Las dietas diferentes de hispanos y latinos de Estados Unidos explicarían sus tasas de enfermedad cardiovascular

Megan Brooks

Conflictos de interés

1 de abril de 2022

Los diferentes patrones dietéticos podrían ayudar a explicar las diferentes tasas de enfermedades cardiacas e ictus entre las poblaciones hispanas y latinas en Estados Unidos, sugiere una nueva investigación.[1]

De acuerdo con múltiples medidas de la calidad de la dieta, los adultos hispanos de origen mexicano tienen la dieta más saludable para el corazón, mientras que los puertorriqueños tienen la menos saludable.

Sin embargo, el lugar de nacimiento importa, ya que los adultos hispanos/latinos nacidos fuera de Estados Unidos consumen dietas más saludables para el corazón que los nacidos en Estados Unidos.

"En comparación con los hispanos/latinos de primera generación, los nacidos en los Estados Unidos consumían más alimentos de estilo estadounidense, como era de esperarse", compartió con Medscape Noticias Médicas la investigadora principal, la Dra. Crystal Chen, del Jacobi Medical Center, Albert Einstein College of Medicine, en Nueva York, Estados Unidos.

"Esto refleja la influencia de la aculturación en el cambio del patrón dietético hacia un patrón dietético occidental poco saludable en los hispanos/latinos de Estados Unidos", comentó la Dra. Chen.

Los hallazgos se presentaron en el Congreso Epidemiology and Prevention/Lifestyle Cardiometabolic Health (EPI/Lifestyle) de 2022 patrocinado por la American Heart Association (AHA).[1]

Datos más precisos

"Los resultados están, en general, en consonancia con lo que sabemos acerca de los patrones dietéticos saludables y el menor riesgo de enfermedad cardiovascular, lo que agrega una precisión importante para las personas que se identifican como hispanas/latinas", declaró para Medscape Noticias Médicas la Dra. Marie-France Hivert, copresidenta del comité del congreso.

También destacan a "algunos subgrupos que merecen más atención, y tal vez consideración, para transmitir mensajes que serían culturalmente apropiados para promover la inclusión de más vegetales frescos y otros elementos de patrones de dieta saludables", apuntó la Dra. Hivert, del Departamento de Medicina Poblacional en el Harvard Pilgrim Health Care Institute, en Harvard Medical School, Boston, Estados Unidos.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) de Estados Unidos recomienda varios patrones de alimentación saludable para la prevención de enfermedades cardiovasculares.

La Dra. Chen y sus colaboradores midieron la adherencia a tres de estos patrones de alimentación saludable y su relación con el riesgo de enfermedades cardiovasculares:

  • Dieta mediterránea alternativa (aMED): un plan de alimentación que enfatiza el consumo de frutas, verduras, aceite de oliva, frijoles, nueces, granos enteros y semillas.

  • Índice de alimentación saludable (HEI-2015): evalúa hasta qué punto la dieta de una persona se alinea con las pautas dietéticas para estadounidenses de 2015–2020.

  • El índice de dieta saludable basada en plantas (hPDI): evalúa el consumo de alimentos vegetales saludables, alimentos vegetales no saludables y alimentos animales.

Los participantes fueron 10.766 adultos (edad promedio, 46 años; 63% mujeres) de la Hispanic Community Health Study/Study of Latinos. Ninguno tenía cáncer o enfermedad cardiovascular en el momento de la inscripción.

Todos los participantes completaron cuestionarios de recordatorio de 24 horas de dieta al inicio del estudio y aproximadamente un mes después. Los investigadores utilizaron esta información para determinar el cumplimiento promedio de los planes de alimentación saludable.

Durante un seguimiento medio de seis años, 248 participantes (2,3%) sufrieron un infarto o un ictus.

Los investigadores encontraron que el cumplimiento promedio de cada una de las tres medidas de calidad dietética fue significativamente diferente entre los seis grupos de origen hispano/latino: ascendencia cubana, dominicana, mexicana, puertorriqueña, centroamericana y sudamericana.

Los adultos mexicanos tenían las dietas más saludables, seguidos por personas de República Dominicana, América del Sur, América Central, Cuba y Puerto Rico.

En la muestra global y tras el ajuste multivariable, al comparar la adherencia dietética más alta con la más baja, el riesgo de enfermedades cardiovasculares se redujo 46% con dieta mediterránea alternativa, 36% con el índice de alimentación saludable y 44% con el índice de dieta saludable basada en plantas.

Las asociaciones entre los puntajes de calidad dietética y el riesgo de enfermedades cardiovasculares no fueron significativamente diferentes entre los grupos con diferentes contextos hispanos/latinos ni de acuerdo con si habían nacido en Estados Unidos.

Sin embargo, los hispanos y latinos nacidos fuera de Estados Unidos sí mostraron una adherencia significativamente mayor a las dietas saludables para el corazón que los nacidos en Estados Unidos. Esto se debió principalmente a una mayor ingesta de alimentos de origen vegetal, como cereales integrales, frutas, verduras, legumbres y frutos secos.

"Dado que la mayor adherencia a tres patrones dietéticos saludables se asoció con un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares, sugeriríamos que el aumento de consumo de alimentos saludables basados en plantas entre las generaciones más jóvenes les ayudaría a alcanzar una mejor salud cardiovascular que sus parientes mayores", comentó la Dra. Chen a Medscape Noticias Médicas.

Señaló que, a pesar de que comúnmente se agrega como un grupo étnico, la población hispana/latina de Estados Unidos se compone de diversos orígenes culturales que se sabe que tienen patrones dietéticos distintos.

"Comprender los hábitos dietéticos particulares de cada grupo y sus efectos sobre las enfermedades puede tener una relevancia considerable para la salud pública", finalizó la Dra. Chen.

El estudio fue financiado por subvenciones de National Heart, Lung, and Blood Institute de National Institutes of Health. La Dra. Chen y la Dra. Hivert declararon no tener conflictos de interés económico pertinentes.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....