COMENTARIO

Consejos para el inicio de la residencia, de residente a residente

El blog de Médicos en Formación

Dr. Bruno Hernández Herrera

Conflictos de interés

3 de marzo de 2022

Este contenido forma parte de una serie de comentarios de estudiantes de medicina en colaboración con el Colectivo Médicos en Formación. El colectivo es impulsado por Nosotrxs y está conformado por la Asociación Mexicana de Médicos en Formación, A.C. (AMMEF), la Asamblea Nacional de Médicos Residentes (ANMR), la Asociación de Residentes del Hospital General de México (ARHGM), la Asamblea Mexicana de Médicos Internos de Pregrado (AMMIP), la Asamblea Mexicana de Médicos Pasantes de Servicio Social (AMMPSS) y otrxs aliadxs del sector que trabaja en colaboración desde enero de 2020 para que se garanticen los derechos de las y los profesionales de la salud en formación.

El texto ha sido modificado para su mejor comprensión.

Hola amigos de Medscape en español, les habla el Dr. Bruno Hernández, médico residente de cirugía general. En esta ocasión les hablaré sobre algunos puntos que me sirvieron en mi residencia y espero sean de utilidad para ustedes.

1. Recuerda que vemos pacientes, no patologías.

Iniciaré diciéndoles que siempre recuerden que hay que estudiar bastante. Y con esto no me refiero a comernos los libros ni a grabarnos todo lo que nos dicen en las clases. Recuerden que siempre vamos a ver pacientes, no patologías. ¿Qué quiere decir esto? Muchas veces los pacientes van a llegar con nosotros e incluso ellos solo se van a diagnosticar, pero puede existir algún signo, algún síntoma que no encaje con lo que estuvimos leyendo y eso no significa que no tendrá nada. Así que grábense siempre esto: estamos viendo pacientes, no patologías.

2.  En el hospital recuerda el trabajo en equipo, todos trabajamos con el mismo objetivo: el bienestar del paciente.

El siguiente punto consiste en llevar siempre una adecuada relación con nuestros médicos residentes de mayor jerarquía o médicos internos de pregrado. ¿Por qué? no existe mejor maestro que un médico residente de mayor jerarquía, puesto que tiene más experiencia que otros. Incluso puede tener algunos consejos que nos van a ayudar en nuestra formación. Son consejos que no encontraremos en internet, en los libros ni en ninguna otra parte.

Estos médicos de alguna manera los encontraron, de alguna manera ya lo saben. Por tanto, debemos llevar una buena relación y una adecuada enseñanza con ellos, para así como nos los van a transmitir, nosotros podamos transmitirlos a los médicos internos de pregrado. Porque recuerden que la medicina siempre va a ser un área en la cual vamos a transmitirnos las enseñanzas de acuerdo a lo vivido, porque siempre, como ya dijimos en el punto previo, vamos a tratar pacientes, no patologías.

3. Es importante desarrollar una buena relación médico-paciente.

El siguiente punto radica en llevar una adecuada relación médico-paciente. Los pacientes llegan a un hospital y créanme, a nadie les gusta llegar por alguna enfermedad. Los pacientes acuden por necesidad, buscando que demos alivio a sus síntomas, a todos sus malestares. Entonces debemos tratarlos con el mayor respeto que merecen, porque recuerden que gracias a ellos vamos a adquirir el conocimiento necesario para poder sobresalir la residencia.

No saben la satisfacción que implica que un paciente mejore gracias al tratamiento que estuvimos leyendo la noche pasada, en la que no dormimos y gracias a ello ese paciente va a tener mejora. Créanme: es muy satisfactorio. Los pacientes son muy agradecidos y no solamente es un agradecimiento material, no radica en que nos digan gracias. Nosotros, al ver la mejora de los pacientes, vamos a constatar que realmente estamos teniendo un progreso como médicos, como residentes, como profesionistas. Y nunca olviden que antes de todo somos personas, igual que ellos y, por tanto, siempre debemos tratar a los demás como nos gustaría que nos trataran a nosotros: con respeto.

4. No olvides tus sueños, es un mal día, no una mala residencia.

El siguiente punto que debemos manejar consiste en nunca olvidar nuestros sueños. No tenemos por qué olvidarlos.

Recuerden que el año anterior la mayoría de nosotros se encontraba haciendo un examen nacional para las residencias. ¡Cómo sufrimos, cómo batallamos! ese año fue el año más duro de nuestra carrera. Fue el año más duro, en el que tuvimos más altibajos. Por tanto, la residencia es un premio a ese esfuerzo que hicimos durante el año. Fue un sueño y ahora es un logro.

Siempre sigan sus sueños. En este caso el sueño va a cambiar. De ahora en adelante consistirá en terminar la residencia, pero no solo eso, sino también en aprender y vivirla. Y con esto no me refiero a que entreguen su vida por completo a la residencia, al hospital, claro, que no y eso lo vamos a hablar en el siguiente punto, que se refiere a la salud mental.

5. Cuida tu salud mental.

Desafortunadamente la pandemia de COVID-19 nos trajo muchísimos destrozos, pero también muchísimas enseñanzas, que en este caso la que considero más importante y con la que me quedo, es que nosotros como médicos, residentes, adscritos, internos, estudiantes, somos muy susceptibles a tener algún tipo de alteración psicológica o psiquiátrica. Porque también tenemos derecho a sentirnos tristes, a llorar, pero no es normal sentirnos tristes siempre.

También tenemos derecho a querer ayuda, a necesitar y solicitar ayuda. Si tenemos ese derecho hay que utilizarlo. Es triste e inaceptable ver que compañeros tienen algún tipo de patología de esta índole y no buscan ayuda, que buscan otras salidas y con esto me refiero a alcoholismo, drogadicción y en algunos casos ya muy graves, que nadie desea, incluso podrían llegar al suicidio. Hay que evitar todo esto. ¿Cómo lo haremos? Siempre que ustedes se sientan tristes, que sientan que ya no pueden más, que sientan que el mundo está en su contra, recuerden que estamos pasando un mal día y no todo va a ser malo. Pero no solo eso, es necesario reconocer que cuando alguien necesita ayuda profesional siempre la busque, es lo que recomiendo.

No se avergüencen, porque al momento de avergonzarnos podríamos estar dando paso a tener alguna complicación, ya lo saben y ahora lo expreso y lo pongo de ejemplo. Algo más fácil: qué pasa con los pacientes que no se atienden un dolor abdominal, que en un caso podría llegar a ser algún absceso secundario, alguna diverticulitis… Soy cirujano y por experiencia sé que si no se atienden, eso nos va a provocar una peritonitis y muy probablemente ese absceso se pudo haber drenado o tratado con fármacos, pero después de eso ya la peritonitis incluso podría derivar en alguna ostomía.

Ahora regreso a lo que estamos hablando. Si nosotros como médicos, residentes, profesionales de la salud, vemos que necesitamos algún tratamiento, que incluso podría ser no médico, pero algún tratamiento especializado, profesional, debemos tomarlo para evitar llegar a alguna complicación.

Conclusión

Compañeros, estos son algunos consejos que me ayudaron en mi residencia Siempre sigan sus sueños, es lo que siempre les voy a decir. Busquen ayuda, sean felices, vivan la residencia, ya que es una etapa muy bonita. En lo particular me gustó demasiado mi residencia. ¿Quisiera repetirla? no, pero es un año muy bonito, muy cansado, pero muy bonito.

Verán que van a vivir muchas experiencias en las cuales enfrentarán retos que pensaban serían incapaces de superar. Descubrirán que tienen habilidades extraordinarias de las cuales siempre deben sentirse orgullosos; siempre festejen sus logros. Ánimo, compañeros. Espero que su residencia sea muy feliz, muy bonita y sobre todo, que aprendan a ser excelentes profesionales de la salud. Recuerden seguir al Colectivo Médicos en Formación. Hasta la próxima.

Siga al Dr. Bruno Hernández en Facebook y al Colectivo Médicos en Formación en Facebook y Twitter.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Contenido relacionado

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....