COMENTARIO

Conmoción: ¿qué es y qué debo hacer?

Dra. Zaira Medina López

Conflictos de interés

7 de marzo de 2022

El texto ha sido modificado para su mejor comprensión.

Hola, soy la Dra. Zaira Medina, grabando para Medscape en español y el día de hoy hablaremos sobre la conmoción cerebral o traumatismo craneoencefálico leve, un problema de salud pública que en países como Estados Unidos afecta aproximadamente a 1,7 millones de personas por año.

De acuerdo con el American Congress of Rehabilitation Medicine (ACRM), la conmoción cerebral se define como "la alteración de la función fisiológica cerebral inducida traumáticamente", en la cual la escala de coma de Glasgow se mantuvo entre 13 y 15 puntos y el daño resulta en al menos una de las siguientes manifestaciones: 1) alteración en el estado mental al momento del accidente (desorientación, confusión); 2) amnesia pretraumática o postraumática con duración menor de 24 horas; 3) pérdida de la conciencia (si es que hay) menor de 30 minutos, y 4) déficit neurológico focal que puede o no ser transitorio. Es importante destacar que este concepto se refiere a una alteración funcional y no estructural.

Algunos autores utilizan el término conmoción cerebral o daño por trauma craneoencefálico leve como sinónimos. La conmoción cerebral puede ser causada por una fuerza directa a cabeza, cara, cuello o cualquier parte del cuerpo con una fuerza transmitida al cráneo causando aceleración/desaceleración cerebral y, por tanto, se manifiesta con un rango de signos y síntomas que pueden incluir o no la pérdida de la conciencia.

La resolución de los datos clínicos y cognitivos típicamente sigue un curso secuencial y en la mayoría de los casos es completa al cabo de un mes.

No existe un estándar de oro para el diagnóstico del síndrome posconmoción; el diagnóstico es clínico y depende del juicio clínico. Dentro de los síntomas que manifiestan los pacientes con conmoción cerebral, podemos dividirlos en los siguientes apartados:

  1. Cognitivos: dificultad para concentrarse, problemas de memoria.

  2. Oculomotores: cefalea, visión borrosa, fotosensibilidad, presión detrás de los ojos, fatiga ocular.

  3. Vestibulares: mareo, "embotamiento", náusea, desequilibrio. Estos síntomas se presentan en 2% a 51% de los pacientes con conmoción cerebral en los primeros tres meses después del trauma.

  4. Cefalea: acompañada de náusea, vómito, fotofobia y sonofobia; el reto en este apartado es distinguirla de un patrón de cefalea secundaria o bien en quienes tienen alguna causa de cefalea crónica. La cefalea postraumática es un síntoma común que puede afectar la cognición y el estado emocional después del trauma, el patrón puede ser de intensidad moderada a grave e incluso exacerbarse con la actividad física. Algunos investigadores han reportado prevalencia mayor a 50% en pacientes con conmoción cerebral a los 6 meses. La historia de cefalea premórbida y el sexo femenino se relacionan con mayor probabilidad de cefalea postraumática.

  5. Ansiedad y alteraciones del ánimo: nerviosismo, hipervigilancia, tristeza, irritabilidad, fatiga, pérdida de la motivación

  6. Dolor de cuello y alteraciones en el inicio y mantenimiento del sueño.

Debido al amplio espectro de síntomas que pueden presentar los pacientes con conmoción cerebral, se la propuesto agrupar a los pacientes en "subtipos", de acuerdo con el síntoma más grave predominante. De tal forma que se pueden identificar cinco subtipos: cognitivo/fatiga, vestibular, oculomotor, cefalea postraumática, afectivo y afecciones asociadas, como alteraciones del sueño y síntomas cervicales. Ninguno de ellos es mutuamente excluyente y el síntoma dominante puede evolucionar en el tiempo. El subtipo de cefalea se ha reportado como el más prevalente y el oculomotor como menos frecuente.

La neuroimagen tiene la función de descartar una lesión estructural que americe drenaje quirúrgico urgente. El diagnóstico de conmoción cerebral implica la ausencia de anormalidades en los estudios de neuroimagen estándar.

Punto clínico

La naturaleza de este síndrome es transitoria y la mayoría de los pacientes tendrán recuperación completa, el enfoque multidisciplinario podría ser una estrategia apropiada y manejar los síntomas de manera activa y rápida para prevenir que los síntomas se vuelvan crónicos. En cuanto al tratamiento del subtipo de pacientes con cefalea postraumática, el tratamiento dependerá del momento en el cual se atiende al paciente, si el clínico considera que requiere tratamiento profiláctico no hay un fármaco estándar para ello, pero la sugerencia sería tratarlo con algún profiláctico "dependiendo del patrón al que más se parezca", es decir, si tiene componente migrañoso, indicar algún profiláctico de migraña o si predomina el patrón tensional, adaptarse a ello teniendo en cuenta que debemos evitar el abuso de analgésicos y tratar las comorbilidades que podrían hacer crónico el dolor.

Muchas gracias por su atención, soy la Dra. Zaira Medina, grabando para Medscape en español.

Siga a la Dra. Zaira Medina López de Medscape en español en Twitter @zalome23

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Contenido relacionado

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....