La diabetes duplica el riesgo de muerte por COVID-19; ¿varía si es en Oriente u Occidente?

Marlene Busko

Conflictos de interés

19 de mayo de 2022

Encuentre las últimas noticias y orientación acerca de la COVID-19 en el Centro de información sobre el coronavirus (SARS-CoV-2).

Una revisión general de metanálisis/revisiones sistemáticas de los resultados de la COVID-19 en pacientes con y sin diabetes de todo el mundo mostró peores resultados en general en los pacientes con COVID-19 que tenían diabetes, aunque hubo diferencias geográficas.[1]

Se sabe que la diabetes es un factor de riesgo de peor pronóstico en la COVID-19, pero es la primera vez que en un estudio se analizan los riesgos teniendo en cuenta la ubicación de los pacientes. En el estudio, la diabetes casi duplicó la tasa de mortalidad por COVID-19, pero el buen control de la glucosa fue un factor de protección y esto parece haber diferido entre muchos de los países estudiados, así como dentro de cada país.

En la revisión se incluyó a 270.000 participantes, con estudios de Norteamérica, Europa, Oriente Medio y Extremo Oriente. Fue publicada recientemente en Endocrinology, Diabetes & Metabolism por la Dra. Stavroula Kastora, Ph. D., de la University of Aberdeen, en Reino Unido, y sus colaboradores.[1]

En los resultados agrupados, "las personas con diabetes tenían 1,87 veces más probabilidades de morir por COVID-19, 1,59 veces más probabilidades de ser ingresadas a la unidad de cuidados intensivos, 1,44 veces más probabilidades de necesitar ventilación mecánica y 2,88 veces más probabilidades de ser clasificadas como graves o críticas, en comparación con los pacientes sin diabetes". La Dra. Anne L. Peters, quien no participó en esta investigación, lo resumió en un correo electrónico para Medscape Noticias Médicas.

Los pacientes tratados en Estados Unidos o Europa obtuvieron los mejores resultados, mientras que los de otras zonas, en particular China, Corea y Oriente Medio, fueron los que obtuvieron peores resultados, señaló la Dra. Peters, profesora de medicina de la University of Southern California (USC) Keck School of Medicine en Los Ángeles, Estados Unidos. Los pacientes de mayor edad y los tratados con insulina también obtuvieron peores resultados, y las personas con mejor control glucémico obtuvieron mejores resultados, indicó.

"Estos resultados son interesantes porque revelan que los peores resultados debidos a la COVID-19 en personas con diabetes pueden reducirse en el entorno adecuado", apuntó la Dra. Peters.

Sin embargo, también señaló que, aunque los resultados revelaron diferencias entre países, "dentro de un mismo país hay variaciones". Por ejemplo, dentro de Estados Unidos y Reino Unido, los resultados de la revisión diferían en función de si las personas vivían en una zona con mayores o menores recursos para la atención médica.

La Dra. Kastora afirmó que los resultados deberían ser un llamado de atención.

"Demostramos que un buen control glucémico puede ser un factor de protección frente a las muertes relacionadas con la COVID-19", declaró en un comunicado de prensa de su universidad. "En última instancia, hemos identificado una disparidad en los resultados de la COVID-19 entre el mundo oriental y el occidental", añadió.

"En vista de la pandemia en curso, el fortalecimiento de las clínicas ambulatorias de diabetes, la garantía de un seguimiento constante de los pacientes con diabetes y la optimización de su control glucémico podrían aumentar significativamente las posibilidades de sobrevida tras una infección por el SARS-CoV-2", comentó.

El Dr. Francisco J. Pasquel, maestro en salud pública, quien no participó en la investigación, estuvo de acuerdo. "Esta es una alerta para la comunidad mundial sobre la importancia de priorizar los recursos de atención e investigación centrados en las personas con diabetes y COVID-19, con el fin de reducir las diferencias en los resultados en comparación con las que no tienen diabetes", dijo a Medscape Noticias Médicas en un correo electrónico.

El Dr. Pasquel es profesor asociado de endocrinología en la Emory University School of Medicine, en Atlanta, Estados Unidos.

La Dra. Peters también concluyó: "Debemos estar atentos a nuestros esfuerzos por mejorar el control de la diabetes en todo el mundo, a fin de ayudar a reducir la morbilidad y la mortalidad asociadas a la diabetes y a la COVID-19".

El Dr. Pasquel conjeturó que múltiples factores podrían explicar los diferentes resultados de la COVID-19 en pacientes con y sin diabetes en diferentes partes del mundo.

Estos podrían incluir las diferentes prácticas hospitalarias, la disponibilidad de camas en los hospitales, los criterios para el ingreso a la unidad de cuidados intensivos, las alternativas terapéuticas, el desarrollo y la adopción de guías de tratamiento, el momento de la infección por el SARS-CoV-2 (temprano o tardío en la pandemia) y la variante del virus.

Las diferencias en "la aplicación de las guías para el control de la glucemia, así como el uso y la disponibilidad de diferentes agentes antihiperglucémicos, tanto antes del ingreso como durante la hospitalización, también podrían explicar algunas discrepancias entre los países", añadió.

Ingreso en la unidad de cuidados intensivos, necesidad de ventilación mecánica y mortalidad

Los investigadores realizaron una revisión general de otras revisiones, basadas en 158 artículos originales (148 estudios retrospectivos y diez prospectivos, incluyendo 15 estudios de preimpresión), que se publicaron hasta el 30 de agosto de 2021.

En la Unión Europea (Dinamarca, Francia, Italia, España, Suiza y Reino Unido), se realizaron 22 estudios; 90 procedían del Lejano Oriente (China y Corea), 16 de Oriente Medio (Irán, Iraq, Israel, Kuwait, Omán, Qatar y Turquía) y 30 de Norteamérica (29 de Estados Unidos y uno de México).

Casi todos los estudios se realizaron en pacientes hospitalizados, excepto uno, que era de una residencia de adultos mayores.

La muestra total estaba formada por 270.212 pacientes, de los cuales a 57.801 se les diagnosticó diabetes (a 488 diabetes de tipo 1 y a 57.313 diabetes de tipo 2).

En general, 19% de los pacientes fueron ingresados a la unidad de cuidados intensivos, 12% fueron conectados a un respirador y 13,5% murieron durante el seguimiento.

En los 59 estudios en los que se analizó el ingreso a la unidad de cuidados intensivos, este resultado fue más probable en pacientes con diabetes frente a los que no la tenían (odds ratio [OR]: 1,59; p = 0,005), encabezado principalmente por los pacientes con diabetes en los 29 estudios del Lejano Oriente (OR: 1,94; p < 0,0001).

No hubo un aumento general del riesgo de ingreso a la unidad de cuidados intensivos en los pacientes con COVID-19 y diabetes (frente a los que no tenían diabetes) en los ocho estudios de Oriente Medio (OR: 1,32; p = 0,26), los nueve de la Unión Europea (OR: 1,20; p = 0,16) o los 13 estudios de Norteamérica (OR: 1,57; p = 0,36).

En los 83 estudios en los que se analizó la necesidad de un respirador, en general, hubo una mayor necesidad en los pacientes con diabetes frente a los que no la tenían (OR: 1,44; p < 0,0001).

De los pacientes con COVID-19, los que padecían diabetes tenían más necesidad general de un respirador en diez estudios de Oriente Medio (OR: 2,02; p = 0,01), en 51 de Lejano Oriente (OR: 1,61; p = 0,0001) y en ocho de Europa (OR: 1,26; p < 0,0001), pero no en 14 estudios de Norteamérica (OR: 0,71; p = 0,19).

En general, en los 136 estudios en los que se analizó la mortalidad, los pacientes con diabetes y COVID-19 tenían más riesgo de morir durante el seguimiento (OR: 1,75; p < 0,0001). Esto también fue cierto en general para los pacientes con diabetes en 77 estudios de Lejano Oriente (OR: 2,40), en 15 de Oriente Medio (OR: 1,71; p < 0,0001), en 18 de Europa (OR: 1,47; p = 0,04) y en 14 de Norteamérica (OR: 1,42; p = 0,04) en los que se analizó este resultado.

Los autores manifestaron no tener ninguna relación económica relevante. La Dra. Peters ha declarado haber recibido honorarios por consultoría de Abbott, Novo Nordisk, AstraZeneca, Zealand, Vertex y Medscape, y financiación para investigación de parte de Abbott, Dexcom e Insulet, y tener opciones sobre acciones de Omaha Health y Teladoc.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....