Pediatra estadounidense es acusada de conspiración de asesinato contra su exmarido

John Dillon

Conflictos de interés

1 de junio de 2022

Una pediatra de Kentucky, Estados Unidos, fue acusada de contratar a un asesino a sueldo para matar a su exmarido y de escribir un mensaje suicida falso en su teléfono celular para disfrazar la conspiración. Inicialmente tramó el plan hace cuatro años durante una disputa por custodia, según documentos judiciales.

Dra. Stephanie Russell

El 19 de mayo, agentes de la Oficina Federal de Investigaciones de Estados Unidos arrestaron a la Dra. Stephanie Russell, acusada de utilizar instalaciones de comercio interestatal para la comisión de un asesinato a sueldo, lo que conlleva una sentencia máxima de diez años en una prisión federal.

La Dra. Russell, que según los fiscales tiene 52 años, negó con vehemencia la conspiración cuando se informó por primera vez a los investigadores en 2020. También descartó las sospechas de un tutor designado por el tribunal cuando la doctora dañó a su propio hijo, entonces de dos años, "para que pareciera" como si su padre lo hubiera lastimado.

Según la declaración jurada de un agente del Federal Bureau of Investigation (FBI), la Dra. Russell trató de reclutar a un asesino a través de empleados y exempleados de la clínica Kidz Life Pediatrics, en Prospect, un suburbio de lujo de Louisville, Estados Unidos. Supuestamente, planeó programar el asesinato durante un periodo de visita de dos horas a sus dos hijos, el último día del año escolar.

La jueza magistrada Regina Edwards, del Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito Oeste de Kentucky, ordenó el 21 de mayo que la Dra. Russell permaneciera bajo custodia. No se ha fijado una fecha futura para la próxima audiencia.

'Sin señales de alerta'

El caso ha trastornado al desarrollo habitacional Norton Commons en Prospect, una de las comunidades más ricas de Kentucky, Estados Unidos.

"No hubo señales de alerta", dijo Lance Dooley, cuyas dos hijas habían estado bajo el cuidado de la Dra. Russell en Kidz Life. "Este vecindario estaba como, '¿Qué demonios?'. Todos fuimos con ella y confiábamos y respetábamos su juicio".

Según los fiscales, el 15 de mayo, después de no haber logrado que asesinaran a su exmarido durante las vacaciones, la Dra. Russell se puso en contacto con una persona que pensó que había contratado para el asesinato a cambio de $7.000 dólares.

El 18 de mayo, la Dra. Russell colocó un pago inicial de $3.500 dólares en un buzón de entrega de muestras fuera de su consultorio médico. Accedió a pagar la mitad restante después de que se cometiera el asesinato, según los fiscales. El presunto asesino a sueldo era un agente encubierto del Federal Bureau of Investigation (FBI).

Mientras hacía planes, la Dra. Russell utilizó varios teléfonos desechables y usó flores como palabra clave para matar a su exmarido, Ricky Crabtree, a quien había acusado de abusar sexualmente de sus hijos. Crabtree, un asesor financiero, no devolvió los mensajes telefónicos dejados en su oficina.

La jueza del Tribunal de Familia, Denise Brown, había designado con anterioridad a un tutor para representar a los niños y a un evaluador para monitorear los problemas de custodia de la pareja.

La Dra. Russell demandó al juez y dijo que Brown actuó debido a las acusaciones de que la Dra. Russell estaba "entrenando" a sus hijos e infligiendo "daño emocional". La Dra. Russell también se opuso a lo que ella llamó "una sugerencia vaga" de que anteriormente "podría haber herido al niño mayor para que pareciera que Crabtree lo había hecho".

"No había ninguna prueba de eso", señaló David Mour, un abogado que representó a la Dra. Russell en esa acción. El estado otorgó la custodia al padre en lo que Mour llamó una acción "sin debido proceso", basada en acusaciones sin fundamento. "No les creo ni una maldita cosa", dijo.

En su demanda contra Brown, que fue desestimada en 2021, la Dra. Russell criticó como "absurdas" las acusaciones de que, en mayo de 2018, ella "intentó contratar" a un "asesino a sueldo" para matar a Crabtree.

Sin embargo, la declaración jurada del Federal Bureau of Investigation mostraba numerosos mensajes de texto entre la Dra. Russell y una exenfermera que ella creía que conocía a un sicario, y un agente del Federal Bureau of Investigation que se hacía pasar por el presunto asesino. Cuando un testigo accedió inicialmente a encontrar un asesino que haría el trabajo durante la temporada navideña de 2021, la Dra. Russell envió un mensaje de texto: "Estoy llorando sin control lágrimas de alivio".

El testigo renunció a Kidz Life Pediatrics y terminó su contacto con la Dra. Russell cuando se dio cuenta de que esta hablaba "en serio" sobre la conspiración, según la declaración jurada. Cuando la Dra. Russell encontró a un contratista dispuesto en mayo, le dijo al asesino a sueldo que escribiera un mensaje de suicidio. El asesino tendría que desbloquear el teléfono celular de Crabtree haciendo que el dispositivo reconociera la cara del cadáver.

Dooley dijo que Kidz Life Pediatrics estaba cerrado durante su horario de apertura cuando trató de recuperar los registros médicos de sus hijos. Desde entonces ha acudido con otro pediatra. La Dra. Russell había cuidado a sus hijos durante más de cuatro años, declaró, sin dejar rastro de ninguna oscuridad subyacente. Kidz Life Pediatrics no devolvió las llamadas telefónicas para solicitar sus comentarios.

"Está muy cerca de casa", dijo Dooley, quien dirige una agencia de publicidad con su esposa. "La Dra. Russell era realmente buena".

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....