Uso de tofacitinib oral en alopecia areata permite crecimiento de cabello en la población pediátrica

Kathleen Doheny

Conflictos de interés

28 de febrero de 2022

El uso oral de tofacitinib, inhibidor de cinasas Janus (JAK), ayudó a regenerar el cabello en tres cuartas partes de los pacientes pediátricos con alopecia areata, según los resultados de pequeño estudio publicado en Pediatric Dermatology.[1]

Los 11 pacientes, de 8 a 18 años de edad, todos con diagnóstico de alopecia areata, fueron tratados con tofacitinib. Ocho pacientes (72,7%) experimentaron un nuevo crecimiento del cabello, mientras que para los otros tres (27,3%) no fue así, como informaron en la revisión retrospectiva de los expedientes clínicos.

"Una tasa de éxito de casi 73% es muy buena", declaró el autor principal, Dr. Cory A. Dunnick, profesor de dermatología y director de ensayos clínicos en la University of Colorado. No se produjeron eventos adversos graves y los eventos adversos de cualquier tipo fueron limitados, reportaron los investigadores.

"Es importante obtener información en la literatura sobre tratamientos potenciales para la alopecia areata grave, porque no existe una terapia aprobada por la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos en este momento", declaró el Dr. Dunnick a Medscape Noticias Médicas. Los planes de cobertura del seguro de los pacientes a menudo niegan terapias no aprobadas por la FDA de Estados Unidos a menos que existan datos para respaldar su uso, agregó.

Los investigadores no encontraron correlación entre la dosis, la duración del tratamiento o la presencia de comorbilidades y la respuesta clínica.

Se ha demostrado que tofacitinib oral es eficaz y bien tolerado para la alopecia areata en adultos, señalaron los investigadores. Se refirieron a estudios recientes que han usado inhibidores de cinasas Janus, incluido tofacitinib, "en un esfuerzo por inhibir la activación de las células T y detener la progresión de la enfermedad en pacientes adultos y pediátricos" con alopecia areata.

Detalles del estudio

De los 11 pacientes evaluados, seis tenían alopecia universalis, uno tenía alopecia totalis y cuatro tenían parches de alopecia areata. Las afecciones médicas concomitantes, conocidas por estar asociadas con alopecia areata, afectaron a cuatro pacientes. Estas incluyeron dermatitis atópica, hipotiroidismo autoinmune y asma. Un paciente informó tener dos hermanos con alopecia areata.

La mediana de duración de la enfermedad fue de 6 años. "Según mi experiencia, los inhibidores de cinasas Janus son menos efectivos para los pacientes con enfermedad prolongada, más de 10 años con alopecia total o alopecia universal", expuso el Dr. Dunnick.

Anteriormente, los pacientes habían recibido metotrexato, prednisona oral, triamcinolona intralesional, corticosteroides tópicos y difenilciclopropenona tópica. Durante el tratamiento con tofacitinib, cinco de los 11 pacientes también recibieron tratamiento con esteroides tópicos.

El estudio fue una revisión retrospectiva, por lo que no se estandarizó la dosificación, señalaron los investigadores. La mayoría se trató con un esquema de 5 a 10 mg dos veces al día. La mediana de tiempo de tratamiento fue de 32 meses, con un rango de 5 a 39 meses.

Los pacientes con una respuesta clínica completa o casi completa se clasificaron como respondedores; subjetivamente, estos fueron los pacientes que tuvieron un crecimiento persistente del cabello en más de 50% de las áreas afectadas. Cinco pacientes tuvieron un crecimiento nuevo completo en el cuero cabelludo, las cejas y el cuerpo durante el tratamiento. Otros tenían respuestas incompletas. Por ejemplo, un paciente mejoró el crecimiento de las pestañas y las cejas, pero no del cuero cabelludo. Una vez que se aumentó la dosis a 15 mg diarios, el paciente recuperó completamente el vello corporal, las pestañas y las cejas; no obstante, en el cuero cabelludo el cabello volvió a crecer, lentamente, después de 1 año de tratamiento.

"Los pacientes están muy contentos con la regeneración de su cabello", expuso el Dr. Dunnick y señaló que la alopecia areata grave afecta la autoestima y la calidad de vida.

Otras investigaciones

En un estudio retrospectivo publicado en 2020, que analizó los efectos del tofacitinib oral administrado a 14 pacientes preadolescentes con alopecia areata, nueve experimentaron una "mejoría clínicamente significativa" en la puntuación de la herramienta Severity of Alopecia Tool.[2] Tres tuvieron una remisión completa y siete (63,6%) tuvieron una mejora de más de 50% en la puntuación.

Mecanismos, preocupaciones

Los investigadores del estudio actual explicaron que la actividad de señalización del interferón a través de las vías cinasas Janus es un mediador clave de la inflamación y la respuesta de las células T citotóxicas en la alopecia areata. Esa modulación de la señalización puede disminuir la progresión de la enfermedad, como sugieren los resultados de la revisión actual del gráfico.

Una preocupación central, escribieron los investigadores, es el potencial de eventos adversos significativos. Aunque esta revisión de expedientes clínicos no encontró ninguno, los investigadores sí observaron algunas anomalías de laboratorio transitorias. Un estudio encontró anomalías de laboratorio en medidas como los triglicéridos y el colesterol.

Cuando se le pidió que comentara sobre los resultados del estudio, el Dr. Brett King, Ph. D., profesor asociado de dermatología en la Yale University, en New Haven, Estados Unidos, declaró que el estudio "es una adición importante a una serie de artículos que datan de 2017 y muestran la eficacia de tofacitinib en el grupo de edad pediátrica." Los resultados son similares a los de estudios anteriores, "que muestran que la alopecia areata grave se puede tratar de manera efectiva con tofacitinib. Acumulativamente, hay datos significativos que respaldan el tratamiento para este grupo de edad con inhibidores de cinasas Janus", opinó.

En el Congreso de la European Academy of Dermatology and Venereology (EADV) de 2021, el Dr. King presentó los resultados de dos estudios de fase 3, que encontraron que el tratamiento con el inhibidor oral de cinasas Janus baricitinib resultó en un crecimiento sustancial del cabello en adultos con alopecia areata. Él y sus colaboradores también informaron resultados positivos de tofacitinib en el tratamiento de alopecia areata en cuatro niños de 8 a 10 años de edad con alopecia totalis y alopecia universalis, y en adolescentes con alopecia areata.[3]

En la actualidad, se están realizando tres estudios clínicos de fase 3 grandes y aleatorizados con otros inhibidores de cinasas Janus para alopecia areata (ritlecitinib, baricitinib y ruxolitinib) y el ensayo de ritlecitinib incluye adolescentes (a partir de los 12 años). Son los resultados de estos ensayos los que esperamos ansiosamente porque la aprobación de la FDA de Estados Unidos permitirá un mayor acceso a estos tratamientos", concluyó el Dr. King.

El Dr. Dunnick ha declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente. El Dr. King ha formado parte de consejos asesores o es consultor o investigador de ensayos clínicos para AbbVie, Bristol-Myers Squibb, Concert Pharmaceuticals, Eli Lilly and Company, Incyte, Pfizer y otros. Asimismo, es orador de AbbVie, Incyte, Pfizer y otros.

Para más contenido, siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....