Más evidencia asocia la gravedad del asma con la edad de inicio

Richard Mark Kirkner

Conflictos de interés

3 de mayo de 2022

Un estudio de cohortes multinacional publicado recientemente podría ser el más grande hasta la fecha en encontrar que la edad de inicio del asma es un factor integral para definir la gravedad de la enfermedad y la frecuencia de las comorbilidades.[1]

"Es muy fácil preguntarle a su paciente: '¿Tuvo asma cuando era niño? ¿Cuándo comenzó su asma?'", comentó el coautor, el Dr. Guy Brusselle, profesor de la University of Ghent en Bélgica, a Medscape Noticias Médicas en una entrevista. "No necesita estudios costosos, tomografía computarizada, proteómica o genómica, solo dos preguntas sencillas".

El estudio de cohortes retrospectivo, publicado en The Journal of Allergy and Clinical Immunology: In Practice, combinó bases de datos de expedientes de salud electrónicos nacionales de cinco países diferentes (Reino Unido, España, Italia, Países Bajos y Dinamarca) que incluyeron a 586.436 pacientes adultos con asma.[1] El estudio dividió a los pacientes en tres subtipos: asma infantil, es decir, un diagnóstico antes de los 18 años (n = 81.691); enfermedad de inicio en la edad adulta, definida como un diagnóstico entre los 18 y los 40 años (n = 218.184), y de inicio tardío, definido como un diagnóstico realizado después de los 40 años (n = 286.561).

El Dr. Brusselle señaló que el estudio encontró marcadas diferencias en las características entre los tres subtipos, incluido un mayor riesgo para las mujeres con una edad de inicio más tardía. En las cinco bases de datos, las mujeres comprendían aproximadamente 45% de las personas con asma de inicio en la infancia, pero alrededor de 60% de las personas con enfermedad de inicio tardío, indicó el Dr. Brusselle.

En cuanto a las características del asma, 7,2% de la cohorte (n = 42.611) tenía asma grave, pero la proporción era más alta en el asma de inicio tardío, con un 10% frente a 5% en el inicio en la edad adulta y 3% en el inicio en la infancia. El porcentaje de asma no controlado siguió una tendencia similar: 8%, 6% y 0,4% en los respectivos grupos de tratamiento.

Las comorbilidades más frecuentes fueron los trastornos atópicos (31%) y el sobrepeso/obesidad (50%). La prevalencia de trastornos atópicos fue más alta en el grupo de inicio en la infancia, 45% frente a 35%, y 25% en los pacientes de inicio en la edad adulta y de inicio tardío. Sin embargo, la tendencia de sobrepeso/obesidad se invirtió con 30%, 43% y 61%, respectivamente.

"Las mayores diferencias se dieron cuando se comparó el asma de inicio tardío con el asma de inicio en adultos con respecto a las comorbilidades", observó el Dr. Brusselle. "Los pacientes con asma de inicio tardío tenían poliposis nasal con mayor frecuencia". Estos pacientes suelen perder el sentido del olfato, apuntó el Dr. Brusselle, como ocurre con COVID-19. Sin embargo, en la poliposis nasal la pérdida es crónica más que transitoria.

Los neumólogos deben estar atentos a la prevalencia de sobrepeso/obesidad en el grupo de inicio tardío, comentó el Dr. Brusselle. "Sabemos que la obesidad es un factor de riesgo importante para la diabetes y también está asociada con el reflujo gastroesofágico, y sabemos que este es un factor de riesgo para las exacerbaciones del asma", señaló.

Estudios más pequeños han llegado a las mismas conclusiones con respecto a la relación entre la gravedad del asma y la edad de inicio, agregó el Dr. Brusselle. Lo notable de este estudio es su tamaño y la consistencia de los hallazgos en diferentes bases de datos nacionales, añadió.

"En el inicio, durante la niñez, debe estar atento a diferentes alergias (dermatitis atópicarinitis alérgica), pero en el asma de inicio tardío, debe vigilar la obesidad, diabetes y enfermedad por reflujo, y poliposis nasal", finalizó.

La Dra.Sally E. Wenzel, profesora de la Facultad de Salud Pública de la University of Pittsburgh y directora del Asthma and Environmental Lung Health Institute en el University of Pittsburgh Medical Center, ambos en Pensilvania, Estados Unidos, coincidió en que el tamaño de este estudio lo hace notable.

"Ciertamente es, por mucho, el estudio más grande de su tipo que se haya realizado jamás, y es multinacional", comentó a Medscape. "Hacer un estudio como este con miles y miles de pacientes es un paso en la dirección correcta. Eso es lo particular al respecto, reunir a todas estas cohortes clínicas y observar cuál es la relación con la edad de inicio".

También dijo que el estudio es único por la forma en que delimita los grupos por edad de inicio.

"Además de este concepto de que hay una diferencia en el asma según la edad a la que te diagnosticaron, creo que también es importante recordar que cuando cualquier médico, ya sea especialista o no especialista, atiende a un paciente con asma, debe preguntarle cuándo se desarrollaron sus síntomas", señaló. "Estas son preguntas realmente simples que no requieren ningún entrenamiento ni instrumentos sofisticados para evaluar, pero pueden ser realmente útiles".

GlaxoSmithKline proporcionó una subvención para el estudio. El Dr. Brusselle declaró relaciones con AstraZeneca, Boehringer Ingelheim, Chiesi, GSK, Novartis, Sanofi y Teva. Un coautor del estudio es empleado de GSK. La Dra. Wenzel declaró no tener conflictos de interés económico pertinentes.

Para más contenido, siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....