El tiempo de televisión se asocia con la mala alimentación en la infancia temprana

Heidi Splete

Conflictos de interés

5 de mayo de 2022

Las y los niños pequeños que veían más televisión eran significativamente más propensos a consumir bebidas azucaradas y comida chatarra que quienes miraban menos televisión, según datos de 529 infantes.[1]

Investigaciones anteriores habían mostrado una asociación entre tiempo de pantalla y mala alimentación, pero la mayoría involucraba una población pediátrica en edad escolar; la relación en las y los niños pequeños no ha sido bien estudiada, señaló la Dra. Melissa R. Lutz, de la Johns Hopkins University, en Baltimore, Estados Unidos, en una presentación en el Congreso de las Pediatric Academic Societies (PAS) de 2022.

La American Academy of Pediatrics actualmente recomienda no usar medios digitales para las y los menores de 18 a 24 meses, y una hora o menos al día para los infantes de dos a cinco años.

Para examinar la asociación entre el tiempo frente a la televisión y las prácticas dietéticas en los infantes de dos años, los investigadores realizaron un análisis secundario de datos de 529 niños que se presentaron para su consulta pediátrica de dos años en un solo centro. La población del estudio era 52% latina/hispana y 30% de raza negra no latina/hispana y 69% tenía un ingreso familiar anual inferior a 20.000 dólares. La mediana de tiempo dedicado a ver televisión diariamente fue de 42 minutos. Los datos se tomaron de los participantes en el Greenlight Intervention Study, ensayo aleatorizado de un programa de prevención de la obesidad en cuatro clínicas académicas de atención primaria pediátrica en Estados Unidos.

El tiempo de pantalla diario y las prácticas dietéticas se basaron en las notificaciones de las madres y los padres e incluyeron volumen diario de jugo, conteo diario de frutas y verduras, conteo diario de comida chatarra, como papas fritas, helado, papas a la francesa y comida rápida, y consumo de azúcar o bebidas azucaradas. El análisis transversal controló variables como raza/etnicidad, beneficios del Programa para mujeres, bebés y niños, cantidad de niños en el hogar, nivel de educación del cuidador e ingresos familiares.

En un análisis ajustado, pasar más de una hora de tiempo frente al televisor se asoció significativamente con la ingesta de comida chatarra, con odds ratios [OR] de 1,12 para 90 minutos y de 1,25 para 120 minutos (p < 0,05 para ambos). Se observaron asociaciones similares para los tiempos de televisión de 90 minutos y 120 minutos y la ingesta de comida rápida y bebidas azucaradas.

Además, los investigadores encontraron que los niños pequeños que miraban televisión durante las comidas tenían más del doble de probabilidades de consumir bebidas azucaradas (OR: 2,74), comida chatarra (OR: 2,72), comida rápida (OR: 2,09) y solo alrededor de la mitad como propensos a consumir frutas y verduras (OR: 0,62).

Los hallazgos del estudio se vieron limitados por varios factores, incluido el diseño transversal, la dependencia de las autonotificaciones de los cuidadores, la posibilidad de confusión residual y el tiempo de pantalla promedio bajo, anotó la Dra. Lutz.

Sin embargo, los resultados sugieren que "el aumento del tiempo frente a la pantalla y la hora de la comida se asociaron con prácticas dietéticas deficientes en los niños de dos años", destacó.

La investigación futura debería incluir el análisis del tiempo de pantalla pasiva, así como la relación entre el tiempo de pantalla y la dieta con otros dispositivos digitales más allá de la televisión, agregó.

COVID-19 aumentó el tiempo frente a la pantalla

El estudio actual es especialmente importante en este momento debido a la mayor exposición a la pantalla para muchos infantes a raíz de la pandemia en curso, comentó la Dra. Karalyn Kinsella, pediatra en práctica privada en Cheshire, Estados Unidos. "El tiempo de pantalla ha aumentado incluso más que antes de la pandemia y este estudio es un recordatorio para preguntar a las madres y los padres de niños pequeños sobre el tiempo de pantalla y el historial dietético".

La Dra. Kinsella señaló que los hallazgos del estudio no la sorprendieron. En la práctica "veo familias que pasan más tiempo frente a la pantalla en general y que también tienen más probabilidades de tener jugos y comida chatarra disponibles. Si la población pediátrica no tuviera acceso a las pantallas, creo que todavía tendrían acceso a alimentos poco saludables. Creo que se necesita investigar más el por qué el tiempo de pantalla es tan alto en algunas familias".

El estudio no recibió financiamiento externo. Los investigadores han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente. La Dra. Kinsella declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente y es miembro del consejo asesor editorial de Pediatric News.

Este contenido fue originalmente publicado en MDEdge, parte de la Red Profesional de Medscape.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....