Dos años de pandemia en Latinoamérica: lo que nunca debió ocurrir

Matías A. Loewy

4 de marzo de 2022

En este contenido

Imagen: STR/AFP vía Getty Images. Martín Vizcarra, expresidente peruano, recibió dos dosis de la vacuna de Sinopharm a fines de 2020, antes del inicio de la campaña de vacunación.

VacunaGate peruano: "participantes" privilegiados de un ensayo clínico

"El capitán es el último que abandona el barco. Cuando todas las personas que trabajan (en salud) estén vacunados, recién será nuestro momento" de recibir la inoculación, aseguró el 10 de febrero de 2021 la entonces ministra de Salud del Perú, la Dra. Pilar Mazzetti.

Pero la mentira tiene patas cortas. Pocos días después, estalló lo que los medios peruanos describirían como el VacunaGate: la Dra. Mazzetti, otra ministra (Elizabeth Astete) y el anterior presidente, Martín Vizcarra, figuraban en un listado de 487 personas, incluyendo funcionarios, autoridades de las dos universidades que condujeron un ensayo clínico con 12.000 participantes, más de un centenar de médicos (investigadores y otros que no cumplían esa función) y varios familiares, quienes de manera subrepticia recibieron a partir de octubre de 2020 como "cortesía" las dos dosis de la entonces vacuna candidata de Sinopharm, antes de que fuera aprobada para uso de emergencia en el país. “Cedí ante la inseguridad y mis miedos. Fue el peor error de mi vida”, lamentaría tras dimitir la Dra. Mazzetti, según publicó RPP. 

En un análisis del episodio publicado en la Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Pública, el Dr. Percy Maita-Tristán, Ph.D., maestro en salud pública, director de Gestión de Proyectos y Promoción de la Investigación de la Universidad Científica del Sur, en Lima, y el nutricionista Juan Pablo Aparco, maestro en nutrición pública e investigador del Instituto Nacional de Salud, en Lima, recordaron que en Emiratos Árabes Unidos, donde también se hicieron ensayos clínicos, los primeros vacunados con la vacuna de Sinopharm fueron autoridades o personas vinculadas al manejo de la pandemia, incluso antes de la autorización de su uso de emergencia, "a manera de protección de quienes están más expuestos y como ejemplo para incentivar la vacunación, pero esta estrategia fue pública y transparente".

En Perú, en cambio, la administración se dio entre las sombras, usando 3200 dosis adicionales que estaban destinadas a la protección del equipo de investigación y del personal relacionado al estudio, y solo cuando se tuviera evidencia de su eficacia y seguridad, manifestaron el Dr. Maita-Tristán y Aparco. “Después de estos hechos, se deberá trabajar en la recuperación de la confianza pública hacia la investigación científica y particularmente la investigación clínica”, concluyeron.

En abril de 2021, el Congreso peruano inhabilitó a Vizcarra, la Dra. Mazzetti y Astete por 10, 8 y 1 año para ejercer cargos públicos debido a su vacunación irregular, según publicó El Comercio. Respecto del resto de los implicados, no ha habido sanciones o, lamentablemente, "hay pocos avances de la investigación o poca información", resumió el 12 de febrero pasado Salud con Lupa.

Siga a Matías A. Loewy de Medscape en español en Twitter @Mloewy.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Contenido relacionado

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....