investigadora principal y oncóloga médica en el Lunenfeld-Tanenbaum Research Institute de Toronto, Canadá.

En el estudio participaron 3.649 pacientes con cáncer de mama con receptores hormonales positivos o negativos que no tenían diabetes. Las pacientes fueron aleatorizadas de forma equitativa a recibir metformina en dosis de 850 mg dos veces al día o placebo durante 5 años. Entre las 2.533 pacientes que tenían enfermedad con receptores hormonales positivos, la incidencia de eventos de sobrevida libre de enfermedad invasiva fue de 2,78 por cada 100 años-paciente con metformina frente a 2,74 por cada 100 años-paciente con placebo (hazard ratio [HR]: 1,01; p = 0,93). En 1.116 pacientes con enfermedad con receptores hormonales negativos, la incidencia de eventos de sobrevida libre de enfermedad invasiva fue de 3,58 con metformina frente a 3,60 con placebo (HR: 1,01; p = 0,92).

Hubo un único punto positivo potencial. En el pequeño subgrupo de pacientes (17% del total) con enfermedad HER2+, se asociaron 1,93 eventos de sobrevida libre de enfermedad con metformina frente a 3,05 eventos con placebo (HR: 0,64; p = 0,03), y se registraron 0,78 muertes por 100 años-paciente en el grupo asignado a metformina frente a 1,43 en el grupo que recibió placebo (HR: 0,54; p = 0,04). El beneficio se limitó a las pacientes con cualquier alelo C de la variante de un solo nucleótido rs11212617. Los resultados deben confirmarse en un estudio aleatorizado, pero es posible que metformina "proporcione una opción de tratamiento adicional para el cáncer de mama HER2-positivo", señaló la Dra. Goodwin.

Los resultados de una investigación reciente sobre pacientes mayores con diabetes de tipo 2 y cáncer fueron más alentadores. Un análisis de 7.725 pacientes con cáncer de pulmón, mama, colorrectal, próstata o páncreas reveló que a 2.981 pacientes (38,5%) se les había prescrito metformina. Los pacientes que tomaron metformina tuvieron una sobrevida global significativamente mejor tanto en los modelos no ajustados (HR: 0,73; intervalo de confianza de 95% [IC 95%]: 0,69 a 0,76; p < 0,001) como en los ajustados (HR ajustado: 0,77; IC 95%: 0,73 a 0,81; p < 0,001). Los hazard ratios para los que recibieron metformina fueron de 0,78 (IC 95%: 0,69 a 0,88; p < 0,001) en el caso del cáncer colorrectal, 0,77 (IC 95%: 0,72 a 0,82; p < 0,001) para el cáncer de pulmón, 0,82 (IC 95%: 0,72 a 0,93; p < 0,001) para el cáncer de páncreas y 0,74 (IC 95%: 0,62 a 0,88; p = 0,002) para el cáncer de próstata.

También se ha demostrado que metformina ofrece perspectivas favorables para mitigar el aumento de peso inducido por los antipsicóticos. Una nueva guía irlandesa basada en evidencia recomienda que los psiquiatras prescriban metformina en fase temprana a los pacientes que aumenten más de 7% de su peso inicial en el primer mes de tratamiento antipsicótico. También recomienda el uso de metformina cuando el aumento de peso está establecido. La dosis inicial propuesta es de 500 mg dos veces al día con las comidas, con incrementos de 500 mg cada 1-2 semanas hasta alcanzar una dosis establecida como objetivo de 2.000 mg por día. En el caso de una intervención temprana, la guía propone estabilizar inicialmente el peso ganado o, si es posible, revertir el exceso de peso. Cuando se establece el aumento de peso, el objetivo es reducir al menos 5% del peso en los siguientes 6 meses.

Un par de estudios también indican que metformina puede tener beneficios neuroprotectores. Un estudio preimpreso que aún no ha sido revisado por pares mostró que el uso del fármaco probablemente reduce el riesgo de padecer enfermedad de Alzheimer en la población general. El uso de metformina genéticamente sustituida, equivalente a una reducción de 6,75 mmol/mol (1,09%) en la hemoglobina glucosilada, se asoció con un 4% menos de probabilidades de padecer enfermedad de Alzheimer (p = 1,06 × 10-4) en individuos que no tenían diabetes. Una revisión sistemática y un metanálisis separados de datos longitudinales revelaron que metformina puede asociarse con una disminución más amplia del riesgo de enfermedad neurodegenerativa. Los datos agrupados mostraron que el riesgo relativo asociado a la aparición de enfermedades neurodegenerativas era de 0,77 (IC 95%: 0,67 a 0,88) para los pacientes con diabetes que tomaban metformina. El efecto fue mayor con un uso más prolongado, con un riesgo relativo de 0,29 (IC 95%: 0,13 a 0,44) para los que tomaron metformina durante 4 años o más.

Desde resultados decepcionantes hasta hallazgos prometedores en relación con una serie de afecciones no diabéticas, una oleada de investigaciones sobre metformina ayudó a convertir a este popular fármaco en el principal tema de la Tendencia clínica de esta semana.

Para más información sobre metformina, lea aquí.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....