COVID-19: cuando una enfermedad en niños se vuelve grave

María Weiss

Conflictos de interés

1 de febrero de 2022

Encuentre las últimas noticias y orientación acerca de la vacunación contra la COVID-19 en el Centro de información sobre la vacuna contra el SARS-CoV-2.

Afortunadamente los casos graves con COVID-19 y los fallecimientos son muy poco frecuentes en los niños: solo entre 0,3% y 1,3% de todas las personas infectadas tienen que ser hospitalizadas. Según el estudio global PERN-COVID-19, los posibles factores de riesgo de un curso grave son edad avanzada, enfermedades crónicas previas y antecedentes de neumonía.[1,2,3]

El estudio evaluó 3.222 casos de niños con infección por SARS-CoV-2 que acudieron a 41 servicios de urgencias en 10 países. En esta cohorte preseleccionada se decidió la hospitalización inmediata de 685 casos y 50 niños fueron hospitalizados posteriormente (23% en total).

De los niños hospitalizados, 107 tuvieron una evolución grave, 73 de ellos tuvieron que ser ventilados y 34 recibieron fármacos inotrópicos para favorecer su circulación. En comparación con los niños muy pequeños, menores de 5 años, los mayores tenían un riesgo significativamente mayor de sufrir un curso grave (odds ratio [OR]: 1,6 en los niños de 5 a 10 años y OR: 2,39 en los mayores de 10 años).

Otros factores de riesgo identificados por el grupo de investigación dirigido por Anna L. Funk, Ph. D., de la University of Calgary, en Canadá, fueron afecciones crónicas preexistentes (OR: 2,34), antecedentes de neumonía (OR: 3,15) y un deterioro clínico entre el cuarto y el séptimo días tras la presentación en el servicio de urgencias (OR: 2,22). El asma no parece aumentar el riesgo de un curso grave, sino que es incluso un cierto factor de protección (OR: 0,66).

Tasa de complicaciones superior a la de la influenza

En otro estudio de España se evaluaron los casos de 9.769 niños hospitalizados con COVID-19 y se compararon con los niños con influenza (en la temporada de 2017 a 2018).[2] Aquí también las afecciones preexistentes, como trastornos del neurodesarrollo, enfermedades cardiacas y cáncer, fueron factores de riesgo para la hospitalización con COVID-19.

En general, las complicaciones como hospitalización, hipoxemia y neumonía fueron significativamente más frecuentes en la COVID-19 que en los niños y adolescentes con influenza. Además los niños con COVID-19 padecían con más frecuencia anosmia, disnea y trastornos gastrointestinales, lo que también podría servir para distinguirlos de la influenza.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....