Nueva herramienta podría identificar a mujeres embarazadas con trastornos alimentarios

Lara Salahi

Conflictos de interés

26 de mayo de 2022

Una herramienta de detección desarrollada recientemente puede ayudar a los médicos a identificar a las mujeres embarazadas con trastornos alimentarios.[1]

El instrumento de 12 preguntas pretende ser una forma rápida de ayudar a los médicos a identificar a las mujeres que pudieran necesitar ser derivadas a un experto en salud mental para una evaluación adicional, según los investigadores, quienes informaron sobre el instrumento en un estudio publicado en Archives of Women's Mental Health.

"Sería más apropiado para encuentros clínicos para que así las mujeres puedan ser evaluadas y referidas", indicó la Dra. Elizabeth Claydon, profesora asistente en el Departamento de Ciencias Sociales y del Comportamiento de la West Virginia University's School of Public Health, en Morgantown, Estados Unidos, quien dirigió el estudio. "Si no lo detectas, es posible que continúen con su trastorno alimentario durante todo el embarazo".

Las mujeres embarazadas que tienen un trastorno alimentario tienen un mayor riesgo de diabetes gestacional, parto prematuro, complicaciones en el parto, dificultades para amamantar y depresión posparto, según información de National Eating Disorders Association . Sus recién nacidos corren un mayor riesgo de ser prematuros, tener bajo peso al nacimiento y desarrollarse deficientemente. Sin embargo, los médicos no han tenido una forma precisa de evaluar a las mujeres embarazadas que pueden tener un trastorno alimentario.

Las primeras guías clínicas del American College of Obstetricians and Gynecologists para el manejo de la anorexia en el embarazo fueron publicadas en abril de 2022. Las recomendaciones del grupo incluyen la evaluación de manera regular de la función cardiaca y hepática, la presión arterial y la frecuencia cardiaca, así como pruebas para evaluar el hierro, sodio, potasio, la densidad ósea y los niveles de azúcar en la sangre. La anorexia, la bulimia, el trastorno de atracón y los trastornos subclínicos, son de los trastornos alimentarios más frecuentes entre las mujeres embarazadas.

No hay datos recientes sobre la incidencia o la prevalencia de los trastornos alimentarios entre las mujeres embarazadas, según Lauren Smolar, vicepresidenta de misión y educación de National Eating Disorders Association.

"Es difícil conocer la cantidad de mujeres embarazadas afectadas, ya que a menudo pasan desapercibidas", señaló Smolar.

Las herramientas de cribado existentes para los trastornos alimentarios preguntan a las pacientes si están embarazadas actualmente; un cuestionario diseñado específicamente para mujeres embarazadas puede ayudar a recopilar mejor los datos sobre la prevalencia dentro de este grupo, detalló Smolar.

Para el nuevo estudio, la Dra. Claydon y sus colaboradores aplicaron el cuestionario entre más de 400 mujeres, en su mayoría caucásicas, de entre 25 y 34 años. Descubrieron que podía identificar de manera confiable a las mujeres que podrían tener un trastorno alimentario. El cuestionario fue validado para que las mujeres lo respondieran durante cualquier trimestre.

Una puntuación de 39 o superior serviría como indicador para dar seguimiento. Las mujeres que obtuvieron una puntuación de al menos 39 tenían hasta 16 veces más probabilidades de recibir un diagnóstico de trastorno alimentario en comparación con las mujeres que obtuvieron una puntuación menor, encontraron los investigadores.

Los trastornos alimentarios a menudo pasan desapercibidos

Los investigadores desarrollaron la herramienta para evaluar a todas las mujeres, en lugar de solo a las pacientes que presentan síntomas reconocibles, según la Dra. Claydon.

"Algunas personas pueden recaer durante el embarazo, algunas pueden desarrollar [un trastorno] durante el embarazo", indicó. "Esto asegura que no haya suposiciones, porque a veces no se puede saber si alguien tiene un trastorno alimentario solo con verlo".

Los investigadores también trabajaron para eliminar el lenguaje estigmatizante para reducir la posibilidad de que las mujeres oculten información sobre sus síntomas.

La herramienta se desarrolló siguiendo un estudio cualitativo realizado por la Dra. Claydon y sus colaboradores que se publicó en 2018. En ese estudio, los investigadores analizaron las autopercepciones y las experiencias autoinformadas de mujeres embarazadas con un trastorno alimentario.

"Escuché mucho sobre lo difícil que era revelar los trastornos alimentarios durante el embarazo", dijo la Dra. Claydon. "Es maravilloso hacer algo aplicado a estos hallazgos. Es un trabajo muy significativo y personal para mí".

La Dra. Claydon externó que ella y sus colaboradores ahora planean probar el instrumento introduciéndolo en clínicas de West Virginia en Estados Unidos.

The Ophelia Fund/Rhode Island Foundation apoyó la creación del instrumento y su difusión a los médicos. La investigación informada en el estudio fue apoyada por el National Institute of General Medical Sciences, de National Institutes of Health.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....