La edad es el factor más importante que determina el riesgo individual cardiovascular

Pablo Hernández Mares

16 de marzo de 2022

GUADALAJARA, MEX. "La edad es el factor más potente en el desarrollo y progresión de aterosclerosis; esto quedó claramente mostrado por el estudio PESA, dirigido por el Dr. Valentín Fuster y sus colaboradores en España, en donde la edad tuvo la razón más importante entre todos aquellos que fueron significativamente predictivos del desarrollo y progresión de aterosclerosis".[1]

Dr. Jorge Trejo Gutiérrez

Así lo manifestó el Dr. Jorge Trejo Gutiérrez, médico en la División de Enfermedades Cardiovasculares de la Mayo Clinic, en Jacksonville, Estados Unidos, que impartió de manera virtual la ponencia Manejo de Hiperlipidemia en 2022, en el marco del Congreso Anual de Cardiología Internacional (CADECI) de 2022.[2]

El Dr. Trejo centró su conferencia en dos áreas: la edad y la enfermedad aterosclerótica cardiovascular: la ambivalencia del enfoque actual y los triglicéridos elevados: su importancia y manejo.

Por otro lado, el cardiólogo aseguró que el riesgo relativo de colesterol para evento cardiovascular es mayor en individuos más jóvenes, demostrado por el estudio INTERHEART, una investigación de casos y controles de infarto de miocardio en 52 países.[3]

"El efecto de la edad en la enfermedad aterosclerótica se ha descrito debido a diversos factores, como envejecimiento celular, inestabilidad genómica, cambios epigenéticos y estrés mitocondrial oxidativo; la duración de exposición a colesterol de lipoproteínas de baja densidad y otros factores de riesgo causales también son de los más importantes en la edad para el desarrollo de la enfermedad", detalló.

El cardiólogo argumentó que en la prevención primaria, usar estatinas se ha basado en riesgo cardiovascular calculado a 10 años, pero como mencionó anteriormente, conforme avanza la edad se incrementa el riesgo absoluto, por lo cual estas calculadoras favorecen la recomendación de usar estatinas a una edad mayor.

"El grupo mayor en donde tenemos la misión de recomendar estatinas para prevenir la enfermedad cardiovascular es en prevención primaria con un colesterol de lipoproteínas de baja densidad mayor de 70, en donde calculamos el riesgo cardiovascular a 10 años; si está en un riesgo intermedio, es decir, mayor de 7,5%, se sabe que el beneficio/riesgo favorece prescribir estatinas, mientras que si el riesgo está fronterizo, entre 5% y 7,5% se recomienda medir calcio coronario para hacer una decisión más fundamentada", indicó el Dr. Trejo.

Sin embargo, el especialista consideró que esta decisión basada en riesgo cardiovascular a 10 años baja el potencial de prevención con el uso de estatinas en un número sustancial de individuos, como fue señalado en el análisis de una muestra de INHANES realizada por los doctores Thanassoulis, Sniderman y Pencina.[4]

"El cálculo de riesgo cardiovascular a largo plazo (de por vida, American College of Cardiology/American Heart Association) o a 30 años (Framingham) en personas entre 20 y 59 años identifica a mayor número de individuos en riesgo significativo y mayor número de eventos cardiovasculares prevenibles que el cálculo de riesgo cardiovascular a 10 años", mencionó el Dr. Trejo.

El cardiólogo indicó que una disminución de lipoproteínas aterogénicas a menor edad podría retrasar el desarrollo de aterosclerosis y eventos cardiovasculares.

En cuanto al tema de los triglicéridos elevados, recordó que las lipoproteínas ricas en triglicéridos con tamaño menor a 70 nm pueden penetrar la pared arterial y son aterogénicas.

Comentó que existe un consenso reciente en el manejo de triglicéridos por parte del American College of Cardiology (ACC) y la American Heart Association (AHA) en cuanto a considerar las causas secundarias de los triglicéridos elevados. "Ustedes saben, enfermedades como diabetes, insuficiencia renal, mieloma múltiple, sepsis; también son importantes estilo de vida, dieta con exceso de consumo de alcohol, grasas saturadas y azúcares, así como los fármacos, entre los que destacan en nuestro trabajo beta-bloqueantes, diuréticos de asa, corticoesteroides, anabólicos y mucho más frecuentes, trastornos del metabolismo, como sobrepeso y obesidad y síndrome metabólico, entre otros", mencionó.

Ante esto, el primer paso es implementar la terapia con estatinas de acuerdo a las guías "y por supuesto de acuerdo a las características individuales, optimizar el control glucémico, monitorear la respuesta a la terapia y al cumplimiento terapéutico y si hay resistencia a triglicéridos ayudarse con un nutricionista y fármacos", explicó el Dr. Trejo.

En tanto, la pérdida de peso mediante dieta apropiada y mayor actividad física, aunada a fármacos como agonistas análogos de péptido 1 similar al glucagón, en especial semaglutida, ofrecen una oportunidad efectiva y tolerable para disminuir triglicéridos y riesgo cardiovascular.

El Dr. Trejo recopiló algunos conceptos centrales de su charla, como el hecho de que la disponibilidad amplia de estatinas a bajo costo y ezetimiba ofrecen una oportunidad terapéutica global. "La inhibición del efecto de proproteína convertasa subtilisina/kexina de tipo 9 mediante anticuerpos monoclonales y ARN interferente pequeño promete incrementar eficacia y cumplimiento terapéutico a largo plazo, toda vez que el costo sea asequible", refirió el especialista.

Por último, el investigador concluyó su presentación resaltando que los triglicéridos persistentes, de 2.500 mg/dl, responden a fibratos "y en pacientes con alto riesgo cardiovascular y triglicéridos ≤ 500 mg/dl el uso de etilo de icosapento es potencialmente benéfico".

El Dr. Trejo ha declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Siga a Pablo Hernández Mares de Medscape en español en Twitter @pablohmares.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....