El consumo de marihuana durante el embarazo aumentó el riesgo de desenlaces neonatales adversos

Heidi Splete

Conflictos de interés

3 de febrero de 2022

Las mujeres que consumieron marihuana durante el embarazo tuvieron un mayor riesgo de desenlaces neonatales adversos, según los datos de un metanálisis de casi 60.000 personas.[1]

El consumo de marihuana sigue siendo uno de los principales trastornos por uso de sustancias y los estudios de uso prenatal muestran una prevalencia de hasta 22% en todo el mundo, escribieron el Dr. Greg J. Marchand, del Marchand Institute for Minimally Invasive Surgery, en Mesa, Estados Unidos, y sus colaboradores.

"La prevalencia del consumo de marihuana durante el embarazo puede seguir aumentando, dado que existe una posible asociación entre la legalización de la marihuana recreativa y un mayor uso en los periodos prenatal y posparto. Sorprendentemente, entre 34% y 60% de las personas que usan marihuana siguen usándola durante el embarazo", y muchas mujeres citan la creencia de que es seguro usar marihuana durante el embarazo, anotaron los investigadores.

Los receptores de cannabinoides están presentes en el feto en desarrollo desde el comienzo del segundo trimestre, y la exposición a los cannabinoides exógenos puede estar asociada con cambios en la corteza prefrontal, incluido el desarrollo y la función, dijeron los investigadores. Sin embargo, los estudios previos de una asociación entre el uso materno de marihuana y los desenlaces neonatales adversos han sido inconsistentes, agregaron. 

En el estudio publicado en JAMA Network Open, los investigadores identificaron 16 estudios de intervención y observación que incluyeron a 59.138 pacientes. Cada estudio incluyó embarazadas que estuvieron expuestas a la marihuana, en comparación con aquellas que no estuvieron expuestas a la marihuana, junto con los desenlaces neonatales. La selección de datos incluyó estudios publicados hasta el 16 de agosto de 2021 y 10 estudios se publicaron en 2015 o después.

En general, el riesgo de siete desenlaces neonatales adversos aumentó significativamente entre las mujeres que estuvieron expuestas a la marihuana durante el embarazo, en comparación con las que no estuvieron expuestas. Los investigadores identificaron un mayor riesgo de peso al nacer inferior a 2.500 g (relative risk [RR]: 2,06; p = 0,005), talla pequeña para la edad gestacional (RR: 1,61; p < 0,001), parto prematuro (RR: 1,28; p < 0,001) e ingreso en la unidad de cuidados intensivos neonatales (RR: 1,38; p < 0,001). Además, encontraron diferencias significativas en el peso promedio al nacer (diferencia media: −112,30 g; p < 0,001), la puntuación Apgar al minuto (diferencia media: −0,26; p = 0,002) y el perímetro cefálico del lactante (diferencia media: −0,34 cm; p = 0,02) entre las mujeres que consumieron marihuana durante el embarazo y las que no.

Los hallazgos del estudio estuvieron limitados por varios factores, incluyendo que todos los estudios eran de cohortes, que podrían sufrir sesgos debido a sus diseños retrospectivos, anotaron los investigadores. Otras limitaciones incluyeron la confianza en la autonotificación, la incapacidad de ajustar la exposición conjunta al tabaco y la marihuana, y la falta de diferenciación entre los niveles de uso y entre los diferentes tipos de consumo de marihuana, agregaron.

Sin embargo, los resultados respaldan una asociación entre el consumo de marihuana y los resultados neonatales adversos, y los investigadores recomendaron realizar estudios adicionales de los desenlaces maternos y neonatales asociados con la exposición a la marihuana. "Dada la creciente legalización y uso de la marihuana en todo el mundo, crear conciencia y educar a los pacientes sobre estos resultados adversos puede ayudar a mejorar la salud neonatal", concluyeron.

La nueva investigación impulsó una nueva revisión

La motivación para realizar este análisis en este momento fue impulsada por la publicación de varios estudios nuevos de alta calidad sobre el uso de marihuana en el embarazo, según el Dr. Marchand. "Han pasado algunos años desde que se realizó un análisis completo de todos los datos disponibles, por lo que decidimos que era hora de ver si las viejas conclusiones aún se mantenían", declaró en una entrevista.

El Dr. Marchand comentó que estaba sorprendido de ver una asociación tan clara con los partos prematuros y el peso más bajo al nacer. "Cuando realizamos un metanálisis, usamos todos los datos disponibles, y algunos estudios importantes realizados en los últimos años proporcionaron la evidencia detrás de estas conexiones. No teníamos ese nivel de evidencia la última vez que se estudió este tema hace solo unos años", agregó.

El estudio es el metanálisis más grande sobre este tema hasta la fecha, por lo que el mensaje para los médicos es muy importante, recalcó el Dr. Marchand. Ese mensaje es "que ahora tenemos un nivel muy alto de evidencia para decir que fumar marihuana durante el embarazo es dañino, y nosotros —especialmente los médicos— ya no podemos afirmar que simplemente no lo sabemos. Esto va a significar que decidir fumar marihuana durante el embarazo es también decidir hacer algo que pueda dañar a su bebé", enfatizó.

"Este documento también obligará a las madres que usan marihuana para tratar problemas médicos a tomar algunas decisiones difíciles, y es posible que no haya buenos tratamientos sustitutos para algunas de estas afecciones, especialmente el dolor crónico y la ansiedad", anotó el Dr. Marchand.

"Esto establecerá una situación difícil de riesgo-beneficio, donde estas madres, idealmente con la ayuda de sus médicos, tendrán que decidir si los riesgos de dejar la marihuana superan el posible daño al feto".

En cuanto a la investigación adicional, los estudios a largo plazo para evaluar los cambios de comportamiento a medida que los niños expuestos crecen serían beneficiosos, dijo el Dr. Marchand. Dichos estudios "realmente podrían ayudarnos a equilibrar el riesgo de exposición a la marihuana durante el embarazo, especialmente si se usa para tratar afecciones médicas graves".

Los hallazgos son un llamado a la acción

La opinión de muchas mujeres de que el consumo prenatal de cannabis es seguro y sin consecuencias "es una narrativa falsa perpetuada por una combinación de evidencia desactualizada y cambios recientes en las políticas de cannabis a nivel estatal", escribieron en un editorial adjunto Kara R. Skelton, Ph. D, de Towson University, en Towson, Estados Unidos y Sara E. Benjamin-Neelon, Ph. D., de Johns Hopkins University, en Baltimore, Estados Unidos.[2]

Los hallazgos del estudio actual se suman a la creciente evidencia de que el consumo prenatal de cannabis se asocia con resultados adversos en el nacimiento, escribieron. "La comunicación dirigida por el médico sobre el cannabis ha sido criticada por las mujeres embarazadas, y los hallazgos recientes respaldan la necesidad de una mayor comunicación sobre el cannabis por parte de los médicos", y no solo los médicos, sino todos los profesionales de la salud que tratan a mujeres embarazadas o que intentan quedar embarazadas no deben perder la oportunidad de comunicar los riesgos del consumo prenatal de cannabis, enfatizaron.

Los autores destacaron algunas de las limitaciones del estudio actual, incluida la incapacidad de determinar una asociación dosis-respuesta, la confianza en los autoinformes y la falta de ajuste para la exposición combinada al tabaco y marihuana. Sin embargo, señalaron que la inclusión de estudios recientes (10 publicados en 2015 o después) fortalece los resultados debido al aumento significativo en la potencia del Δ-9-tetrahidrocannabinol (THC), el principal ingrediente psicoactivo del cannabis, en las últimas décadas.

"Instamos a los médicos, profesionales de la salud pública y legisladores a que consideren detenidamente las consecuencias de la exposición al cannabis en el útero identificadas por el Dr. Marchand y sus colaboradores para asegurar la priorización de la salud de bebés y niños durante este tiempo de legalización y comercialización precipitada del cannabis", enfatizaron los autores.

"Sin las garantías necesarias para proteger la salud neonatal, el consumo prenatal de cannabis representa una amenaza sustancial para las generaciones actuales y futuras de niños", concluyeron.

El estudio no recibió financiamiento externo. Los investigadores y los editorialistas declararon no tener conflictos de interés económico pertinentes.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....