Retractan y acusan de engaño a artículo que sustentó el uso de ivermectina en pacientes con COVID-19 en México

Amapola Nava

8 de febrero de 2022

El 4 de febrero de este año, la plataforma SocArXiv retractó la publicación de un artículo científico que concluye que el uso de ivermectina puede reducir entre un 52 y un 76% las hospitalizaciones entre pacientes con COVID-19.[1] Aunque la retractación de artículos científicos es común, el artículo en SocArXiv cobró relevancia debido a que "se utilizó como sustento para que el gobierno" de la Ciudad de México repartiera kits médicos que incluían ivermectina para tratar la COVID-19.

"El artículo es de muy mala calidad o es deliberadamente falso y engañoso… Un programa público que distribuye ivermectina a personas infectadas con COVID-19, fuera de un estudio controlado, parece no ético. El artículo es parte de ese programa y actualmente sirve como parte de la justificación de su implementación", escribió el director de SocArXiv.

Al momento de la eliminación de la plataforma, el artículo ya había sido descargado más de 11.000 veces. Y según el medio de noticias Animal Político, el gobierno de la Ciudad de México ya había gastado aproximadamente 29 millones de pesos en la compra de 293.000 cajas de ivermectina, que se entregaron a unas 200 mil personas infectadas con COVID-19.[2]

El comité directivo de SocArXiv enlistó como razones para desestimar el artículo que esparcía información engañosa y promovía el uso de un tratamiento médico no probado en el contexto de una pandemia; que el artículo fue utilizado como justificación para apoyar a un programa gubernamental que distribuye un tratamiento no probado sin consentimiento informado ni los protocolos éticos necesarios para la investigación con seres humanos; por último, que los autores no hicieron su declaración de conflicto de intereses de manera adecuada, pues son al mismo tiempo autores y empleados de las agencias que distribuyeron los kits con ivermectina.

La respuesta de los autores y del gobierno de la Ciudad de México

Para el autor principal del estudio, José Antonio Peña Merino, Ph. D., las razones por las que su estudio fue desestimado son principalmente políticas. El autor emitió una respuesta a la retractación del artículo en la que aclara que el estudio que publicaron es un estudio observacional, lo cual se menciona claramente en el artículo, y nunca pretendió pasar por un ensayo clínico.

En su respuesta, el autor menciona que la entrega de kits médicos por parte del gobierno de la Ciudad de México iba acompañado de apoyo financiero y monitoreo médico a distancia. También señala que al momento de la implementación del programa, en el 2020, comenzó a surgir evidencia de que ivermectina podría tener resultados positivos como tratamiento del COVID-19 y ellos basaron la intervención en dicha evidencia.

De hecho, el gobierno de la Ciudad de México, a través de su Secretaría de Salud, emitió un comunicado, relacionado con los señalamientos de SocArXiv, donde menciona que "en el 2020, momento de la pandemia donde no existían tratamientos específicos ni vacunas" decidieron tomar como referencia "la evidencia científica documentada en Australia (2020), Iraq (2020), Bangladesh (2020), Irán (2020), Brasil (2020), India (2020), España (2020), República Dominicana (2020) y Pakistán (2020), entre otros, [que] mostraba resultados preliminares favorables con el uso de Ivermectina en caso de COVID-19 con sintomatología leve y moderada".[3]

"Se debe recordar que fue hasta diciembre del año 2020 que la Organización Mundial de la Salud (OMS) aprobó vacunas contra COVID-19 para uso de emergencia. Desde entonces, la estrategia principal del Gobierno de la Ciudad de México ha sido la vacunación. Hoy en día 6 millones 860 mil 473 habitantes cuentan con su esquema completo, lo que representa el 96 por ciento de mayores de 15 años protegidos contra COVID-19 y 43 por ciento ya tiene su dosis de refuerzo", señala el gobierno de la Ciudad de México en su respuesta.

Según las autoridades capitalinas, el uso de ivermectina como tratamiento para la COVID-19 se otorgó bajo indicaciones médicas, bajo el esquema de uso compasivo y "no se realizó ningún experimento como dolosamente se ha señalado en algunas publicaciones".[4]

Pero el comité directivo de SocArXiv señaló que al haber administrado un fármaco off label, no aprobado para su uso en COVID-19, tanto los autores del estudio como el gobierno de la Ciudad de México debían realizar un proceso de consentimiento informado con cada persona que recibiera el fármaco.

Las dudas sobre ivermectina para la COVID-19

Durante el primer año de la pandemia, un grupo de científicos encontró que ivermectina, un fármaco en el mercado, inhibe la replicación in vitro del SARS-CoV-2.[5] Después de esto comenzaron a realizarse estudios en humanos, pero no existía evidencia suficiente de su eficacia como tratamiento contra el COVID-19. Aun así, en varios países latinoamericanos el fármaco comenzó a utilizarse tanto automedicado como con receta médica.[6]

En México, la Asociación Mexicana de Infectología y Microbiología Clínica y el Colegio Mexicano de Medicina Crítica emitieron comunicados en los que desaconsejan su uso. A nivel internacional la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) desaconsejan su uso para tratar la COVID-19 por falta de evidencia científica.

Para el Dr. Pablo Corral, especialista en medicina interna y docente en la Cátedra de Farmacología en la Universidad FASTA de Mar del Plata, Argentina, la última información hasta el momento señala que no existe evidencia suficiente para el uso de ivermectina contra el SARS-CoV-2.

"No estamos en contra de la utilización de ivermectina, estamos en contra de la utilización de un fármaco sin evidencia. No tenemos nada contra un fármaco que es excelente para tratar enfermedades parasitarias importantes, pero estamos en contra de ivermectina, así como de cualquier otro fármaco u otra acción terapéutica que no tenga la evidencia científica suficiente para poder recomendar al paciente", señaló el especialista en una videoentrevista para Medscape en español.

Retractación en tiempos de COVID-19

Esta es la primera vez que el portal SocArXiv decide eliminar un artículo de su base de datos. Se debe recordar que el portal se dedica a la publicación de estudios de preimpresión (artículos científicos sin revisión por pares). E incluso ellos admiten que a falta de ese filtro, que un artículo esté publicado en su sitio no es garantía de calidad en la investigación.

Desde que inició la pandemia, según el proyecto Retraction Watch, por lo menos 209 artículos científicos sobre COVID-19 se han retractado, por sus autores o las revistas que los publicaron. Por lo menos ocho artículos eran referentes al uso de ivermectina como tratamiento para la COVID-19.

Para el Dr. Luis Del Carpio Orantes, especialista en medicina interna del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de México, las condiciones de emergencia de la pandemia podrían llevar a la comunidad científica a justificar la publicación de resultados en forma más expedita. Pero este fenómeno, sin control, podría traer consecuencias nocivas a nivel de políticas y salud pública.

"Tenemos que recordar siempre el principio primum non nocere [(lo primero es no hacer daño)] y una adecuada revisión por pares antes de la publicación de datos, ya que la mala práctica o falta de ética en la publicación científica puede traer efectos nocivos principalmente en los pacientes a quienes se intenta salvar durante la presente pandemia", concluyó en un artículo de opinión para Medicina Interna de México.[7]

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....