¿Se explica el aumento de los tics durante la pandemia?

Pauline Anderson

Conflictos de interés

11 de marzo de 2022

Encuentre las últimas noticias y orientación acerca de la COVID-19 en el Centro de información sobre el coronavirus (SARS-CoV-2).

Los primeros resultados de un nuevo estudio muestran una correlación significativa entre la gravedad de los tics y el uso de las redes sociales, durante la pandemia de COVID-19, en adolescentes con un trastorno de tics preexistente.[1]

Dra. Jessica Frey

Los hallazgos deberían ayudar a responder las preguntas que rodean un aumento reciente en los trastornos de tics, declaró a Medscape Noticias Médicas la autora principal, Dra. Jessica Frey, investigadora de trastornos del movimiento en la University of Florida, en Gainesville, Estados Unidos.

"Estamos tratando de saber por qué hay tantos nuevos trastornos de tics o trastornos de tics funcionales, y encontrar maneras de educar a los pacientes, los padres y el público en general sobre cómo se ve el síndrome de Tourette y cómo podemos ayudar a los pacientes a tener una mejor calidad de vida", dijo la Dra. Frey.

Los hallazgos se presentarán en abril como parte del Congreso Anual de la American Academy of Neurology (AAN) de 2022.

Aumento "robusto"

El síndrome de Tourette es un trastorno neurológico que provoca movimientos musculares y sonidos involuntarios de manera repetitiva y repentina; generalmente se desarrolla en la niñez, empeora en la adolescencia y mejora o desaparece por completo en la edad adulta, explicó la Dra. Frey.

A menudo esta condición se retrata negativamente en las películas, donde se muestra a las personas usando gestos obscenos o lenguaje vulgar, dijo. Aunque las redes sociales pueden ser una "herramienta de empoderamiento" para los que padecen tics, no están reguladas y pueden ser un vehículo para la "información falsa", añadió.

La Dra. Frey señaló que, durante la pandemia, ha habido un aumento "robusto" en el uso de las redes sociales por parte de los adolescentes, particularmente de TikTok. Al mismo tiempo, ha habido informes de chicas adolescentes que experimentaron una "aparición explosiva de tics" que imitan videos de personas influyentes en TikTok.

El nuevo análisis incluyó a 20 adolescentes con un trastorno de tics, con edades comprendidas entre los 11 y los 21 años (edad promedio: 16 años). Alrededor de 45% de los participantes se identificaron como hombres, 45% como mujeres y 10% como no binarios.

La naturaleza del tic nervioso varió ampliamente entre los participantes. Algunos los habían experimentado durante muchos años, mientras que otros solo desarrollaron tics durante la pandemia.

Los participantes completaron una encuesta detallada, parte de la cual preguntaba dónde recibieron información sobre los tics, si fue de un médico, medios de comunicación, padres o maestros.

También se les pidió que clasificaran, en una escala Likert de cinco puntos, varias plataformas de redes sociales como fuente de información sobre los tics, incluidas TikTok, Facebook y YouTube.

Además, la encuesta preguntó sobre la gravedad y la frecuencia, la calidad de vida y si la pandemia o las redes sociales afectaron los tics de los encuestados.

Empeora la calidad de vida

Los resultados mostraron que 65% de los encuestados utilizó las redes sociales al menos cuatro o cinco veces al día durante un promedio de 5,6 horas al día. Aproximadamente 90% informó un mayor uso de las redes sociales durante la pandemia de COVID-19.

Solo 5% de los participantes informó que usaban las redes sociales para proporcionar información sobre los tics.

Aproximadamente la mitad de los encuestados indicó que las redes sociales afectaron negativamente sus tics y 85% dijo que la frecuencia de sus tics empeoró durante la pandemia.

La Dra. Frey anotó que debido a que los adolescentes tenían que asistir a la escuela virtualmente, eso podría haber llevado a un aumento de las horas que pasaban en línea.

No hubo una correlación significativa entre el uso de las redes sociales y la frecuencia autoinformada de tics desde el inicio de la pandemia de COVID-19 (coeficiente de correlación de Pearson [R] = -0,0055; p = 0,982).

Sin embargo, hubo una correlación estadísticamente significativa entre el uso de las redes sociales y la gravedad de los tics (R = -0,496; p = 0,026), y la calidad de vida (R= -0,447; p = 0,048).

Estos resultados sugieren que los adolescentes no desarrollaron más tics, sino que empeoraron los que ya tenían y afectaron su calidad de vida, además los adolescentes a veces se lastiman cuando experimentan tics, analizó la Dra. Frey.

El estudio completo tiene ahora a 50 participantes inscritos y los investigadores anticipan que ese número aumentará a 80. "Esperamos ver surgir más patrones cuando tengamos una cohorte más grande de datos disponibles", dijo la Dra. Frey.

Pedirles a los padres que evalúen el impacto de las redes sociales en la condición de sus hijos sería "una gran idea para un estudio de seguimiento", añadió la especialista.

Síntomas exacerbados

Al comentar sobre los hallazgos para Medscape Noticias Médicas, la Dra. Tamara Pringsheim, profesora del Departamento de Neurociencias Clínicas, Psiquiatría, Pediatría y Ciencias de la Salud Comunitaria de la University of Calgary, en Calgary, Canadá, dijo que también ha notado durante la pandemia el impacto del mayor uso de las redes sociales en pacientes jóvenes con tics.

"Muchos jóvenes informan que ver a otras personas con tics, o comportamientos similares a los tics, puede exacerbar sus propios síntomas", comentó la Dra. Pringsheim, líder del programa de la universidad sobre Tourette y trastornos del movimiento pediátricos.

Señaló que un principio de la intervención conductual integral para los tics, que es una técnica no farmacológica que ha demostrado reducir la gravedad de los tics, es identificar los antecedentes o desencadenantes y aprender a controlarlos. Podría ser una buena idea recordarles a los pacientes jóvenes este principio, agregó la Dra. Pringsheim, quien no estuvo involucrada en la investigación actual.

"Les sugiero a los jóvenes que reportan que hay contenido específico de las redes sociales que desencadena sus síntomas que reconozcan el efecto de esa exposición sobre sus síntomas y tomen una decisión informada sobre lo que ven y cuánto tiempo pasan en las redes sociales", explicó.

El Dr. Davide Martino, Ph. D., profesor asociado de neurología y director del Programa de Trastornos del Movimiento de la University of Calgary, en Alberta, Canadá, también comentó para Medscape Noticias Médicas que la encuesta es "muy oportuna" ya que ha habido datos muy limitados sobre el uso de redes sociales en personas con tics.

Las casi 6 horas al día que los adolescentes con tics informaron que usan las redes sociales en promedio son "sorprendentemente altas", anotó el Dr. Martino.

Pero quizás el hallazgo de una correlación entre el uso de las redes sociales y la gravedad de los tics durante la pandemia no sea sorprendente, porque "la ansiedad alimenta la gravedad de los tics", añadió.

Un estudio de 2019, anterior a la pandemia, que concluyó que los adolescentes que pasan más de 3 horas al día en las redes sociales pueden tener un mayor riesgo de problemas de salud mental, en particular depresión y ansiedad.[2]

"A medida que volvemos a un estilo de vida más cercano a los estándares previos a la pandemia, este estudio insta a los médicos a seguir más de cerca el consumo de redes sociales en personas con tics", concluyó el Dr. Martino.

El estudio no recibió apoyo financiero externo. La Dra. Frey ha declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....