TENDENCIA CLÍNICA

Enfermedad periodontal

Ryan Syrek

Conflictos de interés

20 de mayo de 2022

Semanalmente identificamos un término de búsqueda frecuente, analizamos qué causó su popularidad y presentamos una infografía relacionada. Si tiene una sugerencia sobre cuál es la Tendencia Clínica destacada y por qué compártala con nosotros en Twitter o Facebook. 

La asociación entre las enfermedades de las encías y comorbilidades importantes se ha resaltado en varios estudios recientes. Desde los trastornos inflamatorios hasta los neurológicos, la relación entre la salud bucodental y la salud general ha puesto a las enfermedades periodontales en el centro de la atención. En la fase temprana de la enfermedad periodontal (gingivitis), las encías pueden estar edematosas e hiperémicas y pueden sangrar. En la forma más grave, la periodontitis, las encías pueden desprenderse del diente, puede perderse hueso y los dientes pueden aflojarse o incluso caerse.

Según Centers for Disease Control and Prevention (CDC) de Estados Unidos, la periodontitis es más frecuente en los hombres que en las mujeres (56,4% frente a 38,4%), en quienes viven por debajo del nivel federal de pobreza (65,4%), en quienes tienen un nivel de estudios inferior a secundaria (66,9%) y en fumadores activos (64,2%). La periodontitis se ha relacionado con varias afecciones sistémicas graves.

Según un estudio reciente, el tipo de pérdida de dientes que ocasiona la periodontitis se observa con frecuencia en individuos con diabetes de tipo 2. En un metanálisis de 22 estudios recientes de todo el mundo, la diabetes de tipo 2 se asoció a un aumento de 20% en el riesgo de pérdida de dientes tras ajustar otros múltiples factores de riesgo. El riesgo de pérdida de dientes fluctuaba entre 15% más alto en estudios transversales, 29% más alto en estudios de cohortes y cinco veces más alto en estudios de casos y controles.

La diabetes aumenta el riesgo de enfermedades orales directamente por la respuesta inflamatoria gingival e indirectamente por la disminución de la producción de saliva a causa de medicamentos antidiabéticos. Las complicaciones orales consisten en sequedad de la boca, caries dental y enfermedad periodontal. Esta última abarca desde la gingivitis hasta la periodontitis, que puede provocar la pérdida de dientes. Aproximadamente un tercio de las personas con diabetes padecen una enfermedad periodontal grave, y 1 de cada 5 casos de pérdida de dientes en los adultos se relaciona con la diabetes.

Las enfermedades periodontales también parecen aumentar las probabilidades de desarrollar otros trastornos graves, ya que un estudio reciente reveló que puede incrementar el riesgo de cáncer colorrectal esporádico. El estudio COLDENT de casos y controles basado en la población mostró que la tasa de nuevos diagnósticos de cáncer colorrectal en individuos que tenían antecedentes de una enfermedad periodontal era casi 50% más alta que en los que no tenían tales antecedentes, después de ajustar múltiples factores médicos y demográficos. Janati y sus colaboradores analizaron 348 casos de cáncer de colon o recto confirmados histológicamente y diagnosticados entre enero de 2013 y diciembre de 2019 y los compararon con 310 controles equiparados.

La tasa de nuevos diagnósticos de cáncer colorrectal en los individuos con antecedentes de enfermedad periodontal fue 1,4 veces mayor tras el ajuste por edad y sexo, aumentando a 1,45 veces más tras el ajuste adicional por índice de masa corporal, educación, ingresos, diabetes, antecedentes familiares de cáncer colorrectal, uso regular de ácido acetilsalicílico y antiinflamatorios no esteroideos sin ácido acetilsalicílico, tabaquismo acumulado en el curso de la vida, consumo de carnes rojas y procesadas, consumo de alcohol y puntuación total de actividad física.

Las enfermedades de las encías pueden ser también un objetivo potencial para ayudar a mitigar determinadas afecciones, como la enfermedad de Alzheimer. Una nueva investigación señala que un medicamento oral experimental dirigido a una bacteria que causa enfermedad gingival podría ofrecer un "nuevo paradigma de tratamiento" para la enfermedad de Alzheimer leve-moderada.

Los resultados del ensayo de fase 2/3 GAIN de atuzaginstat, que se dirige a la bacteria de las encías Porphyromonas gingivalis, indican que este patógeno es un "potencial impulsor de la enfermedad de Alzheimer". En el ensayo participaron 643 pacientes en general sanos de 55 a 80 años (edad media: 69 años) con enfermedad de Alzheimer leve o moderada. Algunos de los pacientes que recibieron el fármaco observaron una lentificación importante del deterioro en la subescala cognitiva de la Escala de Evaluación de la enfermedad de Alzheimer de 26% a 57%, y otro análisis estadístico mostró que el deterioro se lentificó 40% a 56%.

Desde los problemas dentales en pacientes con diabetes de tipo 2 hasta las preocupantes asociaciones entre las enfermedades de las encías y el cáncer colorrectal y la enfermedad de Alzheimer, la investigación sobre los vínculos entre las enfermedades periodontales y varios trastornos graves dio lugar al principal tema de la Tendencia clínica de esta semana.

Para más información sobre enfermedades de las encías, lea aquí.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....