COMENTARIO

¿Seguimos en pandemia? El pasado, el presente y nuestro futuro

Dra. Armelle Pérez-Cortés Villalobos

Conflictos de interés

4 de abril de 2022

Encuentre las últimas noticias y orientación acerca de la COVID-19 en el Centro de información sobre el coronavirus (SARS-CoV-2).

En estos momentos la realidad en cuanto a la pandemia de COVID-19 es incierta y no sorprende que nuestros pacientes no sepan cómo comportarse en este periodo transicional si los mismos profesionales de la salud estamos confundidos.

Por un lado nos enfrentamos a un momento histórico, un periodo en el que debido al aislamiento social prolongado y la recesión derivada, es necesario retomar la mayoría de las actividades que realizábamos antes de la llegada de COVID-19. Durante dos años en forma obsesiva veíamos en las noticias cómo aumentaban los casos de la enfermedad en los diferentes países, posteriormente dábamos seguimiento a los avances y retrasos en la vacunación alrededor del mundo; estas noticias han terminado, lo que vemos ahora en los medios de comunicación es confuso: por un lado, guerra en diferentes regiones, en las que claramente la pandemia está muy lejos de ser una prioridad y por otro lado vemos cómo la gran mayoría de los eventos masivos políticos y de entretenimiento se ha reanudado, imágenes de grandes grupos de personas incluso ya sin mascarillas y sin ningún recordatorio de cómo fue nuestra vida en el año 2020.

La realidad en este momento es difícil de entender para todos y en ocasiones los profesionales de la salud somos cuestionados sobre el futuro de la pandemia. Sin embargo, en este momento podemos hablar claramente del pasado y del presente. Como personal de salud vivimos la pandemia en primera mano, pasando por periodos de fuerte estrés y ansiedad; tanto laboral como personalmente es innegable el daño que causó la pandemia en los servicios de salud, asimismo, pasamos por momentos en los que no pudimos ofrecer la mejor atención a nuestros pacientes y hasta hoy continuamos con retrasos en el diagnóstico y tratamiento temprano de enfermedades crónicas derivadas de la sobresaturación de los sistemas de salud. Por lo que podemos asegurar que la pandemia no se ha ido de los hospitales, pues seguimos viendo su impacto diariamente.

Nuestro presente también es incierto. En múltiples centros hospitalarios ha disminuido el número de pruebas COVID-19, algunos gobiernos ya no quieren invertir en hacer pruebas a personas asintomáticas que ingresan al hospital, otros centros hospitalarios incluso han dejado de utilizar mascarillas, la mezcla de decisiones políticas sobre la evidencia científica en este momento ha gobernado en múltiples países.

Es el deseo de todos que la pandemia termine, pero quitar medidas de salud pública que sabemos funcionan y dejar de hacer pruebas no es la forma de movernos hacia adelante; en Latinoamérica continuamos con descenso o estabilidad en el número de casos de COVID-19 después de una fuerte ola de contagios derivados de la aparición de la variante ómicron; este es un periodo de adolescencia en el que debemos continuar vigilantes de la situación epidemiológica regional.

No es el momento para dejar de invertir en investigación de COVID-19; no es momento para dejar de secuenciar ni abandonar la vigilancia epidemiológica. No es momento de dejar las mascarillas ni de olvidar la relevancia que tiene mantener buena ventilación en lugares públicos. Debemos adaptarnos al futuro con el aprendizaje que hemos tenido y seguido en estos dos años; ahora sabemos que las herramientas funcionan para disminuir la propagación del virus y movernos hacia adelante.

Recordemos que la pandemia no ha terminado para todos; continuamos con grupos de edad y con regiones en el mundo con muy bajos índices de vacunación o que trataron de mantener cero COVID-19 y por esa razón en este momento son altamente vulnerables, recordemos que los pacientes de alto riesgo no se pueden dar el lujo de dar por terminada la pandemia y que en la mayoría de los países en desarrollo no se cuenta con tratamientos antivirales o anticuerpos monoclonales para tratar a las personas de alto riesgo. Nadie puede predecir el futuro, sin embargo, como Shakespeare escribe en Julio César: "Los hombres en algún momento son dueños de sus destinos, la culpa no está en nuestras estrellas, sino en nosotros mismos".

Siga a la Dra. Armelle Pérez-Cortés Villalobos de Medscape en español en Twitter @armelleID.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Contenido relacionado

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....