COMENTARIO

CHOCOLATE TOUCH, SURTAVI, ADAPT-TAVR, y más del tercer día del Congreso del American College of Cardiology (ACC) de 2022

Dr. José Luis Leiva Pons; Dra. Cecilia Bahit

Conflictos de interés

6 de abril de 2022

El texto fue editado para su mejor comprensión.

Dra. Cecilia Bahit: Hola, soy la Dra. Cecilia Bahit y estamos transmitiendo desde el Congreso Anual del American College of Cardiology (ACC) de 2022 en Washington D. C., para Medscape en español. El día de hoy nos acompaña el Dr. José Luis Leiva Pons, cardiólogo intervencionista de México. Hola, Dr. José Luis.

Dr. José Luis Leiva Pons: Muchas gracias, Dra. Cecilia, es un gran gusto reencontrarnos en persona después de tanto tiempo.

Dra. Cecilia Bahit: Tal cual, una alegría volver a reencontrarnos y esta vez para conversar sobre lo mejor del día tres de este gran congreso de cardiología.

Dr. José Luis Leiva Pons: Sin duda, y en este último día del congreso fíjate que hubo muchos estudios relevantes en el área del intervencionismo.

En primer lugar, quisiera hablar un poquito sobre el Clasp TR que nos pone en un escenario de un grupo de pacientes con insuficiencia tricuspídea, una patología que vemos cada día más, que sabemos que ahí están y que ahora, está haciéndose un tratamiento intervencionista, algo para unir nuevamente las cúspides de las válvulas con la idea de disminuir la regurgitación tricuspídea.[1] Y se ve que esto ha impactado, desde luego, en la calidad de vida, en la tolerancia al ejercicio de seis minutos y desde luego también en los parámetros ecocardiografícos de deterioro de la función del ventrículo derecho. Muy interesante.

Dra. Cecilia Bahit: Sumamente interesante, y me parece que es el primero en abordar esta patología, la insuficiencia tricuspídea, que como decías, es algo que uno sabe que los pacientes tienen y hasta ahora no había demasiado tratamiento para ello.

Dr. José Luis Leiva Pons: Es una fase muy inicial, los procedimientos son todavía muy largos, hay un largo camino por recorrer de la mano de esto.

Dra. Cecilia Bahit: Sin duda. Por otro lado, un estudio que se presentó también en este último día, ADAPT-TAVR.[2] Este estudio comparó edoxabán frente a la terapia antiplaquetaria dual posterior a reemplazo de válvula aórtica transcatéter (TAVR) en pacientes, en relación con la trombosis de las valvas de la válvula colocada, y se observó que no hubo diferencia entre ambos grupos y tampoco se observaron diferencias en las lesiones cerebrales evaluadas por resonancia magnética. Es decir, que, pareciera que anticoagular a un paciente que no tiene indicación de anticoagulación frente a darle terapia antiplaquetaria dual es casi lo mismo, es decir que nos quedaríamos con la terapia antiplaquetaria dual por ahora.

Dr. José Luis Leiva Pons: Si es cierto que esto de la formación de trombos en las válvulas implantadas de manera percutánea ha sido uno de los temores principales del intervencionismo y es un estudio más donde se demuestra que los anticoagulantes directos no han superado la asociación acido acetilsalicílico-clopidogrel en el momento.

Asimismo, se presentaron los muy interesantes resultados también del seguimiento a cinco años del estudio SURTAVI, donde se sigue la válvula COREVALVE, y se hace una comparación entre el implante percutánea en comparación con la cirugía.[3] Y llamó mucho la atención, como en esos pacientes, tratados con intervencionismo percutáneo en el seguimiento —se miden dos parámetros principales uno que es la degeneración de la válvula y la aparición de insuficiencia aórtica y la otra es la degeneración que produce estenosis de la válvula— se ve que la evolución es mucho mejor para la válvula implantada de manera percutánea. Hay una mejor sobrevida libre de eventos, con menor recurrencia de complicaciones de la enfermedad. Entonces, creo que hoy se abre también un escenario muy interesante para para los intervencionistas que queremos implantar válvulas percutáneas cada día más.

Dra. Cecilia Bahit: Sí, seguramente. Y esa pregunta es una pregunta clínica que todos nos hemos hechos, ¿cuál es la durabilidad de la válvula colocada percutánea versus la colocada en forma quirúrgica? Pareciera que el seguimiento a cinco años beneficia algo a las válvulas colocadas en forma percutánea, seguramente y está en marcha un seguimiento más largo para ver qué pasa a mayor tiempo, esto permitiría quizá colocar válvulas en personas más jóvenes.

Dr. José Luis Leiva Pons: Claro, estamos hablando ahora de cinco años, pero se planea seguirlo a 10 años y habrá que ver algunos otros escenarios todavía que quedan pendientes. Esta es la válvula autoexpandible que se conoce se coloca por arriba de la válvula (surpavalvular) y estos resultados son muy alentadores.

Dra. Cecilia Bahit: Claro. Un estudio interesante que no tuvo un resultado negativo es el BIO|GUARD-MI.[4] Es un estudio en el que intentaron responder la pregunta si, evaluar o monitorear para detectar arritmia posinfarto era más beneficioso en relación con los criterios de valoración principales cardiovasculares, se asignó a un grupo de pacientes a recibir un monitoreo cardiaco implantable, frente a tratamiento habitual.

Como era de esperar, se observó que los pacientes que tenía el monitoreo había 40% de detección de arritmia, frente a 6% en el grupo de control. Sin embargo, no se observaron diferencias en mortalidad y morbilidad cardiovascular. No obstante, cuando se hizo un análisis de subgrupo, los pacientes que tenían un infarto sin elevación del segmento ST, tenían un beneficio. Es un análisis de un subgrupo, hay que tenerlo en cuenta, pareciera generador de hipótesis más que concluyente.

Dr. José Luis Leiva Pons: Sí, esto es algo que tenemos que darle seguimiento, de la misma manera que los otros estudios, y después ir adoptando todo este conocimiento a nuestra práctica de todos los días.

Y fíjate que yo quisiera terminar un poquito conversando sobre otro estudio presentado, CHOCOLATE TOUCH, que es la comparación de un nuevo balón de ciertas características que se ha usado para poder liberar paclitaxel en pacientes con enfermedad arterial periférica por arriba de la rodilla.[5] Y es interesante porque, comparado con otros balones del también liberadores de fármacos, que causan una mayor incidencia de complicaciones vasculares a corto y a largo plazo, este nuevo tipo de balón, lo que demostró fue que disminuyó los eventos vasculares relacionados con la propia enfermedad, las amputaciones y demás, pero también disminuyó los eventos cardiológicos mayores asociados a la enfermedad vascular periférica. Entonces también es un nuevo dispositivo que entrará a la utilización del intervencionismo periférico a corto plazo.

Dra. Cecilia Bahit: Bueno, Dr. José Luis, muchísimas gracias.

Dr. José Luis Leiva Pons: Al contrario, muchas gracias, Dra. Cecilia, como siempre un gran gusto.

Dra. Cecilia Bahit: Nos despedimos, desde aquí, con lo mejor del día tres del Congreso Anual del American College of Cardiology (ACC) de 2022, para Medscape en español.

Siga a la Dra. Cecilia Bahit de Medscape en español en Twitter @ceciliabahit.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Contenido relacionado

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....