El uso tópico de ácido tranexámico reduce la hemorragia postoperatoria tras la cirugía de Mohs

Nancy A. Melville

Conflictos de interés

23 de mayo de 2022

Después de la cirugía micrográfica de Mohs, el uso de ácido tranexámico tópico complementario mostró beneficios al reducir significativamente la hemorragia postoperatoria con el cierre de las heridas de segunda intención o al permitir que las heridas cerraran naturalmente sin suturas, en un ensayo doble enmascarado, aleatorizado y controlado.[1]

Dra. Brianna Castillo

Los resultados indican que "la aplicación tópica de ácido tranexámico es una medida preventiva fácil y económica de considerar para añadir al cuidado de las heridas de los defectos de granulación en pacientes sometidos a cirugía micrográfica de Mohs", comentó a Medscape Noticias Médicas la primera autora, Dra. Brianna Castillo, jefa de residentes de dermatología de la University of Missouri, en Columbia, Estados Unidos.

Los resultados del estudio se presentaron el 12 de mayo en el Congreso Anual del American College of Mohs Surgery (ACMS) de 2022.

En el cierre de las heridas por segunda intención, después de la cirugía micrográfica de Mohs, las hemorragias postoperatorias son frecuentes y pueden angustiar al paciente, y ser motivo de que regrese a la consulta o a ser atendido de urgencia, lo que implica un costo sanitario adicional, apuntó la Dra. Castillo.

Ácido tranexámico tópico, un antifibrinolítico análogo sintético de lisina, que impide la ruptura de los coágulos sanguíneos, suele utilizarse para controlar la hemorragia en el contexto quirúrgico, como en la cirugía cardiotorácica, ortopédica, ginecológica, oral y traumatológica, y no conlleva más riesgo de episodios trombóticos. Sin embargo, su uso es relativamente nuevo en dermatología.

Al momento ácido tranexámico está aprobado por la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos como formulación oral para la menorragia y como medida preventiva a corto plazo para la hemofilia. Sin embargo, existen otras formulaciones para usos tópicos y subcutáneos, señaló la Dra. Castillo.

Para evaluar los beneficios potenciales del tratamiento en la hemorragia posquirúrgica de la cirugía micrográfica de Mohs, la Dra. Castillo y sus colegas reclutaron a 124 pacientes, sometidos a la cirugía entre octubre de 2020 y diciembre de 2021, que tenían defectos quirúrgicos considerados apropiados para el cierre de las heridas de segunda intención.

Los pacientes fueron aleatorizados en grupos de 62 cada uno para recibir apósitos Telfa humedecidos en solución fisiológica aplicados al lecho de la herida al finalizar la cirugía o apósitos Telfa humedecidos en ácido tranexámico, 25 mg/ml, a un volumen de 1 ml/cm2, aplicados al lecho de la herida al finalizar la cirugía.

En ambos grupos, se colocó un vendaje compresivo estándar sobre los apósitos Telfa.

La mayoría de los participantes eran hombres (90 frente a 34), 45 tomaban tratamiento antiplaquetario y 20 recibían anticoagulantes, y en todos los casos los pacientes fueron aleatorizados en proporción similar en los dos grupos. La mayoría de los defectos quirúrgicos se encontraban en la cabeza y el cuello o en una extremidad, y la mayoría (74) eran menores a 2 cm.

A todos los pacientes se les proporcionaron instrucciones para aplicar presión a sus heridas y para informar sobre las complicaciones hemorrágicas. Se les entrevistó por teléfono tres días después de las intervenciones quirúrgicas para interrogarlos en relación con la hemorragia postoperatoria y cualquier problema potencial relacionado con el tratamiento con ácido tranexámico.

En las entrevistas de seguimiento, seis pacientes del grupo asignado a placebo (9,7%) comunicaron una hemorragia activa de la herida en las 48 horas siguientes a la cirugía, y un paciente requirió una intervención, mientras que no hubo informes de hemorragias en el grupo tratado con ácido tranexámico (p = 0,028). No se notificaron efectos secundarios en ninguno de los dos grupos.

En pacientes sometidos a cirugía micrográfica de Mohs, se ha estudiado previamente el ácido tranexámico subcutáneo como agente hemostático transoperatorio, midiéndose la hemorragia antes de la resección de la segunda capa o del cierre, explicó la Dra. Castillo. Sin embargo, "en ningún estudio se ha evaluado el ácido tranexámico tópico con el objetivo de reducir la hemorragia postoperatoria en el contexto de la cirugía micrográfica de Mohs", dijo.

La Dra. Castillo señaló que el uso tópico de ácido tranexámico es relativamente económico y suele estar disponible en las farmacias de los hospitales. "Solo cuesta unos siete dólares el frasco de diez centímetros cúbicos y lo diluimos", señaló durante la sesión. "Tiene una vida útil bastante buena y no es necesario refrigerarlo".

"Lo hemos implementado en nuestra práctica en la University of Missouri", añadió.

Al comentar el estudio, la Dra. M. Laurin Council, profesora asociada de dermatología de la división de dermatología del departamento de medicina interna de la Washington University, en St. Louis, Estados Unidos, señaló que el cierre de las heridas por segunda intención es "una opción excelente para algunos pacientes tras la resección del cáncer de piel".

"Sin embargo, uno de los problemas de este método es que las heridas posquirúrgicas pueden sangrar en las horas posteriores a la intervención, lo que puede resultar muy angustioso para los pacientes y sus familias", externó a Medscape Noticias Médicas.

"El estudio presentado aquí muestra que el fármaco ácido tranexámico es muy prometedor para prevenir las hemorragias posquirúrgicas en este subgrupo de pacientes", observó la Dra. Council, quien también es directora de cirugía dermatológica y directora de cirugía micrográfica y de la residencia en Oncología dermatológica de la Washington University.

Comentando que "los resultados son impresionantes", señaló que el estudio tenía algunas limitaciones. "Se trata de un pequeño estudio piloto y no conocemos los factores de confusión en cada grupo, como la proporción de pacientes que tomaban anticoagulantes o que tenían trombocitopenia y, por tanto, problemas de coagulación, por ejemplo".

Los autores han manifestado no tener ninguna relación económica pertinente. La Dra. Council ha sido consultora de AbbVie, Castle Biosciences y Sanofi-Genzyme/Regeneron, pero la consultoría no fue relevante para el presente estudio.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....