La dieta vegetariana es equivalente a la omnívora para la población pediátrica, aunque con un ligero riesgo de bajo peso

Diana Swift

Conflictos de interés

16 de mayo de 2022

Los resultados de un estudio longitudinal de cohortes canadiense tranquilizan, ya que cada vez hay más familias que someten a sus hijos a dietas vegetarianas: "No se encontraron diferencias clínicamente significativas en la estatura, el crecimiento o las medidas bioquímicas de nutrición en la población pediátrica con dietas vegetarianas y no vegetarianas".[1]

Si bien las puntuaciones Z (desviación estándar [DE] por encima o por debajo de la media) fueron similares en ambos grupos dietéticos, hubo una débil asociación entre una dieta vegetariana y una estatura comparativa con la puntuación Z media más baja, así como una probabilidad ligeramente mayor de tener un peso inferior al normal.

No se identificaron asociaciones significativas entre las dietas vegetarianas y no vegetarianas en una puntuación Z del índice de masa corporal (IMC) infantil, ferritina sérica, 25-hidroxivitamina D y lípidos séricos, según el Dr. Jonathon L. Maguire, maestro en ciencias, de la Clínica Pediátrica del St. Michael’s Hospital en Toronto, Canadá.

Además, la magnitud de la asociación entre la estatura y la dieta vegetariana fue pequeña, de solo 0,3 cm para un niño de 3 años, y es poco probable que sea clínicamente significativa, afirmaron el Dr. Maguire y sus colaboradores en la versión electrónica de Pediatrics .

En un criterio de valoración secundario del estudio, el consumo de leche de vaca se asoció con mayores niveles de lípidos séricos con una u otra dieta. Los lípidos séricos eran similares entre los que consumían o no una dieta vegetariana e ingerían las dos tazas de leche de vaca recomendadas al día.

"La gran mayoría de la población pediátrica con dietas vegetarianas tiene un crecimiento y una nutrición similares a aquella población sin dietas vegetarianas", dijo en una entrevista el Dr. Maguire, quien también es profesor de pediatría y ciencias de la nutrición en la University of Toronto. "Pero, creo que debemos ser conscientes de planificar cuidadosamente las dietas vegetarianas para la población pediátrica con peso subnormal".

La conclusión del estudio se basó en 8.907 participantes de 6 meses a 8 años de edad, incluidos 248 participantes vegetarianos y 25 veganos, al inicio. Formaban parte de la red de investigación basada en la práctica TARGet Kids! de Toronto, Canadá.[2]

La edad media de los participantes al inicio del estudio era de 2,2 años (DE: 1,5), y 52,4% de ellos eran hombres. Se efectuó seguimiento a los participantes durante una media de 2,8 años (DE: 1,7).

Las que seguían una dieta vegetariana tenían una mayor duración de la lactancia: 12,6 meses (DE: 9,5) frente a 10,0 meses (DE: 7,0). También era más probable que fueran de origen étnico asiático: 33,8% frente a 19,0%. Por lo demás, los participantes con y sin dieta vegetariana eran similares al inicio del estudio.

En los resultados del estudio, los participantes vegetarianos tenían más probabilidades de tener peso bajo: puntuación z del índice de masa corporal inferior a -2 (odds ratio [OR]: 1,87; intervalo de confianza de 95% [IC 95%]: 1,19 a 2,96; p = 0,007), mientras que no se encontró ninguna asociación con el sobrepeso o la obesidad.

En un criterio de valoración secundario, el consumo de leche de vaca se asoció con niveles más altos de colesterol diferente al de lipoproteínas de alta densidad (p = 0,03), colesterol total (p = 0,04) y colesterol de lipoproteínas de baja densidad (p = 0,02) en participantes con una dieta vegetariana. Los niveles eran similares en los participantes con y sin dieta vegetariana que consumían las dos tazas de leche de vaca recomendadas al día.

Estudios previos han descubierto que la población pediátrica vegetariana tiene un crecimiento y desarrollo normales, pero tienden a ser más delgados que sus compañeros omnívoros.

En cuanto al efecto potencial de seguir una dieta totalmente vegana sobre estos parámetros nutricionales, el Dr. Maguire comentó: "Lamentablemente, no había suficientes participantes con dietas veganas para sacar conclusiones significativas".

¿Es probable que los resultados sean similares en la población pediátrica de mayor edad que tiene más independencia y se relaciona más con sus compañeros? "¡No lo sé, pero daremos seguimiento a estos participantes durante muchos años a través de la red de investigación TARGet Kids!", respondió el Dr. Maguire.

Estudios como este son oportunos a medida que la alimentación vegetariana se generaliza en Estados Unidos. Las Encuestas Nacionales de Examen de Salud y Nutrición de 2007 a 2010 revelaron que 2,1% de los adultos estadounidenses seguían una dieta vegetariana, y esa cifra parece haber aumentado, ya que 5% de los adultos estadounidenses se autoidentificaron como vegetarianos en una encuesta de Gallup de 2019.[3,4]

Ofreciendo su perspectiva sobre el estudio canadiense, pero sin participar en él, la dietista-nutricionista Stephanie Di Figlia-Peck, M. S., estuvo de acuerdo con que los resultados indican que "una dieta vegetariana no es algo negativo para el crecimiento y el desarrollo". Ella es una dietista certificada líder en la división de medicina de adolescentes en el Cohen Children’s Medical Center en Nueva York, Estados Unidos. Señaló, sin embargo, que en el estudio solo se observó a los participantes muy pequeños en promedio.

Subrayó que los regímenes vegetarianos requieren el compromiso de la familia y coincidió en la necesidad de planificar. "Para que estas dietas funcionen, hay que hacer muchas cosas. Pero si se planifican con cuidado, hay proteínas y micronutrientes y macronutrientes adecuados y hay un efecto no negativo en el crecimiento y el desarrollo".

Los resultados del estudio reflejan lo que ella ve en la práctica clínica, ya que la población pediátrica vegetariana tiende a pesar menos. "Algunos niños con obesidad y con sobrepeso adoptan dietas vegetarianas para bajar de peso y cuando las personas siguen una dieta vegetariana, tienden a tener la presión arterial y el colesterol más bajos. Una dieta vegetariana puede influir favorablemente en las enfermedades durante toda la vida", comentó Di Figlia-Peck.

Este estudio contó con el apoyo de Canadian Institutes of Health Research y de las fundaciones del St. Michael’s Hospital y el Sick Kids Hospital. El Dr. Maguire recibió una beca de investigación sin restricciones para un estudio anterior iniciado por investigador de parte de Dairy Farmers of Canada, y D drops proporcionó apoyo no financiero (suplementos de vitamina D) para un estudio anterior iniciado por investigador sobre la vitamina D y las infecciones de las vías respiratorias. El coautor, Dr. David Jenkins, Ph. D., D. Sc, manifestó haber recibido apoyo a la investigación por parte de múltiples organizaciones privadas y no privadas; varios miembros de su familia están involucrados en la promoción de dietas vegetarianas. Di Figlia-Peck ha declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....