COMENTARIO

Catastrofización del dolor en enfermedades reumatológicas

Dr. F. Javier Merayo Chalico

Conflictos de interés

14 de marzo de 2022

Las enfermedades reumatológicas autoinmunes tienden a afectar múltiples aspectos de la vida de los pacientes con repercusión en los ámbitos físico, psicológico y social. Aunque el tratamiento busca mejora en la actividad de la enfermedad, esto no necesariamente se traduce en una mejora de los síntomas, que son más importantes para el paciente. Esto se ejemplifica en el manejo del dolor, que si bien es reportado como uno de los aspectos más relevantes para el paciente, en ocasiones puede ser particularmente difícil de tratar.

Catastrofización del dolor: definición y relevancia clínica

Aunque el dolor agudo responde directamente a un daño tisular, en este caso causado por la actividad de la enfermedad inflamatoria, los pacientes con enfermedades reumatológicas pueden experimentar un proceso de cronificación del dolor. El procesamiento del dolor crónico se ve afectado por aspectos sociales, psicológicos y biológicos.[1]

Un factor que puede tener repercusiones negativas en el control de los estímulos dolorosos es la catastrofización del dolor, la cual se define como la tendencia a describir el dolor en términos exagerados, en concentrarse excesivamente en él y en la sensación de impotencia ante este. Esto crea un contexto emocional y una interpretación cognitiva del dolor que maximiza su connotación negativa y lo hace más difícil de controlar. La catastrofización del dolor se ha asociado con múltiples desenlaces desfavorables, incluyendo mayor intensidad de dolor y discapacidad física.[2]

La catastrofización del dolor es un factor no directamente ligado a la actividad de la enfermedad de base, que afecta la respuesta de los pacientes al tratamiento y que se ha asociado con menores tasas de remisión.[3] Los pacientes pueden reportar una carga sintomática desproporcionada, independientemente de los marcadores inflamatorios o hallazgos clínicos y, por tanto, ser clasificados con una enfermedad de difícil tratamiento o resistente.[4] Es por esto que se deben conocer los factores que se asocian con el desarrollo de catastrofización del dolor y si existen factores que puedan prevenir su aparición.

Factores de riesgo

Recientemente un grupo de investigadores noruegos realizó un estudio transversal en el cual se reclutaron pacientes con distintas enfermedades reumatológicas.[5] La muestra incluyó pacientes que cumplían criterios de clasificación para artritis reumatoide, artritis psoriásica y espondilitis axial. Se recolectaron datos sobre la enfermedad de base, las comorbilidades de los pacientes, calidad de vida asociada a salud, aspectos sociodemográficos y distintos desenlaces reportados por pacientes.

En total se reclutaron 580 pacientes con artritis reumatoide, 394 con artritis psoriásica y 255 con espondilitis axial; 10,5% de los pacientes con artritis reumatoide reportó un nivel alto de catastrofización, al igual que 12,7% de los pacientes con artritis psoriásica y 15,3% de aquellos con espondilitis axial. La presencia de catastrofización del dolor se asoció con peor calidad de vida relacionada a salud en los tres grupos de pacientes.

Se encontró una asociación negativa importante con casi todos los desenlaces reportados por pacientes y la catastrofización del dolor. Los autores describen que los factores biopsicosociales explican alrededor de 50% en la variabilidad de la patología. Los factores asociados con mayor catastrofización del dolor fueron menos años de escolaridad y no encontrarse empleado o estudiando al momento de estudio. En general se encontró una pobre asociación entre la catastrofización del dolor y variables objetivas de actividad de la enfermedad.

Punto clínico

La catastrofización del dolor puede disminuir con distintas estrategias terapéuticas. La terapéutica principal incluye intervenciones psicológicas que logran minimizar la rumiación y la maximización de los aspectos negativos del dolor. Asimismo, la iniciación de un fármaco modificador de la enfermedad y, por tanto, la disminución del estímulo nociceptivo desencadenante también disminuye la catastrofización del dolor.[6]

Aunque no existe una herramienta validada y ampliamente usada para su identificación, la catastrofización del dolor es un factor que puede afectar la respuesta al tratamiento de nuestros pacientes y que disminuye su calidad de vida. El tratamiento de la enfermedad de base es una parte importante para controlar el dolor, sin embargo, algunos pacientes pueden requerir intervenciones psiquiátricas dirigidas que cambien la manera en la que el paciente conceptualiza e interpreta el estímulo doloroso. De nueva cuenta, esto subraya la importancia del reumatólogo como un director de orquesta en una atención multidisciplinaria para mejorar la atención de los pacientes.

Siga al Dr. Javier Merayo Chalico de Medscape en español en Twitter @merayo_dr.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Contenido relacionado

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....